• Buscar
Publicidad

¿Cómo son las leches de fórmula actuales?

¿Cómo son las leches de fórmula actuales?

En los últimos años, la tecnología ha permitido incorporar micronutrientes en las leches de fórmula infantiles, de tal manera que cada vez son más parecidas a la leche materna y contribuyen mejor al desarrollo del bebé.

Publicidad

Indice

 

Evolución de las leches de fórmula

Las leches de fórmula que se venden actualmente solo se parecen a las de hace 25 años en los macronutrientes, es decir, el porcentaje de proteínas, hidratos de carbono y lípidos. Y es que en las últimas décadas se han identificado toda una serie de micronutrientes, contenidos en la leche materna, que la tecnología ha permitido incorporar en las leches adaptadas y que ayudan de una forma u otra al desarrollo del bebé. “Ha sido una evolución de años”, ha manifestado el doctor Jaime Dalmau, jefe de Sección de la Unidad de Nutrición y Metabolopatías del Hospital Universitario y Politécnico La Fe, de Valencia, durante el simposio “Nuevas formulaciones en leches”, celebrado en el marco del 62 Congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP) con la colaboración de Danone Baby Nutrition.   

De entre los micronutrientes identificados e incorporados a las leches infantiles destacan los ácidos grasos esenciales poliinsaturados de cadena larga apoyan el desarrollo del sistema inmunológico, mejoran el desarrollo neuronal y la agudeza visual. “Los LCPs se han incorporado en la última década a las formulaciones adaptadas, inspirándose cada vez más en  la composición de la leche materna, aunque se ha visto que están más presentes en las mujeres que consumen una dieta rica en pescado”, ha señalado el doctor Dalmau.

Otras sustancias identificadas en la leche materna y que la tecnología ha permitido añadir a las formulaciones han sido los prebióticos, importantes en la prevención de infecciones y alergias, ya que ayudan a la tolerancia de sustancias externas. “Cada vez se identifican más prebióticos (ya hay cerca de 200) en la leche materna y conforme avanza la tecnología se van descubriendo más, el reto es incorporarlos a las leches infantiles, especialmente a los que han demostrado eficacia”, ha añadido el especialista del Hospital Universitario La Fe.

El doctor Jaime Dalmau también ha destacado que la legislación ha favorecido la mejora  de las leches: “La legislación europea sobre leches infantiles surge a principios de los 80 basada en unas recomendaciones del Comité de Nutrición de las Sociedad Europea de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica acerca de qué tenía que contener una leche infantil, fijando unos mínimos y unos máximos, que ha ayudado a homogeneizar las composiciones”.
 

¿Qué tipos de leche de fórmula existen hoy en día?

- Leches de fórmula a base de leche de vaca: estas representan alrededor del 80% de la leche de fórmula que se vende hoy en día. A pesar de que la leche de vaca sea la base para la fórmula, la leche ha cambiado drásticamente para que sea más segura para los bebés. Por el medio del calor hacen que la indigesta proteína de la leche se haga más digerible. También se añade más azúcar de la leche (lactosa) para que los niveles sean más parecidos a los de la leche materna, además se elimina grasa de la leche y se reemplaza con aceites vegetales y otras grasas que los bebés pueden digerir más fácilmente y son mejores para el crecimiento del bebé.

- Leche de fórmula a base de leche de vaca con hierro adicional agregado: estas leches han reducido drásticamente el índice de anemia por deficiencia de hierro en la niñez de las décadas recientes. Algunos bebés no tienen unas reservas naturales de hierro suficiente, por eso la Academia Americana de Pediatría recomienda este tipo de leche para todos los bebés que no sean alimentados con leche materna o para los que se les amamanta solo parcialmente, desde el nacimiento hasta el primer año de edad.

- Fórmulas hidrolizadas: a este tipo de fórmula a menudo se les llama “predigeridas”, este nombre se debe a que la proteína de la leche ya ha sido descompuesto en proteínas más pequeñas para que la digestión sea más fácil. Sobre todo se recomienda en los bebés con un alto riesgo de desarrollar alergia debido a los antecedentes familiares. Se cree que condiciones de al piel como el eccema o la dermatitis atópica se pueden prevenir o retrasar al alimentar a los niños más extensamente o parcialmente con leche de fórmula hidrolizada. Este tipo de leche de fórmula suele ser más caro que la leche de fórmula regular.

- Fórmulas hipoalergénicas: ayudarán al menos al 90% de los bebés que tienen alergia a los alimentos. En los casos donde el bebé tiene algún tipo de alergia alimentaria lo deseado sería la lactancia materna ya que, cuando existe un fuerte historial familiar de alergias, puede ayudar a evitar algunas alergias provocadas por alimentos para bebés.

- Fórmulas a base de leche de soya: la leche de fórmula a base de soya contiene proteína (soya) y carbohidrato (o glucosa o sucrosa) diferentes de las leches de fórmula a base de leche de vaca. En muchos casos se le recomienda a los bebés que no pueden digerir la lactosa, el principal carbohidrato en la leche de fórmula a base de leche de vaca (aunque también hay disponible leche de vaca simple, sin lactosa). Es normal que los bebés tengan breves periodos donde no soporten la lactosa, normalmente es un problema temporal y no requiere un cambio en la dieta del bebé.

Si existe una verdadera alergia a la proteína de la leche,  las de leche de soya son la mejor opción, pero muchos bebés sensibles a la proteína de leche de vaca son también sensibles a la proteína de la soya.

Si se quiere tomar la leche de soya porque los padres son estrictamente vegetarianos, recuerda que la mejor opción para las familias vegetarianas es la leche materna.

- Fórmulas especializadas: estas se fabrican para bebés con trastornos o enfermedades específicas. También existen leches de fórmula para bebés prematuros. En el caso de que tu bebé necesitase tomar leche de fórmula especializada, sigue las recomendaciones que te ha dado el doctor, ya que puede distar mucho de la alimentación con leche de otras fórmulas.


Glosario

Alergia alimentaria

Definición:

Es una respuesta exagerada del organismo cuando entra en contacto con determinadas sustancias provenientes del exterior. Estas sustancias capaces de provocar una reacción alérgica se conocen como sustancias alergénicas o alérgenos. Las más comunes en la alimentación son los huevos, los lácteos, los frutos secos y los mariscos.

Síntomas:

•Irritación en la garganta •Dolor abdominal •Náuseas y/o vómitos •Diarrea •Cólicos estomacales •Prurito de la boca, garganta, ojos, piel o cualquier área •Urticaria •Goteo nasal •Mareo o desmayo •Falta de aire •Sibilancias •Dificultad en la deglución

Tratamiento:

No existe un tratamiento que consiga eliminar totalmente la alergia. Lo único que se puede hacer es evitar totalmente el alimento alérgeno. Lo que sí hay es una serie de medicamentos y tratamientos para calmar las molestias propias de la reacción una vez que ésta se ha producido.

Fuente:

62 Congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP) con la colaboración de Danone Baby Nutrition.

Healthy Children, https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/baby/formula-feeding/Paginas/Choosing-an-Infant-Formula.aspx

Fecha de actualización: 11-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×