• Buscar
Publicidad

¿Hasta qué edad se debe dar el pecho a un bebé?

¿Hasta qué edad se debe dar el pecho a un bebé?

No hay una edad máxima hasta la que se aconseje amamantar a un bebé, el destete depende de las necesidades y deseos de la mamá y el bebé, por lo que se puede continuar con la lactancia materna todo el tiempo que ambos quieran sin perjuicio para nadie, incluso aunque se tenga un segundo bebé.

Publicidad

Índice

Articulo relacionado: Dar el pecho en público

 

Beneficios de la lactancia prolongada



La Organización Mundial de la Salud y las principales asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y continuar con la lactancia al menos hasta los 2 años. Por eso, la lactancia prolongada debería considerarse más allá de esta edad, pero la realidad es bien distinta ya que son muchas las madres que dejan el pecho antes del año de edad, aunque en los últimos años ha habido un cambio en la mentalidad de muchas madres que ha hecho que cada vez sean más las que siguen dando el pecho a sus hijos pasado el primer año de vida.

Y es que la lactancia materna es siempre beneficiosa tanto para la madre como para el niño, aunque ya haya empezado a comer otros alimentos o incluso coma ya de todo como un adulto. Por eso, si es posible, debes seguir dándole el pecho a tu hijo cuando lo pida todo el tiempo que ambos podáis. Estos son algunos beneficios que obtendréis de esta lactancia prolongada:

1- Fortalecer el sistema inmunitario del pequeño, que no se desarrolla plenamente hasta los 6 años, por lo tanto los anticuerpos de la leche le seguirán protegiendo.

2- Evitar el desarrollo de alergias y enfermedades como el asma.

3- Mejorar el desarrollo intelectual del niño.

4- Favorecer el vínculo madre e hijo.

5- Aumentar la seguridad del niño y su autoestima.

6- Calmar las frustraciones, golpes y heridas y el estrés diario de la niñez temprana.

7- Reducir el riesgo de la madre de desarrollar cáncer de endometrio, mamas, ovarios, etc.,  así como de padecer osteoporosis. 

8- Los niños amamantados más allá del año de vida tienen una menor incidencia en ciertos tipos de cáncer (como leucemia infantil), enfermedades metabólicas y autoinmunes (diabetes).

Seguir con la lactancia materna

A partir de los 6 meses la leche materna no es suficiente para cubrir las necesidades alimenticias del bebé, especialmente de algunos nutrientes como el hierro, por eso se recomienda empezar con la introducción de la alimentación complementaria y no hacerlo más tarde de los 7 meses. Pero eso no significa que haya que dejar de amamantar la bebé, ni mucho menos. Como hemos visto, la lactancia materna es siempre beneficiosa y los niños humanos pueden mamar hasta los 6 o 7 años, por lo que puedes continuar dando el pecho a tu pequeño tanto tiempo como ambos queráis.

No es necesario que lo dejes ni por la vuelta al trabajo, ni por la mayoría de enfermedades ni por el hecho de quedarte embarazada de nuevo, ya que se puede dar el pecho a dos niños de edades diferentes a la vez. Solo existen algunas enfermedades que impiden la lactancia materna, como el VIH, los tratamientos para el cáncer, tuberculosis no tratada o herpes simple en el pezón. En algunos de estos casos, la lactancia se podrá retomar, en otros, habrá que abandonarla para siempre, pero son casos raros. Con la mayoría de enfermedades se puede seguir dando el pecho, incluso con enfermedades propias de la lactancia como la mastitis.

En cuanto al tema laboral, si el bebé tiene más de 6 meses aprovecha las horas de trabajo para darle otros alimentos distintos de la leche materna y las horas que estás con él para continuar con la lactancia. Y si vuelves al trabajo antes de comenzar la alimentación complementaria, puedes extraerte leche en el trabajo, conservarla y darle a tu bebé tu leche por medio de biberones cuando no estés con él.

Como ves, existen muchas posibilidades para continuar con la lactancia materna pasados los 6 meses, aunque es obvio que ya no se seguirá dando el pecho cada 3 o 4 horas ni tantas tomas, pero puedes seguir dándole el pecho 2 o 3 veces, tanto de día como de noche, dependiendo del bebé, de sus necesidades y de su sueño.

Por lo tanto, ¿cuándo realizar el destete?

En el momento en el que tú o el niño lo decidáis. Si estás agotada y ya no quieres seguir con la lactancia materna por el tema que sea, no te sientas mal y desteta a tu hijo gradualmente y con respeto para que se vaya acostumbrando poco a poco.

También puede ocurrir que sea el pequeño el que, a medida que toma menos pecho porque hace más comidas de otros alimentos, va pidiendo cada vez menos lactancia hasta que empiecen a pasar días sin que se acuerde del pecho. Llegado este momento, aunque te dé pena, respeta sus deseos y, si deja de pedirte el pecho, dale por destetado.

¿Tiene algún riesgo la lactancia materna prolongada?

Para todos aquellos que te dicen que es malo dar el pecho tanto a tiempo a tu hijo, que le vas a crear un trauma o que puede ser perjudicial para su desarrollo físico o emocional, debes tener clara la respuesta: eso es totalmente falso. No hay ningún estudio que avale que dar el pecho pasados los 2 años es malo para el niño ni le pueda causar riesgos físicos o psicológicos. No causa malnutrición (puesto que la lactancia debe complementarse con otros alimentos) ni causa caries infantil.

Y, por supuesto, no es malo para la madre, al revés, puede ser bueno para ella al reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Por lo que no hagas caso de los demás ni de sus miradas de extrañeza cuando des el pecho a tu hijo de 4 años y continúa con la lactancia hasta que ambos lo decidáis.


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 19-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×