¿Es normal que baje la regla dando el pecho?

¿Es normal que baje la regla dando el pecho?
comparte

La lactancia materna puede hacer que la menstruación se retrase hasta un año, algo que dependerá del tiempo que te mantengas dando el pecho al bebé. Tardará más si das de mamar varias veces al día, si tienes que estar cerca del bebé o si no empieza a comer alimentos sólidos hasta pasados los 6 meses. Tener la regla no supone un riesgo para el bebé. De hecho, muchas mujeres continúan dando el pecho al recién nacido sin problema, aunque, aparte de cambiar el sabor, disminuye la cantidad de leche.

No te puedes perder ...

Estoy amamantando y me duele el pecho

Estoy amamantando y me duele el pecho

Amamantar es una forma de cuidar a nuestro bebé que no sólo trae beneficios para su salud, sino que nos conecta a ellos de una forma única. Aun así, es una decisión que depende de cada mamá y en la que también existen complicaciones y dolencias. Una de ellas es soportar los dolores en el pecho. Ya sea porque tienes los pechos hinchados o una sensación de dolor al estar llenos de leche, sensibles cuando los tocas, granulosos… tienes que tener presente que tus pechos van a cambiar. Las molestias pueden extenderse incluso a las axilas y hasta te puede dar un poco de fiebre. Este tipo de dolencias suelen ocurrirles a casi todas las mujeres debido a la gran transformación física de los senos, aunque algunas afortunadas nunca los presentan. En todo caso, la buena noticia es que es algo natural y transitorio.

Cuando la menstruación regrese, poco a poco se estabilizará y volverá a su estado normal. No parará ni se cortará si continúas amamantando a tu bebé. Cuando baja la menstruación, el sabor cambia y el bebé puede volverse más reacio ante ese nuevo cambio, pero poco a poco se acostumbrará y, si no lo hace, deberás consultar con tu médico.

Después del parto se produce un sangrado similar a la regla, pero que en realidad no lo es. Se trata de los “loquios”, una mezcla de sangre, secreciones y tejidos del revestimiento del útero. Al principio será un sangrado rojo intenso, pero poco a poco cambiará a un color rosado o un tono más pálido. A medida que pasan los días será más marrón y, después, se transformará en amarillo o blanco. Todo esto puede durar hasta seis semanas.

Si das el pecho, lo habitual es que la regla no aparezca hasta los primeros seis meses. A partir de aquí, y con el inicio de la alimentación complementaria, es más probable que se produzca el regreso de la regla. Si no tienes pensado dar el pecho, puede que la regla sí que baje antes de ese tiempo. Según las estadísticas, el 35 por ciento de las madres que opta por la lactancia materna tiene la menstruación unos tres meses después del nacimiento del bebé, mientras que el 65 por ciento reanuda el ciclo a los seis meses. Algunas mujeres pueden incluso tener su primera menstruación al cabo de 18 meses.

La clave de esta variabilidad depende de la producción de leche y del número de tomas. Y es que si el bebé tiene apetito y mama muy a menudo y durante mucho tiempo, la prolactina permanece constantemente elevada en el organismo materno, y el ciclo tarda un poco más de tiempo en reactivarse.

No obstante, una vez que aparece es normal que las primeras menstruaciones después del parto sean irregulares y que, incluso, el flujo sea distinto al habitual. Durante este periodo de adaptación y hasta que todo vuelve a la normalidad, el cuerpo de la mujer sufre una serie de transformaciones lentas propias del posparto, que necesitan de mucha paciencia.

¿Es malo estar sin la regla?

A pesar del miedo que se tiene a la ausencia prolongada de la menstruación, no hay riesgo para la salud materna. Al contrario, ya que la amenorrea sostenida previene la anemia y disminuye el riesgo de padecer cáncer de mama y de ovarios.

Antes de que la regla vuelva a aparecer, podrás notar mayor sensibilidad en los pezones, pero si es posible, evita no dejar de dar el pecho al bebé. Con ello podrás prevenir otros problemas de lactancia materna como la congestión mamaria, ampollas en el pezón, conductos de leche taponados o mastitis.

A medida que los estrógenos y la progesterona aumentan a partir del inicio de la ovulación y al finalizar la fase lútea, la sensibilidad de los pezones aumenta. Esta molestia puede permanecer hasta el inicio de la menstruación, sin que se pueda hacer mucho por aliviarlo.

Para algunas mujeres, la disminución de la leche y esta sensibilidad suponen todo un reto. Para ayudar a sobrellevarlo, algunos profesionales plantean un tratamiento agregando un suplemento de calcio y magnesio a la dieta después de la ovulación, y continuarlo hasta el segundo o tercer día de un período. El suplemento debe ser de 1.500 mg calcio / 750 mg de magnesio, pero puede ser tan bajo como 500 mg de calcio / 250 mg de magnesio (cuanto mayor sea la dosis, más eficaz y más rápido serán los resultados). Debe ser una píldora combinada, ya que dicha cantidad de calcio nunca debe tomarse solo.

A pesar de que es algo complicado de garantizar, sí que podemos hacer algunas cosas para retrasar al máximo la aparición de la regla:

- Amamantar de manera frecuente, a demanda, de día y muy especialmente de noche.

- Evitar el uso de chupetes y tetinas.

- Amamantar de manera exclusiva los 6 primeros meses.

Una vez que empieces con tu periodo puedes volver a quedarte embarazada. Tu ginecólogo te hablará de las medidas que has de tomar para llevar un control después del parto sobre el tema de la natalidad. Si vuelves a quedarte embarazada mientras estás dando el pecho, deberás consultarlo lo antes posible. Pero, también es posible que puedas quedarte embarazada antes de que te baje la regla, porque puedes liberar un óvulo y si mantienes relaciones sexuales sin protección, puede ser fecundado. Por eso, si no quieres quedarte embarazada todavía, no te fíes del hecho de estar dando el pecho, ya que la regla puede bajarte antes de lo que piensas. Debes adoptar medidas de precaución usando preservativos o la mini píldora, que es compatible con la lactancia materna.


Te puede interesar:
Calcular la altura de los hijos puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas tales como radiografías, análisis hormonales, etc.


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 04-02-2019

Redacción: Cristina Rodríguez

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>