×
  • Buscar
Publicidad

Cereales: la base de la alimentación complementaria

Cereales: la base de la alimentación complementaria

La leche materna es el mejor alimento durante al menos los 4 o 6 primeros meses del bebé. Ofrece numerosos beneficios. Entre otros, protege al niño de infecciones, de posibles alergias, es más fácilmente digerible por su todavía poco desarrollado aparato digestivo y tiene la proporción exacta de nutrientes necesarios. Hasta esta edad la leche como alimento único bastará para cubrir los requerimientos nutricionales del pequeño. A partir de entonces necesitará un aporte extra de calorías, vitaminas y minerales en forma de alimento sólido

Publicidad

Indice

 

La importancia de la alimentación complementaria

La alimentación complementaria se refiere a todo alimento diferente de la leche que, en la segunda etapa de la lactancia, ayuda a cubrir las necesidades nutricionales del bebé. Los expertos recomiendan su introducción a partir de los 4 o 6 meses de vida, ya que es en este momento cuándo el bebé empieza a requerir otro tipo de nutrientes que la leche, por sí sola, no ayuda a cubrir como es el hierro.

Por tanto, su función principal es:

- Enseñar al bebé a comer una dieta variada, como los adultos.

- Suplementar el aporte energético de la leche.

No te puedes perder ...

Síntomas de la listeriosis en el embarazo

Síntomas de la listeriosis en el embarazo

La listeriosis es una de las enfermedades más temidas en el periodo de gestación, pues si bien no reviste peligro para la salud de la futura mamá, las consecuencias para el feto que se está desarrollando en su interior son fatales, pudiendo llegar a ocasionar partos prematuros, abortos, o gravísimos trastornos en el sistema nervioso del niño después de nacer, que incluso pueden derivar en la muerte del pequeño a los pocos días. Las mujeres embarazadas son además, un 20% más propensas a contraer esta enfermedad.

Y tambien:

- Proporcionar los nutrientes necesarios para elbuen funcionamiento del organismo.

- Estimular la función gastrointestinal.

- Favorecer hábitos dietéticos saludables apoyando el crecimiento y desarrollo del bebé.

 

Los cereales, excelente fuente de energía

Cuando el pediatra decide que es el momento de introducir la alimentación complementaria, ésta suele iniciarse con cereales, normalmente añadidos a la leche, si el bebé aún es demasiado pequeño para hacer los movimientos de masticación.

Pero no todos los cereales son apropiados para empezar. Es importante elegir un cereal sin gluten, como el maíz o el arroz, ya que a los 4 meses el sistema digestivo del bebé todavía es inmaduro.

A partir de aquí, lo que todos los padres se preguntan es cuándo introducir el resto de cereales. La recomendación, según los expertos en nutrición infantil, es incluir nuevos cereales en la dieta del bebé a partir del 6º o 7º mes. En esta etapa, el sistema digestivo del bebé ha alcanzado mayor madurez por lo que se puede introducir el gluten en su dieta.

En cualquier caso, la introducción de la alimentación complementaria debe ser progresiva para ir acostumbrado al bebé a nuevos sabores, favoreciendo con ello hábitos alimenticios saludables, pero también a nuevas texturas que faciliten el inicio de la masticación, y por tanto el paso a una alimentación sólida.

 

Cereales que se adaptan al desarrollo de tu bebé

Una alimentación y nutrición adecuadas son importantes en todas las etapas de la vida, pero particularmente durante la infancia. Ya que los cereales constituyen uno de los pilares básicos en la alimentación del bebé, éstos deben cubrir sus requerimientos nutricionales en cada una de las etapas.

 

 


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Blog EnFamilia de la AEP: "Alimentación complementaria en el primer año del bebé", https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/alimentacion-complementaria-en-primer-ano-bebe

Fecha de actualización: 28-05-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.