×
  • Buscar
Publicidad

La crisis de lactancia de los 4 meses y el sueño

La crisis de lactancia de los 4 meses y el sueño

A los 4 meses se produce muchas veces una crisis en la lactancia materna que, en realidad, no tiene nada que ver con la producción de leche, sino que está motivada por un cambio en las fases de sueño del bebé.

Publicidad

La crisis de lactancia de los 4 meses se conoce también como falsa crisis ya que su causa no se haya en la lactancia en sí, no se debe a un aumento o disminución de la producción o a una modificación en el sabor de la leche, sino que está motivada por un cambio en las fases de sueño del bebé:

 

- A esta edad, muchos bebés aumentan sus despertares nocturnos y, durante las tomas de la noche, se muestran más nerviosos, lo que hace pensar a la madre que se están quedando con hambre y, mal aconsejadas, pasan a la leche de fórmula o introducen los cereales sin gluten para saciarles, abandonando así la lactancia nocturna.

 

Por lo tanto, lo primero que hay que tener en cuenta para hacer frente a esta crisis es entender que el bebé no se despierta más porque tiene más hambre, sino que, al nacer, los bebés tienen solo dos fases de sueño pero, sobre los 4 meses, aprenden el resto de fases lo que hace que pasen más rato en un estado de semivigilia que les hace despertarse más a menudo por la noche.

 

¿Cómo superar esta fase?

No te puedes perder ...

Consejos para comprar un esterilizador de biberones

Consejos para comprar un esterilizador de biberones

Los pediatras recomiendan, al menos hasta los 4 meses, esterilizar los chupetes y tetinas de los biberones para evitar posibles infecciones ya que el sistema inmunitario de los bebés no está completamente desarrollado cuando nacen. Por eso, es importante el esterilizador que compres.

Y tambien:

 

Lo más importante es que no hagas caso de los que te aconsejan darle leche de fórmula o cereales antes de irse a la cama ya que esto no le ayudará a dormir más ni mejor. Al contrario, el niño se despierta y se siente inseguro, por lo que lo único que necesita es tu contacto, incluso que le pongas al pecho para sentirse a salvo aunque no tenga hambre.

 

Sin embargo, una cosa es que le pongas al pecho y otra que le obligues a mamar, piensa que no todas las veces tendrá hambre, solo debes ofrecerle el pecho por si lo quiere o le ayuda a volverse a dormir tranquilo.

 

No esperes a que se ponga a llorar para cogerlo y calmarle, en cuanto notes que se despierta por la noche, cógelo y ponlo al pecho.

 

Ten paciencia y no desesperes, pronto se acostumbrará a las nuevas fases de sueño y volverá a dormir mejor.

¿Esto vuelve a pasar?

Sí, entre los 8 y  los 9 meses los bebés vuelven a sufrir “una falsa crisis” sin que el pecho sea culpable de nada. Es aquí cuando empieza la angustia por la separación del bebé hacia la madre. Bebés que antes podían estar en brazos de cualquiera, de un día para otro se muestran esquivos, asustadizos y muy apegados a su madre.

El hecho común de ir a otra habitación hace que se desesperen y que lloren desconsolados debido a que piensan que no volverán a verte más.

Otra cosa que se debe tener en cuenta es que durante el día maman con normalidad, pero por la noche aumenta la demanda sin control, no se les puede sacar la teta de la boca sin que se pongan a llorar desesperadamente. No están utilizando tu pecho como alimento, sino como mecanismo para reconfortarse.

Además, estos despertares nocturnos no son graduales, se despiertan llorando con gran violencia sin que te dé tiempo a reaccionar.

Esto ocurre porque los bebés crecen y maduran y, al llegar a los 8 meses, empiezan a entender que su madre y él son dos personas diferentes y que su madre puede desaparecer en cualquier momento. Además, también empiezan a intuir que, cuando se duermen, siguen pasando cosas, que la vida sigue. Esto es debido a que a veces se duermen con la madre al lado y se despiertan y ya no está, o que se duermen en una habitación y se despiertan en otra, etc. y es algo que les hace pasarlo realmente mal.

Si tienen el pecho de la madre para llevar esta situación, la llevan mejor, el pecho les reconforta. Esto hace que para las madres esta etapa sea agitadora, pero no se debe interpretar como una dependencia enfermiza del pecho. Simplemente que poder mamar supone una gran ayuda para superar más plácidamente esta etapa tan complicada emocionalmente para ellos.

Antes de tomar cualquier decisión poco acertada, valora si tu bebé puede estar experimentando una de estas falsas crisis de lactancia.

¿Cómo conseguir un ambiente seguro para que mi bebé duerma?

Para conseguir que el ambiente de tu pequeño a la hora de dormir sea seguro, sigue las siguientes recomendaciones:

- Coloca siempre al bebé sobre su espalda para dormir, nunca boca abajo ni de costado: el índice de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) se ha reducido mucho desde que la Academia Americana de Pediatría introdujo esta recomendación. Cuando el bebé aprenda a darse la vuelta, está bien que permanezca en la postura de sueño que elija.

- Utiliza una superficie firme y estable como colchón y cúbrelo con una sábana. Asegúrate que la cuna o el moisés cumple con las normas de seguridad vigentes en la actualidad.

- No coloques nada más en la cuna o en el moisés: guarda los juguetes de peluche, almohadas, etc.

- Evita el sobrecalentamiento: viste al bebé según la temperatura de la habitación y fíjate en los signos de sobrecalentamiento (sudor o estar muy caliente al tacto).

- Mantén a tu bebé lejos del humo del tabaco: ser fumador pasivo aumenta el riesgo de SMSL.

- Pon a dormir a tu bebé con el chupete puesto, pero si tu hijo lo rechaza no le obligues a dormir con él. Si suelta el chupete mientras está dormido, no se lo vuelvas a poner.

- Estate atento a otros peligros: evita artículos con cordones, cordeles o cintas que se puedan enrollar alrededor del cuello del bebé y objetos de cualquier tipo con esquinas o bordes afilados. Además, , debes fijarte en los objetos que el bebé puede alcanzar mientras está sentado o de pie sobre la cuna.


Te puede interesar:

Calcular la altura del bebé cuando sea adulto puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas tales como radiografías, análisis hormonales, etc.


Fuentes:

Blog EnFamilia de la AEP: https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/crisis-lactancia-baches-durante-lactancia-materna

Kids Health, https://kidshealth.org/es/parents/sleep47m-esp.html

Fecha de actualización: 24-01-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad