Estoy amamantando, ¿cuándo empieza la menstruación?

Estoy amamantando, ¿cuándo empieza la menstruación?
comparte

Uno de los factores más importantes para determinar cuándo nuestro cuerpo reanudará los ciclos menstruales mientras estamos amamantando es en qué medida lo estamos haciendo.

Después del embarazo, y tras nacer el bebé, nuestro cuerpo va volviendo poco a poco a su estado natural. Una de las partes que reinicia sus funciones es el aparato reproductor, y con él, la ovulación, la preparación del útero para un nuevo embarazo y la posterior menstruación. Pero como sabemos es bastante complicado establecer un momento concreto en el que la menstruación volverá.


Ninguna mujer es igual a otra por lo que es obvio que las fechas serán diferentes para cada una de ellas. Todo depende de multitud de factores que, como decimos, van variando. El rango que existe y que se considera como “normal” es demasiado amplio, por lo que realmente dependerá del cuerpo y las circunstancias de cada una. Lo que sucede es que mientras damos el pecho a nuestro bebé, se produce prolactina, una de las hormonas fundamentales para la lactancia materna que estimula y mantiene la producción de la leche materna.


Además, la prolactina provoca una disminución de la producción de otras dos hormonas: la hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH), y como consecuencia de ello se produce anovulación (cesación espontánea o provocada de la ovulación) y amenorrea (ausencia de la menstruación), durante un periodo más o menos largo, como decíamos, mientras dure la lactancia.

No te puedes perder ...


Por tanto, lo que sucede realmente es que cuando nace nuestro bebé y la placenta sale del útero la producción de la hormona prolactina de la que hablamos, se dispara. Esta hormona aumenta en concentración y hace que comience a producirse la leche. Pero lo que realmente inicia la producción no es cómo salga el bebé, sino el momento en que ya no hay placenta. Es este aumento de prolactina lo que va ligado a un descenso de estrógenos y progesterona, ambos responsables del ciclo menstrual.


El amamantamiento proporciona un gran beneficio que no se escucha con frecuencia, y es que retrasa nuestro periodo. En el caso, por ejemplo, de que estemos amamantando seis meses de manera exclusiva, día y noche, podría transcurrir hasta un año para volver a tener la menstruación debido a que la prolactina sigue elevada y las hormonas disminuidas. Y al contrario, si nuestro bebé duerme durante toda la noche desde bien pequeño, lo más normal es que el periodo vuelva antes (entre tres y ocho meses aproximadamente).


Todo ello significa que, cuanto más tiempo estemos amamantando a nuestro bebé, más tiempo pasará hasta que comencemos de nuevo con el periodo. Pero, como decimos, no es una ciencia exacta y, por tanto, no podemos establecer una fecha determinada.


Además, pueden darse diferentes circunstancias ya que se puede haber tenido la menstruación y seguir dando el pecho, puesto que no hay ningún problema con la producción de leche, que las primeras menstruaciones puedan ser irregulares y que se vayan regulando poco a poco o que, desde la primera menstruación, todas las demás sean totalmente regulares.


También puede darse otra circunstancia de la que no oímos hablar con mucha frecuencia y es que pasado un mes de haber tenido a nuestro hijo y de haber dejado de expulsar los loquios (flujo sanguinolento del aparato genital de la mujer) tras el parto, aparezca un sangrado que se parece a la menstruación, pero no lo es en realidad ya que es el final de los restos hemáticos que había presentes en el útero. Esto lo conocemos como “el partillo”, pérdidas más abundantes de sangre al final de la cuarentena.


Lo más importante, sin duda, es ser conscientes de que, ante cualquier preocupación que tengamos, debemos acudir a nuestro médico para que sea él quien nos pueda ayudar a evaluar la situación que estamos atravesando. Además, la matrona puede resultar de gran ayuda ante cualquier duda, pues ella podrá indicarnos de manera clara cuándo debe venir la regla tras el parto o en la lactancia.


Te puede interesar:
Calcular la altura del bebé cuando sea adulto puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas tales como radiografías, análisis hormonales, etc.


Fecha de actualización: 28-03-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>