×
  • Buscar
Publicidad

¿La leche de fórmula se puede guardar?

¿La leche de fórmula se puede guardar?

La leche de fórmula se puede conservar 12 horas en el frigorífico si no ha sido el sobrante de otra toma, pero lo mejor es prepararla en el momento.

Publicidad

Índice

 

¿Qué debo saber sobre la conservación de la leche de fórmula?

- Una vez hayas preparado la leche maternizada, esta no puede permanecer a temperatura ambiente por más de 1 hora.

- Si has alimentado al bebé y no se ha acabado toda la leche del biberón, debes tirarla. No se debe conservar el sobrante en la nevera o volver a calentarla ya que los cambios reiterados de temperatura pueden hacer que las bacterias se reproduzcan hasta niveles no aptos para la salud del bebé.

No te puedes perder ...

¿La leche de fórmula engorda?

¿La leche de fórmula engorda?

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomiendan la leche materna frente a la leche de fórmula en todos los casos en los que la alimentación con leche materna no sea un problema. En algunas ocasiones, no obstante, los bebés no pueden alimentarse con leche materna por lo que necesitarán una leche que se prepara de forma artificial con la que intentar ofrecerle al bebé las mismas propiedades nutritivas que la que obtendrían de su madre. Estas son las leches de fórmula, también conocidas como leches de sustitución o leche artificial.

Y tambien:

- No se puede congelar la fórmula ya preparada.

- Si has preparado el biberón en fórmula pero no se lo has dado al bebé, puede permanecer en el refrigerador menos de 12 horas. Si preparas los biberones con anticipación a la toma, debes conservarlos bien tapados en la nevera sin que pasen más de 12 horas.

- Lo mejor es que prepares la fórmula y que se la des al bebé en el mismo momento. Esto sí, se puede tener el agua hervida y entibiada en un termo.

¿Por qué es importante seguir las instrucciones de almacenamiento y preparación del biberón?

Durante el primer año de vida del bebé, su sistema inmunológico es muy frágil. Este es el motivo principal por el que debes respetar las instrucciones de preparación, conservación y almacenamiento de la leche de fórmula.

Preparar la leche de fórmula no es difícil, pero es importante que mezcles las proporciones adecuadas para asegurar que obtiene los nutrientes que necesita.

¿Cómo se debe prepara un biberón?

Existen una serie de pautas para elaborar correctamente un biberón:

- Consulta la fecha de consumo preferente antes de empezar a preparar el biberón

- Comprueba el estado de la lata. Debes cerciorarte de que la lata no tenga abolladura ya que los golpes y las deformidades pueden indicar que la capa interior está agrietada y, por ende, que el alimento ha estado en contacto directo con el exterior.

- Utiliza una zona limpia para preparar los biberones.

- Lávate las manos y sécalas antes de empezar a prepararlo.

- Lava los biberones con agua y una gota de detergente (lo mejor es que sea biodegradable) y enjuágalos muy bien.

- Esteriliza los biberones, puedes hacerlo con un esterilizador eléctrico o hirviéndolo durante al menos 10 minutos en un recipiente de acero inoxidable con agua. Para esterilizarlos correctamente debes colocar por separado todas las partes (biberón, tetina, aro y tapa). Después, retíralo con una pinza especial y quita el agua.

- Lava y seca la tapa del bote de fórmula antes de abrirlo. Esto le quitará el polvo o los líquidos que puedan haberse derramado encima.

- Lávate otra vez las manos y vuélvetelas a secar.

- Hierve agua y déjala enfriar hasta los 70º C. Debes utilizar agua limpia y que sea segura de consumir. La AAP dice que se puede usar el agua del grifo, siempre y cuando tu departamento local de salud establezca que es segura para beber. Debes dejarla correr uno o dos minutos para que esté fría y para reducir su contenido de plomo y otros contaminantes.

- Agrega al biberón el agua y la leche en polvo en la proporción que indique el fabricante de la fórmula y agítala para lograr que se mezcle adecuadamente.

- Abre y cierra la lata de la fórmula en el mismo momento de la preparación. No es recomendable dejar el producto en polvo a la intemperie.

- Recuerda no dejar al alcance el agua caliente de los esterilizadores o de las ollas al alcance de los niños, así podrás evitar accidentes.

Es importante que sigas al pie de la letra las instrucciones ofrecidas por el fabricante, así podrás contribuir con el crecimiento saludable del pequeño.

¿Cómo puedo saber si he preparado mal un biberón?

Hay algunos síntomas causados por alimentos contaminados. Los síntomas más comunes de las enfermedades por alimentos contaminados son:

- Vómito

Diarrea

- Fiebre

- Falta de apetito

- Irritabilidad inusual

- Falta de energía

Si notas que tu bebé tiene alguno de estos síntomas, debes ponerte en contacto de inmediato con su médico. Las enfermedades causadas por alimentos contaminados pueden ser serias, particularmente en los bebés, ya que pueden causar deshidratación, insuficiencia renal y hasta la muerte.


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 15-05-2020

Redacción: Sara Tizón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.