Provocar el parto con oxitocina

Provocar el parto con oxitocina
comparte

¿Para qué sirve la oxitocina? ¿Qué efectos tiene sobre el organismo? ¿Su empleo puede resultar peligroso para el bebé o para la mamá?

Inducir el parto con oxitocina

 

La oxitocina es una hormona que libera el organismo de manera natural durante el parto. Esta hormona sirve para distendir el cérvix y la vagina durante el trabajo de parto, y así ayudar al bebé a salir por el canal.

 

Por lo tanto, se la conoce como la “hormona del parto”, y por eso se administra de manera artificial cuando es necesario inducir o provocar el parto. Sin embargo, en España está muy extendida la práctica de suministrar oxitocina sintética a la parturienta incluso cuando el parto ha comenzado de manera natural, para de esa manera acelerar el proceso ya que aumenta las contracciones. Es una práctica que muchos consideran innecesaria y artificial, ya que su empleo únicamente está indicado cuando las contracciones no consiguen una dilatación adecuada del cuello uterino o si es necesario inducir el parto.

 

Asimismo, suele administrarse tras el parto para favorecer los entuertos y reducir las hemorragias posparto.

 

La oxitocina también favorece la producción de leche materna, con lo que a veces se suministra vía nasal a la mujer cuando no se inicia la lactancia materna. Sin embargo es una práctica que se desaconseja totalmente y que apenas se lleva  acabo.

Si el parto no llega nunca

Si el parto no llega nunca

Si has pasado de la semana 40 y no hay indicios de que vayas a dar a luz en breve, los nervios, las molestias, el estrés… empezarán a volverte loca. Aparte de los trucos caseros para provocar el parto (hacer el amor, la comida picante, el ejercicio) el médico puede tomar la decisión de inducirlo mediante fármacos, la rotura de membranas o la maduración cervical. De una forma u otra, tranquila, que tu bebé acabará naciendo

 

Se administra mediante un gotero, aumentando gradualmente la dosis hasta conseguir las contracciones apropiadas.

 

Efectos secundarios

 

Muchas personas piensan que la oxitocina sintética provoca contracciones más fuertes y dolorosas que la natural, sin embargo esto es falso. Lo que sí puede ocurrir es que como la actividad uterina suele ser insuficiente cuando ésta se administra, el dolor aparece de repente, en cunato la oxitocina ace efecto; pero es el mismo dolor que la mujere notaría si produjera oxitocina de manera natural.

 

Tampoco es cierto que aumente el número de cesáreas o de partos con fórceps, justo lo contrario, ya que acorta los partos excesivamente largos.

 

¿Supone algún riesgo?

 

La oxitocina es un medicamento que no tiene efectos secundarios graves. En embarazadas con cesáreas previas hay un riesgo mínimo (1%) de rotura uterina.

 

Y en el feto puede provocar un déficit de oxígeno transitorio que se resuelve por sí solo en cuanto cesa la administración de oxitocina, por eso el feto está monitorizado continuamente cuando se realiza este proceso. No obstante, hay que tener en cuenta que este déficit aparecería igualmente con oxitocina natural, ya que indica que el feto no aguante bien el estrés de las contracciones.

 

Está contraindicada para inducir el parto en casos de sufrimiento fetal, placenta previa, prolapso uterino, posición anómala del feto, cirugía uterina previa o infección por herpes. En estos supuestos, puede causar sufrimiento fetal y agravar las complicaciones.

 

Tampoco se recomienda el uso prolongado de oxitocina sintética en pacientes con eclampsia o atonía uterina crónica, ya que puede provocar convulsiones.

 

Redacción: Irene García


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar