×
  • Buscar
Publicidad

¿La leche de fórmula engorda?

¿La leche de fórmula engorda?

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomiendan la leche materna frente a la leche de fórmula en todos los casos en los que la alimentación con leche materna no sea un problema. En algunas ocasiones, no obstante, los bebés no pueden alimentarse con leche materna por lo que necesitarán una leche que se prepara de forma artificial con la que intentar ofrecerle al bebé las mismas propiedades nutritivas que la que obtendrían de su madre. Estas son las leches de fórmula, también conocidas como leches de sustitución o leche artificial.

Publicidad

Las fórmulas infantiles, sustitutos de la leche materna cuando no se dispone de ésta, tienen un contenido en ácido palmítico en cantidades similares a las de la leche materna, aunque en su mayor parte en la posición 1 y 3 del triglicérido. En los últimos años, la mayoría de las fórmulas infantiles han aumentado el contenido en β-palmitato, para acercarse a los valores presentes en la leche humana. Con esta disposición se favorece la absorción de ácidos grasos, pero también de calcio y se favorece el desarrollo de una microflora rica en bifidobacterias.

 

Pero ¿qué dice la legislación española y europea sobre el contenido graso de las fórmulas infantiles?

 

Aunque algunos tipos de leche de fórmula, como la leche de cabra, las leches hipoalergénicas y la leche de fórmula de soja pueden tener una combinación de ingredientes diferentes, pero lo cierto es que la composición de la leche artificial está regulada por Ley por lo que las fábricas de leche de sustitución fabrican la leche bajo unos parámetros mínimos. No hay leches mejores que otras, su composición viene determinada por el Codex Alimentarius. Las familias basan la elección de la leche materna de sus hijos bajo criterios personales, el precio o la preferencia del bebé. En cuanto la presencia del aceite de palma en la leche artificial hay que tener en cuenta que, aunque este asunto ha generado algo de controversia estos años, la leche materna proporciona al bebé ácido palmítico, pero no hay ninguna referencia expresa al contenido en ácido palmítico.

No te puedes perder ...

Bebé rechaza la leche de fórmula

Bebé rechaza la leche de fórmula

Llega la hora de volver al trabajo y has decidido darle leche de fórmula al bebé en esas horas y continuar con lactancia mixta ya que sacarte leche en tu trabajo no es nada sencillo. Sin embargo, tu bebé no parece estar de acuerdo contigo y no hay manera de conseguir que se beba los biberones de leche de fórmula… ¿qué puedes hacer?

Y tambien:

 

¿Qué hay de la leche ecológica? ¿Y de las leches adaptadas vegetales?

 

Los estudios vislumbran que no difieren mucho de las leches no ecológicas. La decisión de alimentar a tu bebé con leche ecológica vendrá determinada siempre por decisiones familiares.

 

Por otra parte, tenemos las leches adaptadas vegetales que son preparados elaborados a base de arroz o soja. Este tipo de leche se puede ofrecer a los bebés en caso de: alergia a la proteína de la leche lactobovina, preferencias personales o dietéticas (familias vegetarianas) o bebés con galactosemias que ya toman leche artificial y sufren una intolerancia transitoria a la lactosa.

 

Esta leche es adecuada para los bebés y está pensada para satisfacer todas las necesidades nutricionales de ellos. Como contra, esta leche tiene un coste superior que la leche de fórmula común y tiene un sabor que, a veces, crea rechazo al bebé.

 

¿Y la leche elemental?

 

Las leches elementales o semielementales son realizadas con aminoácidos sintéticos por lo que no pueden producir alergias, son las denominadas leches hipoalergénicas. Son un producto poco común y algo caro, pero que puede ser ofrecido a bebés con graves alergias u otras patologías.

 

¿Y la leche hidrolizada?

 

Las proteínas están descompuestas en moléculas más pequeñas así hacen una digestión más fácil. Suelen usarse en bebés con alergias o con dificultades de absorción de nutrientes.

 

Otras leches de fórmula

 

Existen otros tipos de leches que son indicados en casos concretos como puede ser fórmulas para cardiopatías, fórmulas para prematuros y recién nacidos de bajo peso, fórmulas aptas para errores metabólicos, etc.

 

La investigación determinante

 

Según una investigación estadounidense a cargo del Centro de los Sentidos Químicos Monell en Filadelfia, el tipo de leche artificial que toma el bebé determina su peso. Deberemos tener en cuenta esto a la hora de escoger una opción u otra. Este estudio partía de la premisa de que los bebés alimentados con leche de fórmula ganan peso de forma más rápida que los niños alimentados con leche materna. Esta investigación también asocia el periodo de lactancia con el desarrollo de enfermedades como la diabetes o la obesidad infantil.

 

La investigación determinó que los bebés alimentados con leche de vaca ganaban peso más rápidamente que los bebes que tomaban leche hidrolizada. La responsable de esta investigación, Julie Mennella, afirma que todas las fórmulas no son iguales y aun teniendo las mismas calorías, como es en el caso de la investigación, hacen que se difiera en los términos de cómo influyen en el crecimiento del bebé. 

 

Julie Mennella explica también que los bebés alimentados con las proteínas hidrolizadas presentaban valores más parecidos a los bebés que se alimentaban con leche materna. Esto es debido a que los que consumen proteínas hidrolizadas toman menos cantidad en cada toma en comparación con los alimentados con la fórmula basada en leche de vaca.

 

¿Qué pasa si mezclo mal la leche de fórmula?

 

Mezclar inadecuadamente el preparado para biberón es algo muy común y puede causar daño al bebé. Para evitar esto se debe seguir adecuadamente las instrucciones que indiquen el fabricante de la leche de fórmula.

 

La mala mezcla de esta leche en fórmula puede causarle al bebé dolor abdominal, ingesta inadecuada de calorías u otros problemas debido a que esto puede alterar el equilibrio de sales del bebé incluso pudiendo desencadenar convulsiones.

 

¿Qué ventajas tiene la leche de fórmula?

 

Está claro que la mayor ventaja que podemos encontrar es la libertad que tiene la madre, no es necesario que pase las 24 horas con el niño. Además, la madre podrá tomar cualquier medicación o beber alcohol sin riesgo para la salud del bebé.

Otra de las grandes ventajas es que la crianza y el cuidado del bebé se comparta con el resto de la familia fortaleciendo los lazos paternofiliales.

 

¿Cuáles son sus desventajas?

 

Lo peor de darle leche en fórmula a un bebé es que no se le darán las sustancias del sistema inmunitario que sí tiene la leche materna. Habrá que tener especial cuidado con la limpieza y esterilización de los biberones ya que el sistema inmunitario del bebé no está totalmente desarrollado. También hay que destacar el mayor coste económico, la leche materna no supone un desembolso mientras que la leche de fórmula sí.

 

Aparte de esto, el niño podrá desarrollar con mayor probabilidad alergias o intolerancias y le costará más digerir esta leche en fórmula que la leche materna, ocasionando eructos o malestar.


Te puede interesar:

Las cantidades de la lactancia artificial para un bebé debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.