×
  • Buscar
Publicidad

¿La leche de fórmula caduca?

¿La leche de fórmula caduca?

La leche de fórmula es un sustituto artificial de la leche materna que suele producirse a partir de la leche de vaca. Esta leche se realiza imitando lo más posible a la leche materna, por lo que contiene muchas vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales. Y, al igual que todos los alimentos, tiene una fecha de caducidad tanto cerrada, como una vez que se abre.

Publicidad

No te puedes perder ...

Bebé rechaza la leche de fórmula

Bebé rechaza la leche de fórmula

Llega la hora de volver al trabajo y has decidido darle leche de fórmula al bebé en esas horas y continuar con lactancia mixta ya que sacarte leche en tu trabajo no es nada sencillo. Sin embargo, tu bebé no parece estar de acuerdo contigo y no hay manera de conseguir que se beba los biberones de leche de fórmula… ¿qué puedes hacer?

Y tambien:

¿Qué es la leche de fórmula? 

La leche de fórmula es la leche que se usa como sustituta de la leche materna durante el primer año de vida del bebé, ya que no puede consumir leche de vaca normal hasta los 12 meses. Durante este tiempo, por tanto, si no se le da leche materna hay que elegir la leche de fórmula que, según la edad del bebé, será leche de inicio, para lactantes de 0 a 6 meses, o de continuación, para lactantes de 6 a 12 meses.

Esta leche suele venir en polvo y se preparar mezclándola con agua siguiendo las indicaciones del fabricante, aunque generalmente se echa una cucharadita de las que vienen en el bote por cada 30 ml de agua. Es decir, si le haces un biberón de 180 ml, tienes que echar 6 cucharadas de leche rasas.

La leche de fórmula varía un poco entre la de inicio y la de continuación para adaptarse a las necesidades del bebé en cada momento. No obstante, tanto una como otra intenta imitar los componentes de la leche materna para ser un alimento lo mejor posible, por lo que incluye gran cantidad de vitaminas (C, E, B3, A, B5, B1, B2, D, K, B6, B9, B12…), colina, taurina, inositol, L-Cranitina, ácido pantoténico, sodio, potasio, cloruro, calcio, fósforo, magnesio, hierro, zinc, cobre, manganeso, fluoruro, selenio, yodo, etc.

¿La leche de fórmula tiene fecha de caducidad?

Todos los alimentos vienen, por ley, con una fecha de caducidad o de consumo preferente que se debe respetar. Esta fecha viene siempre en cada bote, generalmente en la base del bote, y se debe respetar ya que, pasada esa fecha, la leche en polvo puede comenzar a estropearse o perder sus propiedades, por lo que no es apta para el consumo, y mucho menos de bebés cuyo sistema inmunológico es mucho más débil e inmaduro que el de los adultos.

Así que, antes de comprar o usar una leche de fórmula, fíjate bien en la fecha de caducidad. Si faltan pocos meses para que caduque, y no la vas a usar antes, mejor no la compres. Es mejor que busques botes con una fecha de caducidad larga.

Además, comprueba el estado de la lata, ya que si tiene abolladuras, golpes o deformidades puede indicar que la tapa está agrietada y, por lo tanto, que el alimento ha estado en contacto con el exterior y puede haberse estropeado.

¿Y una vez abierto el bote?

Una vez que el bote de leche en polvo se ha abierto, tienes entre 3 semanas y un mes para usarlo. Pasado este tiempo, debes desecharlo ya que puede empezar a estropearse y ser perjudicial para el bebé.

No obstante, la duración exacta de la leche de fórmula una vez abierta viene indicada en el envase, así que lee bien las instrucciones del fabricante no solo para saber cómo preparar la leche, sino también para saber cuánto tiempo tienes para usarla antes de que se caduque y debas tirarla.

También debes leer cómo se debe mantener el envase una vez abierto. Generalmente, la leche en polvo se debe guardar un armario y estante alejado de fuentes de calor como la calefacción o el horno. Debe estar guardado en un lugar fresco y seco, alejado de la luz del sol. No se debe guardar en la nevera ni en el congelador, ya que la humedad puede hacer que el polvo se haga terrones. La temperatura óptima de almacenamiento es entre 12 y 23 grados centígrados, pero siempre por debajo de los 35 grados C y por encima del punto de congelación, 0 grados C. La leche líquida, en cambio, sí debe guardarse en la nevera.

¿Cuánto se puede conservar la leche una vez preparada?

Una vez que la leche en polvo se mezcla con el agua para preparar el biberón del bebé, debe darse en las siguientes 1 o 2 horas. Si pasado este tiempo el bebé no la ha consumido, debe tirarse. No la dejes a temperatura ambiente más de este tiempo ni la mezcles con nueva leche preparada. La leche en polvo no es estéril, por lo que debe prepararse y consumirse al momento. Lo que sobre de la toma, habrá que tirarlo. La temperatura ambiente es el clima perfecto para que se produzcan bacterias en la leche, así que tira cualquier leche de fórmula que haya estado fuera de la nevera más de dos horas.

Tampoco se debe congelar la leche de fórmula, pero sí puedes guardar un biberón ya hecho en la nevera, a entre 2 y 4º C, durante unas 24 horas, aunque se recomienda siempre que se pueda preparar el biberón al momento.

Si vas a salir de casa y quieres llevar el biberón ya preparado, debes guardarlo en una bolsa térmica con una placa o bloque de hielo para que se mantenga fresca hasta su consumo, que no deberá de ser más de 2 o 3 horas después, ya que estas bolsas, a diferencia de las neveras, van perdiendo frío gradualmente. Y, si puedes, lleva la leche en polvo por un lado, y el agua por el otro, para preparar el biberón al momento del consumo.


Te puede interesar:

La cantidad de biberón para un bebé de 3 semanas debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Asociación Española de Pediatría: https://www.aeped.es/introducir-leche-formula

Fecha de actualización: 28-01-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.