Cómo cuidar a un bebé de 8 meses

Cómo cuidar a un bebé de 8 meses
comparte

Los bebés de 8 meses comienzan a moverse de manera independiente gracias al gateo, que suele empezar a esta edad. Esto amplía su mundo, haciendo que cada día que pase descubran nuevas posibilidades, por lo que su desarrollo en los meses siguientes es mucho mayor que los precedentes. Saber cómo cuidarlo y estimularlo ayudará a explotar al máximo sus habilidades y capacidades.

Desarrollo del bebé


Con 8 meses los bebés pesan en torno a 8,5 kilos y miden unos 70 cm, aunque depende del bebé y del sexo.


Ya son capaces de permanecer sentados sin caerse hacia los lados, lo que les permite jugar mucho más rato. También pueden girar estando boca arriba y sus piernas son capaces de soportar su peso con ayuda, por lo que comienza a ponerse de pie. Puede rodar de lado a lado pero no sabe ponerse de pie solo desde la posición de sentado.


A esta edad se produce otro hito importante en su movilidad: el gateo. Aunque no todos los bebés empiezan a gatear con 8 meses, muchos ya son capaces de arrastrarse hacia delante o hacia detrás empujándose con las piernas y el culete. Poco a poco mejorarán este arrastre hasta lograr gatear por toda la casa.


Sus habilidades manuales también han mejorado mucho y ya puede hacer el movimiento de pinza con los dedos, coger o sujetar objetos más pequeños y realizar diversos movimientos con ellos.


Comienza a entender la vida cotidiana y las rutinas, que le dan seguridad y orden en su día a día. Le encanta jugar con sus seres conocidos y reír con ellos, pero también empieza a darse cuenta de que es alguien distinto de su mamá, por lo que a esta edad aparece la angustia de la separación, también llamada angustia del octavo mes. Esta angustia, uno de los primeros miedos evolutivos del niño, se manifiesta en el temor de los niños a que sus padres, especialmente la madre ya que suele ser la figura de referencia para ellos, se alejen de ellos por cualquier motivo (ir al trabajo, de compras, etc.). En ese momento, se pondrá a llorar desconsolado y solo querrá estar con sus papás. Mostrará miedo ante los desconocidos y querrá estar todo el día en brazos, lo que puede resultar un poco agotador para los padres.

No te puedes perder ...


No obstante, hay que tener paciencia pues es una fase normal en la evolución del niño que se pasa sola en unos días o semanas. El bebé no comprende todavía que, aunque sus padres se vayan un rato, volverán ya que no comprende el concepto de tiempo ni de espacio, y piensa que lo que no ve, no existe. Para sobrellevar esta etapa lo mejor es atenderle siempre que llore; dejarle gradualmente con otras personas para que se acostumbre a no estar solo con sus padres; jugar al escondite o al cucú-tras para que entienda que, aunque no te vea, vuelves; y nunca mentirle y decirle cosas como “vuelvo en un minuto” si no es verdad.


Además de este desarrollo mental, su lenguaje también evoluciona en este mes y añade sonidos nuevos a la lista como “t” y “d”. Ya es capaz de decir “papá” y “mamá” para nombrar a sus progenitores, aunque lo hace indistintamente. También puede imitar sonidos de animales como una vaca, un gato, etc.


Alimentación a los 8 meses


Con 8 meses el bebé ya ha empezado con la alimentación complementaria y, aunque siga tomando entre 2 y 3 tomas de leche materna o de fórmula al día, ya puede comer muchos otros alimentos como cereales con gluten o sin gluten, frutas, verduras, carne… Hacia el final del octavo mes puede comer pescado blanco, en puré o cocido. Dáselo al principio solo una vez por semana y recuerda elegir trozos sin espinas.


Si le estás dando purés, lo normal es que desayune leche materna o biberón; a mediodía coma puré de verduras con carne o pescado; meriende papilla de frutas y cene de nuevo leche. Con 8 meses la mayoría de los bebés ya no realizan tomas nocturnas, aunque todavía hay bebés que pueden pedir leche en mitad de la noche.


Si estás siguiendo el método del Baby Led Weaning, asegúrate de ofrecerle alimentos con hierro para evitar la anemia, más frecuente en niños que siguen este tipo de alimentación. Legumbres, cereales integrales, carne, pescado blanco o huevos. Además de ofrecerle alimentos ricos en este mineral, debes darle alimentos con vitamina C para que absorba correctamente el hierro. Por ejemplo, si consumes legumbres, acompáñalas de cítricos, brócoli o perejil. Asimismo, nunca debes dejarle solo mientras coma y debes ofrecerle alimentos seguros.


¿Cómo estimular a un bebé de 8 meses?


Con esta edad son muchos los juegos y actividades que puedes hacer con tu bebé, quien ya será capaz de mantener su atención más tiempo en una misma cosa y jugar a muchos juegos contigo como las palmas o el cucú-tras.


Para que desarrolle su habilidad manual, puedes darle un guisante hervido (que ya no queme) para que lo sujete entre el índice y el pulgar. También puedes darle cazos de madera o cucharones para que experimente con ellos y los use a modo de tambor.


Es importante que hables mucho con él y le expliques todo lo que hacéis. Puedes incluso empezar a nombrarle las partes del cuerpo para que sepa lo que es la cabeza o las manos. Para fomentar su lenguaje e imaginación también es conveniente leerle todos los días cuentos adaptados a su edad, preferiblemente blandos para que pueda jugar con ellos.


Si aún no gatea, ponte a cuatro patas en el suelo y gatea tú para que aprenda cómo hacerlo y te imite.


También podéis comenzar a jugar con bloques u objetos que tenga que apilar o colocar uno encima de otro. Es posible que aún no sea capaz de hacerlo solo, pero le encantará ver cómo los montas para luego derribarlos con su manita.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de dosis para la lactancia artificial que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.


Fecha de actualización: 07-05-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>