¿En qué mes puede empezar a comer un bebé?

¿En qué mes puede empezar a comer un bebé?
comparte

Realmente, un bebé puede comenzar a comer alimentos diferentes de la leche materna o de fórmula desde los 4 meses, puesto que su sistema digestivo ya puede aceptar desde esta edad otros alimentos como los cereales sin gluten o la fruta. Sin embargo, se ha descubierto que empezar con la introducción de alimentos a esta edad no aporta nada al bebé, por eso se recomienda esperar a los 6 meses.

Si le preguntas a tus padres a qué edad comenzaron a darte alimentos distintos de la leche materna o de fórmula, seguro que te dicen que a los 4 o 5 meses. Por lo mismo, les sorprenderá que tu hijo haya cumplido esta edad y siga alimentándose solo de leche, por lo que es posible que te insistan en darle zumo de naranja o cereales sin gluten, a pesar de que tu pediatra te ha dicho que, hasta los 6 meses, nada. Eso seguro que te confunde y te hace preguntarte qué edad es la ideal para empezar y por qué las cosas han cambiado en los últimos años.


Desde hace unos años, tanto la OMS como las principales asociaciones de pediatría recomiendan alimentar al bebé de manera exclusiva con leche materna durante sus primeros 6 meses de vida, puesto que se ha comprobado que, durante este tiempo, es el mejor alimento posible para él. Eso significa que, efectivamente, se le puede ofrecer al bebé otros alimentos desde los 4 o 5 meses como papilla de frutas o de cereales sin gluten ya que su estómago puede tolerarlos, pero no le aporta ningún beneficio hacerlo antes de los 6 meses, mientras que seguir solo con leche materna, sí. Por eso, se ha retrasado el inicio de la introducción de alimentación complementaria hasta los 6 meses.

¡A la peluquería con el peque!

¡A la peluquería con el peque!

Tu hijo ya no es un bebé y has decidido que ha llegado el momento de llevarle a la peluquería, pero ¿y si se asusta al ver al peluquero acercarse con las tijeras? ¿Y si no para ni un segundo y es imposible cortarle el pelo? Aunque te parezca que la experiencia va a ser un completo desastre, no tiene por qué serlo si preparas a tu niño 


Además, si bien es cierto que el estómago de los bebés de 4 meses ya puede tolerar algún otro alimento aparte de la leche, su reflejo de extrusión (escupir alimentos no líquidos) no ha desaparecido, por lo que solo se le pueden ofrecer antes de los 6 meses zumos o papillas muy trituradas. Y, aun así, puede ser muy complicado que las coma. Tampoco es capaz de sentarse solo sin ayuda en la trona, todavía se cae hacia los lados, algo que a los 6 meses no ocurre. Por todo ello, es mejor esperar hasta los 6 meses y, así, poder ofrecerle todo tipo de alimentos en trocitos o triturados sentado en su trona. No obstante, en los bebés alimentados solo con leche de fórmula es probable que el pediatra recomiende empezar hacia los 5 meses.


Por último, la leche materna cubre todas las necesidades nutricionales del bebé con 4 o 5 meses, pero con 6 meses ya no, por eso es importante introducir a esta edad alimentos ricos en sustancias que el pequeño necesita y la leche ya no le aporta, como hierro. Eso sí, esto no significa que haya que dejar la leche materna, al contrario, se recomienda seguir con ella al menos hasta los 2 años junto con el resto de los alimentos que se vayan introduciendo.


¿Qué alimento introducir primero?


De igual modo que ha cambiado la edad de comenzar la alimentación complementaria, ha cambiado el orden de los alimentos. Antes se seguía un orden muy concreto y estricto que buscaba evitar el desarrollo de alergias e intolerancias alimentarias. Así, primeros se introducían los cereales sin gluten a los 5 meses, luego las frutas, verduras y carnes blancas, a los 7 meses la carne roja y los cereales con gluten, a los 8 meses el pescado blanco, a los 9 meses la yema de huevo, a los 11 meses la clara de huevo, a los 12 meses la leche de vaca y las legumbres, a los 18 meses el pescado azul, etc.


Pero, actualmente, se ha descubierto que seguir este orden no ayuda a que el bebé no desarrolle alergias u otros problemas, por eso se pueden dar desde los 6 meses cualquier alimento, siempre dejando pasar entre 3 y 4 días entre la introducción de cada alimento nuevo para comprobar que no le sienta mal al bebé.


Eso sí, hay alimentos que no se deben dar hasta los 12 meses, como la miel o la leche de vaca, y el pescado azul también se recomienda pasada esta edad. Los frutos secos no se aconsejan hasta los 2 años y las legumbres, aunque se pueden dar desde los 6 meses, se recomienda esperar hasta los 10 meses por ser de digestión más complicada.


Tampoco hace falta dárselo todo triturado, si tu bebé esta preparado y muestra interés, puedes darle trocitos de comida cocida o blanda para que vaya aprendiendo a masticar, como pasta, patata cocida, pan, etc.


Por último, los cereales con gluten no se deben ofrecer antes de los 4 meses, pero tampoco después de los 12. Se aconseja comenzar a incluir el gluten siempre en pequeñas dosis, para ver y evitar las posibles reacciones alérgicas.


Y, ante cualquier duda, consulta con tu pediatra.

 

 


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×