Introducción de la alimentación sólida

Introducción de la alimentación sólida
comparte

A partir de los 6 meses tu bebé da un paso más en su desarrollo al empezar a comer alimentos semisólidos. Lo primero que se recomienda dar son las papillas de cereales sin gluten, y gradualmente se van introduciendo frutas, verduras, carne, etc. A veces, este paso a la cuchara trae serias complicaciones

No te puedes perder ...

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

La alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV) es la alergia más común en lactantes y niños. Se produce cuando el sistema inmunológico de un niño identifica las proteínas contenidas en la leche de vaca como peligrosas, lo que desencadena una reacción alérgica. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con otros tipos de alergia, los niños afectados por la PLV pueden adquirir la tolerancia en los primeros años de vida.

¿Por qué a los 6 meses?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta los 6 meses se recomienda la lactancia materna exclusiva, a partir de ahí y hasta los 2 años (o más) se debe complementar la lactancia materna con otros alimentos. Aunque las organizaciones médicas recomienden la lactancia materna hasta los 6 meses, si la mujer no puede (o no quiere) dar el pecho, deberá darle leche de fórmula, pero no se debe introducir los alimentos sólidos antes de los 6 meses.

A partir de esta edad se produce la maduración de órganos y sistemas, con una mejoría de la secreción gástrica y pancreática –aumentando su capacidad de digestión y absorción de alimentos más complejos-, así como la movilidad intestinal y la respuesta inmunológica.

Alrededor de los 5 meses, desaparece el reflejo de extrusión, por lo que el bebé tiene capacidad de transportar y tragar alimentos semisólidos puestos en la parte inferior de la boca. Controla la musculatura labial para cerrar la boca, tiene movimientos de lengua hacia atrás y adelante y mueve hacia dentro el labio inferior cuando se retira la cuchara.

Además, en los casos de lactancia artificial probablemente necesitará un aporte extra de calorías, vitaminas y minerales en forma de alimento sólido. Razón por la que, en estos casos, se adelanta este momento a los 4 o 5 meses.

Lo primero que se les suele dar a los niños son las papillas de cereales sin gluten. Sobre todo en aquellos que toman leche artificial.Sobre los 6 meses se introducen las papillas de frutas y otros alimentos como el pollo, patatas, zanahorias, tomates, acelgas, cereales con gluten… todo ello en forma de purés, triturados, desmenuzados o trocitos blandos, hasta el final del primer año de vida, cuando ya debería ser capaz de tomar prácticamente todos los alimentos que toman sus padres, salvo algunas excepciones.

Entre la introducción de un alimento y otro se recomienda que pase al menos una semana, para comprobar si es alérgico a alguno de ellos.

¿Cómo sé si mi bebé está preparado?

Tu bebé te dará una serie de señales para que puedas empezar a introducir los alimentos sólidos en la dieta.

- Controla su cabeza: mantiene la cabeza en una posición firme y erguida, es capaz de mantener bien esa postura.

- Es capaz de sentarse bien si tiene apoyo: puede que tu bebé no esté preparado para poder sentarse en una sillita alta, pero es capaz de mantenerse en una posición erguida que le permite tragar bien los alimentos.

- Ya no presenta el reflejo de extrusión:el desarrollo de la boca y lengua está relacionado con el desarrollo de sus sistema digestivo. Mientras no pueda llevar los alimentos sólidos al fondo de su boca y tragarlos, no podrá empezar con la alimentación sólida ya que la lengia empujará la comida hacia fuera.

- Ha aumentado significativamente de peso: un signo de que está preparado para comenzar con la alimentación sólida es que ha duplicado el peso al nacer (o pese al menos 6 kg) y haya cumplido como mínimo los 4 meses de edad (aunque no se recomienda empezar hasta los 6).

- Tiene curiosidad por los alimentos: empieza a observar cómo comes tú e intenta coger tus alimentos, también abre la boca cuando le ofreces una cuchara.

Trucos y consejos

Después de 5 meses succionando para comer, es un gran cambio darle la comida con una cuchara, ya que el bebé comenzará a mover otros músculos distintos de los que utilizaba hasta ahora para succionar. De repente, aparecen las caritas sucias, comida en el suelo y los baberos completamente manchados. Pero con paciencia y tranquilidad, todo se logra.

- Al principio sentirá cierto rechazo; ponle la cuchara en la boca para que chupe la comida y se acostumbre a las nuevas texturas y sabores.

- Para introducir sus primeros sólidos, elige una toma en la que el bebé suela estar despierto y alerta –por ejemplo al mediodía- entre dos tomas de leche.

- Cuando vayas a introducir un nuevo alimento, dale primero la papilla en líquido con el biberón, para que se acostumbre al sabor.

- Aprovecha la oportunidad y déjale que coja la comida cuando muestre interés.
 
- En el mercado existen cucharas de aprendizaje para facilitar esta transición, más flexibles y suaves. Mejor si son de colores atractivos que llamen su atención.

- Hasta que sea más grande y se siente a la mesa con vosotros, la hora de la comida puede tener un componente lúdico. Cántale mientras come o cuéntale cosas, aunque no te entienda, oír tu voz le animará y tranquilizará.    

- Dale su propia cuchara y comida espesa. No importa que se manche o trague poco, se divertirá un montón. Ten a mano otra para ir dándole tú de comer.

- Sé flexible. Si no sale bien con un alimento, prueba otro.

- Mientras que las comidas sean relajadas y con un buen ambiente, no te preocupes, y no dejes que se convierta en un campo de batalla. No podrás ganar, tu bebé se negará a comer y habrás perdido. Así aprenderá que la comida es un arma para manipularte, no le sigas el juego.

¿Como sé si mi bebé está satisfecho?

Antes, cuando tu bebé ya no quería más se soltaba del pecho y ya estaba, pero ahora que le tienes que estar ofreciendo la comida con la cuchara, ya no será fácil controlar la cantidad que come, aunque seguramente haya comido suficiente si:

- se echa hacia atrás
- se intenta alejar de la comida
- empieza a jugar con la cuchara
- se niega a abrir la boca en el siguiente bocado

Procura no obligarle a comer cuando ya esté lleno, puede que le crees malos hábitos (rechazo) a la comida y que se convierta en un futuro en un mal comedor.



Te puede interesar:
Con el fin de ayudar a los niños con altas capacidades a alcanzar su potencial es preciso que la relación entre la escuela y la familia sea muy fluida minimizando de esta manera cualquier conflicto que pudiera surgir.


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Organización Mundial de la Salud (OMS), https://www.who.int/nutrition/topics/exclusive_breastfeeding/es/

Fecha de actualización: 04-12-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>