¿Cuánto tiene que medir el cuello del útero?

¿Cuánto tiene que medir el cuello del útero?
comparte

La medición del cuello uterino durante la gestación es un importante indicador de parto prematuro, esto es, el que sucede antes de la semana 37. Por eso, si presentas síntomas de parto prematuro el ginecólogo medirá tu cuello uterino para ver si ha empezado a acortarse. 

Si no es así, este podría abrirse antes de tiempo, provocando un parto prematuro, con las graves consecuencias que esto conlleva (problemas respiratorios, desarrollo de enfermedades, secuelas de por vida, etc.). 


Se considera normal una longitud cervical media de 35 mm durante el segundo trimestre en embarazos únicos. A medida que avanza la gestación el cuello se va acortando, hasta desaparecer prácticamente (borrarse) en el momento del parto.


LCU normales


Semana 12 - 28 > 25 mm

Semana 28 - 32 > 20 mm

Semana 32 - parto > 15 mm


Si tu cuello uterino mide más de estas cifras en las correspondientes semanas de embarazo no debes preocuparte, aunque el obstetra puede indicar la necesidad de llevar un control rutinario para comprobar si se sigue acortando o no.
 

¿Cómo se lleva a cabo medición cuello uterino?

¿Qué es el borrado del cuello del útero?

¿Qué es el borrado del cuello del útero?

El útero está formado por fibras musculares que tienen la capacidad de contraerse de forma autónoma. Cuando el parto se acerca, las contracciones ejercen fuerza sobre el útero, de arriba abajo, es decir desde el fondo del útero hasta el cuello. De esta manera éste se va abriendo progresivamente para facilitar la salida del bebé.


La medición de cérvix o cervicometría es una técnica muy útil para la predicción del parto pretérmino. Consiste en un estudio ecográfico, generalmente por vía vaginal, que permite la evaluación del estado del cuello uterino (la longitud y el orificio cervical) y en función de los datos obtenidos se puede prever el riesgo de amenaza de parto prematuro. En términos generales, cuanto mayor es el acortamiento de la longitud cervical mayor es la probabilidad de dar a luz antes de lo deseado.


El mejor momento para realizar esta prueba es entre la semana 14 y 34 de embarazo. Pasada la semana 35 el riesgo de parto prematuro es menor ya que el bebé está casi listo para nacer y no supondría tanto problema.

Si el médico comprueba que tienes el cuello uterino más corto de lo normal para tu semana gestacional puede indicar reposo absoluto, medicamentos para detener un posible parto o colocar un pesario para impedir que el cuello se siga abriendo y conseguir así llegar a la semana 37.


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Redacción: María José Roldán

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×