×
  • Buscar
Publicidad

Provocar el parto con oxitocina

Provocar el parto con oxitocina

¿Para qué sirve la oxitocina? ¿Qué efectos tiene sobre el organismo? ¿Su empleo puede resultar peligroso para el bebé o para la mamá?

Publicidad

Indice

 

Inducir el parto con oxitocina

La oxitocina es una hormona que libera el organismo de manera natural durante el parto. Esta hormona sirve para distendir el cérvix y la vagina durante el trabajo de parto, y así ayudar al bebé a salir por el canal.

Por lo tanto, se la conoce como la “hormona del parto”, y por eso se administra de manera artificial cuando es necesario inducir o provocar el parto. Sin embargo, en España está muy extendida la práctica de suministrar oxitocina sintética a la parturienta incluso cuando el parto ha comenzado de manera natural, para de esa manera acelerar el proceso ya que aumenta las contracciones. Es una práctica que muchos consideran innecesaria y artificial, ya que su empleo únicamente está indicado cuando las contracciones no consiguen una dilatación adecuada del cuello uterino o si es necesario inducir el parto.

Asimismo, suele administrarse tras el parto para favorecer los entuertos y reducir las hemorragias posparto.

La oxitocina también favorece la producción de leche materna, con lo que a veces se suministra vía nasal a la mujer cuando no se inicia la lactancia materna. Sin embargo es una práctica que se desaconseja totalmente y que apenas se lleva  acabo.

Se administra mediante un gotero, aumentando gradualmente la dosis hasta conseguir las contracciones apropiadas.


¿Cuándo se induce el parto con oxitocina?

No te puedes perder ...

Y tambien:

Es posible que tu médico te sugiera inducirte el parto si:

- Has roto la bolsa de aguas, pero aún no tienes contracciones

- Tu bebé todavía no ha nacido después de que hayan pasado dos semanas después de la fecha probable de parto (un embarazo se considera postérmino cuando han pasado más de 42 semanas de gestación).

- Tienes una infección en el útero, que se conoce con el nombre de corioamnionitis.

- Cumples ciertos factores de riesgo como la diabetes en el embarazo o la hipertensión.

- No tienes la cantidad suficiente de líquido amniótico.

- Tienes algún problema en la placenta.

- Tu bebé no está creciendo como debería

Además, la inducción del parto puede ser recomendable en determinadas circunstancias, por ejemplo cuando el embarazo ya está a término y la madre tiene antecedentes de partos rápidos y/o vive lejos de un hospital.

No es un motivo para inducir el parto la conveniencia. Muchas mujeres intentan la inducción del parto porque les viene mejor una fecha que otra, pero esta opción implica asumir ciertos riesgos. Los médicos tratan de evitar las inducciones ya que es posible que la fecha probable de parto no sea la correcta y/o que el cuello uterino de la mujer aún no esté preparado.
 

Efectos secundarios de la oxitocina

Muchas personas piensan que la oxitocina sintética provoca contracciones más fuertes y dolorosas que la natural, sin embargo esto es falso. Lo que sí puede ocurrir es que como la actividad uterina suele ser insuficiente cuando ésta se administra, el dolor aparece de repente, en cunato la oxitocina ace efecto; pero es el mismo dolor que la mujere notaría si produjera oxitocina de manera natural.

Tampoco es cierto que aumente el número de cesáreas o de partos con fórceps, justo lo contrario, ya que acorta los partos excesivamente largos.
 

¿Supone algún riesgo la administración de oxitocina en el parto?

La oxitocina es un medicamento que no tiene efectos secundarios graves. En embarazadas con cesáreas previas hay un riesgo mínimo (1%) de rotura uterina.

Y en el feto puede provocar un déficit de oxígeno transitorio que se resuelve por sí solo en cuanto cesa la administración de oxitocina, por eso el feto está monitorizado continuamente cuando se realiza este proceso. No obstante, hay que tener en cuenta que este déficit aparecería igualmente con oxitocina natural, ya que indica que el feto no aguante bien el estrés de las contracciones.

Está contraindicada para inducir el parto en casos de sufrimiento fetal, placenta previa, prolapso uterino, posición anómala del feto, cirugía uterina previa o infección por herpes. En estos supuestos, puede causar sufrimiento fetal y agravar las complicaciones.

Tampoco se recomienda el uso prolongado de oxitocina sintética en pacientes con eclampsia o atonía uterina crónica, ya que puede provocar convulsiones.


¿Cómo se lleva a cabo la inducción del parto?

Existen otros métodos además de la administración de oxitocina para la inducción del parto. Algunos son menos agresivos que otros y se asocian con menor riesgo de complicaciones. Entre las formas que los médicos pueden intentar provocar un parto favoreciendo el inicio de las contracciones se incluyen las siguientes:

- Ruptura de membranas: el médico se pone unos guantes e introduce un dedo en la vagina hasta atravesar el cuello uterino. Ahí empezará a mover el dedo hacia delante y hacia atrás para separar la fina membrana que conecta el saco amniótico a la pared del útero. Cuando esta membrana se rompe, el cuerpo libera unas hormonas (prostagladinas) que ayudan a preparar el cuello del útero para el parto. Esto es posible que desencadene las primeras contracciones, pero no funciona en todas las mujeres. Esto puede resultar molesto o doloroso, pero solo se tarda en hacer alrededor de un minuto.

- Ruptura de bolsa de aguas: el médico rompe el saco amniótico mediante la exploración vaginal, utilizando un pequeño gancho de plástico para romper las membranas. Si el cuello uterino está preparado para el parto, esto lo suele desencadenar en cuestión de horas. También puede ser algo molesto seguido de una pérdida de líquido tibio, ya sea en forma de hilillo o de chorro.

- Administración de la hormona prostagladina para favorecer la maduración del cuello uterino; se administra está hormona mediante un óvulo vaginal o un gel, también se puede administrar esta hormona vía oral. Generalmente esto se lleva a cabo en el hospital, donde tendrás que pasar la noche. Por la noche el cuello del útero irá madurando y preparándose para el parto. Si se administra por sí sola, la prostagladina puede desencadenar el parto, pero normalmente se suele utilizar antes de administrar la hormona oxitocina de la que hemos hablado.


Te puede interesar:

La fecha probable de parto se calcula añadiendo 280 días (40 semanas) a la fecha del primer día de la última regla de la mujer gestante.

Fuentes:

Kids Health, https://kidshealth.org/es/parents/inductions-esp.html

Fecha de actualización: 07-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.