×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué es la oxitocina y para qué sirve?

¿Qué es la oxitocina y para qué sirve?

La oxitocina es una hormona que juega un papel muy importante en el embarazo, en concreto  en el parto, durante la lactancia y en el puerperio.

Publicidad

Indice

 

La función de la oxitocina

Esta hormona es segregada naturalmente por el organismo en respuesta a tres estímulos principalmente: la dilatación del cuello uterino, la estimulación de los genitales y la succión del pezón. Así, en cada etapa juega un papel distinto:

- En el embarazo y el parto: Durante la gestación el cuerpo produce poca oxitocina, sin embargo su concentración se incrementa en el momento de dar a luz, cuando el cérvix se dilata. La liberación de esta hormona provoca las contracciones uterinas, facilitando el trabajo del parto.

No te puedes perder ...

Cómo fomentar la creatividad en niños

Cómo fomentar la creatividad en niños

Fomentar la creatividad en los niños desde que nacen les ayuda a expresarse por sí mismos, desarrollar su pensamiento abstracto, resolver problemas, relacionarse mejor con los demás… La clave está en respetar sus tiempos de aprendizaje y darles libertad para que desarrollen su imaginación

 

Y tambien:

- En la lactancia: La succión del pezón por parte del bebé aumenta el nivel de oxitocina, que a su vez actúa en las glándulas mamarias estimulando la producción de leche.

- En el posparto: Los entuertos se producen a causa de esta hormona, que se libera cuando el niño mama, provocando estas famosas contracciones en los días posteriores al alumbramiento, necesarias para la involución y recuperación del útero.

 

La oxitocina sintética en los partos inducidos

Si bien, la oxitocina también puede ser suministrada en forma de fármaco.Esta hormona, en su versión sintética (no natural), se emplea para provocar el parto y estimular las contracciones uterinas de manera artificial, o bien en algunos procesos con anestesia epidural, ya que ésta suele ralentizar la dinámica del nacimiento.

La oxitocina es un método habitual de inducción al trabajo del parto, utilizado en la mayoría de las maternidades. Se administra por vía intravenosa en los partos inducidos, cuando el cuello del útero ya está algo dilatado y borrado. A través de una vía colocada en el brazo o en el dorso de la mano se suministran pequeñas dosis al torrente sanguíneo de la parturienta y se va regulando la cantidad en función de la necesidad.

El objetivo es provocar las contracciones y que éstas se presenten regularmente, como ocurriría en un trabajo de parto natural.

Normalmente las contracciones suelen aparecer media hora después de la administración de oxitocina. Resulta obvio decir que siempre que se recurra a este método para acelerar el parto la vigilancia médica debe ser extrema, para controlar la intensidad y frecuencia de las contracciones y el ritmo cardiaco fetal, y evitar cualquier posible complicación.

Si la inducción se desarrolla satisfactoriamente pronto aparecerán progresivamente los primeros signos de trabajo de parto: contracciones en aumento, dilatación del cuello del útero, rotura de bolsa, etc.

Aunque la administración de oxitocina tiene sus ventajas en gestaciones prolongadas para estimular el inicio del parto, también conlleva unos riesgos, por eso solo debería llevarse a cabo por motivos médicos de peso y no de manera indiscriminada.

 

Ventajas de la administración de oxitocina sintética durante el parto

- Se acelera el trabajo del parto en aquellos embarazos prolongados o postérmino.

- Usada de forma correcta puede reducir las posibilidades de una cesárea.

- Al acortarse el tiempo de parto, el dolor dura menos.

- En algunos embarazos de riesgo es necesario provocar el parto para garantizar la vida de la madre o el bebé o evitarles daños severos.

 

Inconvenientes y riesgos de la oxitocina en el parto

- Las últimas investigaciones han confirmado que no se reduce tanto el tiempo de parto, y sin embargo sus riesgos son evidentes.

- Aunque el tiempo se reduce, las contracciones desencadenadas de manera artificial con oxitocina suelen ser más potentes y por lo tanto más dolorosas que las que se presentan naturalmente.

- Con la administración de oxitocina sintética, hay mayor riesgo de sufrimiento fetal, ya que las contracciones son más frecuentes. Por ello siempre es necesaria la monitorización de la frecuencia cardiaca fetal. Su uso incorrecto puede causar graves daños en la madre o el bebé.

- No siempre es eficaz y a veces su aplicación resulta contraproducente. La intensidad de las contracciones puede dificultar la dilatación del cuello y no lograr que el trabajo de parto avance. Esto suele ser más frecuente en mujeres primerizas. Por ello no es extraño que en los partos inducidos haya que recurrir finalmente a una cesárea. Justo lo que se trataba de evitar con la administración de la hormona


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora de dosis para la lactancia artificial que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.

Fecha de actualización: 17-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.