Cereales: la base de la alimentación complementaria

Cereales: la base de la alimentación complementaria
comparte

La leche materna es el mejor alimento durante al menos los 4 o 6 primeros meses del bebé. Ofrece numerosos beneficios. Entre otros, protege al niño de infecciones, de posibles alergias, es más fácilmente digerible por su todavía poco desarrollado aparato digestivo y tiene la proporción exacta de nutrientes necesarios. Hasta esta edad la leche como alimento único bastará para cubrir los requerimientos nutricionales del pequeño. A partir de entonces necesitará un aporte extra de calorías, vitaminas y minerales en forma de alimento sólido

1. La importancia de la alimentación complementaria

 

La alimentación complementaria se refiere a todo alimento diferente de la leche que, en la segunda etapa de la lactancia, ayuda a cubrir las necesidades nutricionales del bebé. Los expertos recomiendan su introducción a partir de los 4 o 6 meses de vida, ya que es en este momento cuándo el bebé empieza a requerir otro tipo de nutrientes que la leche, por sí sola, no ayuda a cubrir como es el hierro.

 


Por tanto, su función principal es:

 

-Enseñar al bebé a comer una dieta variada, como los adultos.

 

-Suplementar el aporte energético de la leche.

 

-Proporcionar los nutrientes necesarios para elbuen funcionamiento del organismo.

 

-Estimular la función gastrointestinal.

 

-Favorecer hábitos dietéticos saludables apoyando el crecimiento y desarrollo del bebé.

 

2. Los cereales, excelente fuente de energía

 

Cuando el pediatra decide que es el momento de introducir la alimentación complementaria, ésta suele iniciarse con cereales, normalmente añadidos a la leche, si el bebé aún es demasiado pequeño para hacer los movimientos de masticación.

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

La alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV) es la alergia más común en lactantes y niños. Se produce cuando el sistema inmunológico de un niño identifica las proteínas contenidas en la leche de vaca como peligrosas, lo que desencadena una reacción alérgica. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con otros tipos de alergia, los niños afectados por la PLV pueden adquirir la tolerancia en los primeros años de vida.

 

Pero no todos los cereales son apropiados para empezar. Es importante elegir un cereal sin gluten, como el maíz o el arroz, ya que a los 4 meses el sistema digestivo del bebé todavía es inmaduro.

 

A partir de aquí, lo que todos los padres se preguntan es cuándo introducir el resto de cereales. La recomendación, según los expertos en nutrición infantil, es incluir nuevos cereales en la dieta del bebé a partir del 6º o 7º mes. En esta etapa, el sistema digestivo del bebé ha alcanzado mayor madurez por lo que se puede introducir el gluten en su dieta.

 

En cualquier caso, la introducción de la alimentación complementaria debe ser progresiva para ir acostumbrado al bebé a nuevos sabores, favoreciendo con ello hábitos alimenticios saludables, pero también a nuevas texturas que faciliten el inicio de la masticación, y por tanto el paso a una alimentación sólida.

 

3. Cereales que se adaptan al desarrollo de tu bebé.

 

Una alimentación y nutrición adecuadas son importantes en todas las etapas de la vida, pero particularmente durante la infancia. Ya que los cereales constituyen uno de los pilares básicos en la alimentación del bebé, éstos deben cubrir sus requerimientos nutricionales en cada una de las etapas.

 

 


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Blog EnFamilia de la AEP: "Alimentación complementaria en el primer año del bebé", https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/alimentacion-complementaria-en-primer-ano-bebe

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar