×
  • Buscar
Publicidad

Estoy amamantando, ¿puedo tomar alcohol?

Estoy amamantando, ¿puedo tomar alcohol?

Una de las preocupaciones más frecuentes de las nuevas mamás que amamantan a sus hijos es la del consumo de alcohol durante la lactancia materna. Hay ocasiones como fiestas o celebraciones en las que te gustaría tomar una copa de vino o una cerveza, pero nos asustan los efectos que pueda tener éste sobre el bebé. Es importante que sepas que sí podrías perjudicar a tu bebé si no tomas ciertas precauciones.

Publicidad

Índice

 

Riesgos del alcohol en la lactancia

No se sabe a ciencia cierta la cantidad de alcohol que puede asimilar el organismo de cada mujer, por tanto, lo mejor es evitarlo completamente durante la lactancia.

El alcohol es una sustancia nociva que penetra en el torrente sanguíneo y pasa a la leche que toma el bebé, por eso es preferible evitarlo. Algunos expertos recomiendan que las madres eviten el alcohol hasta que el bebé cumpla 3 meses ya que las tomas en esta primera etapa son más frecuentes.

Existe la creencia de que tomar cerveza, o cualquier otra bebida alcohólica, aumenta tu suministro de leche, pero la realidad es otra pues el alcohol te deshidrata, haciendo que tu cuerpo pierda líquidos, lo cual podría afectar negativamente a la cantidad de leche que produces. Además, beber alcohol afecta a las hormonas que controlan la producción de leche, ya que causa la disminución de la oxitocina, la hormona responsable de ayudarte a producir leche materna.

La cantidad de alcohol que llega a tu torrente sanguíneo llega también a tu leche. Aunque la cantidad de alcohol que le transfieres a tu bebé es relativamente pequeña, tienes que considerar que el hígado de tu bebé es pequeño y todavía no ha madurado, por lo que no puede procesar el alcohol como una persona adulta lo haría.

Consejos para beber alcohol en la lactancia



Para que no haya problema con el alcohol y la lactancia programa tu consumo de alcohol de acuerdo a los horarios en los que alimentas a tu bebé, espera por lo menos dos horas después de terminar tu copa para volver a alimentarlo, por ejemplo, puedes tomarte una copa de alcohol justo después de alimentar a tu bebé de tal modo que el nivel de alcohol que tengas en la sangre disminuya o elimines el alcohol (aunque esto varía de persona a persona) antes de la siguiente toma de leche para tu bebé.

Otra opción es extraerte leche y almacenarla antes de tomarte una copa. Después puedes darle a tu bebé la leche extraída en un biberón. (Sacarte leche después de consumir alcohol no lo eliminará de tu sistema más rápido; de todos modos llevará por lo menos una hora). 

La que más recomiendan es la opción de alimentar a tu bebé con leche de fórmula en las próximas horas tras haber consumido alcohol, dando tiempo a la eliminación de este.

Comer antes y mientras se está bebiendo puede ayudarte a disminuir la cantidad de alcohol en tu sangre y en tu leche.

Recuerda que, mientras más tragos tomes, más tiempo tardará el alcohol en salir de tu cuerpo, por lo anterior no es recomendable que bebas más de una copa cuando se está lactando.

Se te recomienda que, si estás amamantando a tu bebé, limites tu consumo de alcohol a una copa de vez en cuando, y no más de una copa al día.

El consumo en exceso de alcohol puede afectar a tu salud y la salud de tu bebé durante esta etapa. Recuerda que, mientras más alcohol consumas, más tiempo le tomará a tu cuerpo desecharlo. Además, recuerda que, según UNICEF, no se debe practicar el colecho con el lactante si se ha bebido.

Ten en cuenta que algunos medicamentos también tienen concentraciones elevadas de alcohol como excipiente y deben evitarse durante la lactancia. Siempre que te tengas que tomar un medicamento pon en conocimiento de tu médico la situación en la que te encuentras.

Si tienes alguna duda sobre la cantidad de alcohol que puedes consumir durante este periodo de lactancia, consulta con tu profesional de la salud cuáles son las recomendaciones que tiene para ti y para tu bebé.

En cuanto al alcohol como desinfectante de aplicación tópica, según la web e-lactancia es compatible con la lactancia.

¿Qué consecuencias puede tener el consumo de alcohol durante la lactancia?

- Varios estudios han demostrado que, cuando hay alcohol presente en el cuerpo de la madre, la producción de leche materna se puede reducir hasta en un 23%. Otras investigaciones han ratificado que el alcohol ha llegado a bloquear por completo la secreción de oxitocina en la pituitaria, por lo que impide el proceso de eyección de la leche y resulta más difícil extraerla del pecho tanto de forma natural, como por el propio bebé, como por un extractor artificial.

- El alcohol afecta a los bebés y a los niños lactantes de manera diferente según su edad. Por ejemplo:

No te puedes perder ...

Y tambien:

                • En los bebés recién nacidos (que tienen el hígado muy inmaduro) procesar el alcohol puede resultarles un proceso muy difícil (aunque sea en pequeñas cantidades).

                • En los bebés de tres meses el alcohol puede ser sintetizado a a mitad de velocidad que lo hace una persona adulta.

                • Los niños pequeños pueden sintetizar mejor el alcohol que un bebé.

Además, el alcohol en la leche materna puede entorpecer el desarrollo de los bebés. Un estudio ha demostrado que el desarrollo en la motricidad gruesa durante el primer año de edad se rezagó en los bebés alimentados con leche de pecho de madres que tomaban al menos una bebida alcohólica diaria durante los tres primeros meses de vida del bebé.

Nadie conoce los verdaderos efectos del alcohol en los bebés amamantados, lo mejor es que te abstengas, por lo menos en los primeros meses.

¿Por qué el alcohol es más peligroso durante el embarazo?

No hay una cantidad segura de alcohol para consumir durante el embarazo. El alcohol pasa directamente al feto en desarrollo cuando se encuentra en el vientre materno, esto puede hacer que se ocasionen multitud de problemas en el desarrollo. En cambio, en la leche materna, el alcohol se pasa a la leche, pero no tiene por qué pasar al bebé si dejas el tiempo necesario hasta que vuelva a alimentarse del pecho.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.