×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuándo se recomienda el destete?

¿Cuándo se recomienda el destete?

El destete es el proceso de dejar de dar el pecho al bebé, es decir, acabar con la lactancia materna. Este momento llega antes o después según diversas circunstancias, pero no hay un momento ideal para hacerlo, aunque los expertos recomiendan dar el pecho, al menos, hasta los 6 meses de manera exclusiva y seguir hasta los 2 años.

Publicidad

Destetar a un bebé puede ser un proceso un tanto traumático tanto para la mamá como para el bebé, puesto que dar el pecho, siempre que no surjan muchas complicaciones, es un acto maravilloso que potencia el vínculo entre ambos. Por eso, son muchas las mamás que procuran seguir dando el pecho a pesar de tener que reincorporarse al trabajo o de las diversas crisis de lactancia que surgen. Y es que, con la información adecuada y un poco de ayuda, se puede conseguir continuar con la lactancia materna durante mucho tiempo.


Sin embargo, también hay veces en los que la madre ve imposible seguir dando el pecho, ya sea porque ha vuelto al trabajo y pasa muchas horas fuera de casa o porque viaja a menudo, o porque sufre continuas infecciones y mastitis que hacen que dar el pecho acabe resultando todo un problema. Sea cual sea la causa, puede que hayas decidido destetar a tu bebé. Lo primero que debes saber es que la lactancia se puede continuar mucho tiempo con tomas reducidas, por lo que quizá no hace falta que abandones completamente el pecho, solo que lo reduzcas y comiences a darle otros alimentos (leche de fórmula o alimentos sólidos según la edad del bebé).

No te puedes perder ...

Y tambien:


Si el motivo es que vuelves al trabajo y no puedes sacarte leche allí o viajas mucho, puedes quitarte las tomas en las que no vayas a estar con el pequeño y seguir dándole el pecho antes de ir a trabajar y por la noche. Así, no hará falta destetar al bebé con 4 meses, la edad a la que la mayoría de las madres en España vuelve al trabajo puesto que este es el tiempo que dura la baja de maternidad, y podrás seguir dándole el tiempo varios meses más. Esto es lo ideal, puesto que la leche materna es el mejor alimento para el bebé durante los 6 primeros meses de vida y, aunque no puedes continuar con lactancia exclusiva hasta esta edad, al menos sigue dándole todas las tomas posibles, que sigue siendo excelente para su desarrollo y crecimiento.


Por otra parte, muchas mujeres piensan que hay que dejar el pecho cuando se quedan embarazadas de nuevo, y este es un motivo de destete en muchos casos, pero el embarazo es compatible con la lactancia. Sí es cierto que los cambios hormonales de la gestación pueden afectar al sabor de la leche y que el niño la rechace al principio, pero si sigues ofreciéndoselo lo aceptará y podrás continuar dándole el pecho al mayor mientras el menor crece dentro de ti. No causa abortos ni contracciones como piensan algunos.


Así que, si estás pensando destetar a tu hijo ya y tiene menos de 6 meses, plantéate la causa porque quizá no hace falta que abandones la lactancia materna todavía. Si tiene más de esta edad ya estarás dándole otros alimentos, pero, aun así, la leche materna sigue siendo muy buena para él, por lo que no hace falta que lo destetes solo porque “ya tiene 18 meses y come de todo” o porque “te parece mayor”. Puedes seguir con el pecho, aunque sean pocas tomas, todo el tiempo que ambos queráis. No hagas caso de los consejos ajenos equivocados y no lo destetes si no quieres.


En muchos casos, el destete se produce de forma natural cuando el niño crece y cada vez recurre menos al pecho. Se vuelve más independiente, come otros muchos alimentos y va abandonando solo el pecho, lo cual es lo mejor para todos, ya que el destete se produce de manera natural y respetuosa a la edad que el niño elige, lo cual puede ser a los 2, 3 o 4 años…


Pero si tienes que destetarle tú por el motivo que sea, lo segundo que debes saber es cómo hacerlo de manera gradual para evitar problemas tanto a tus pechos como al niño. Si te quietas muchas tomas de un día para a otro lo normal es que sufras obstrucciones o mastitis, ya que la producción de leche continúa siendo igual, y la leche que no des al bebé se seguirá fabricando y acumulando, lo que puede causarte serios problemas. Por eso, el destete se debe hacer de forma gradual y paulatina, quitando las tomas poco a poco. Empieza por las tomas más urgentes, aquellas en las que no vas a estar presente, y deja pasar 3 o 4 días entre toma y toma. Esto permitirá también al niño ir acostumbrándose.


Si el niño es un poco mayor, explícale que no puedes darle el pecho tanto como antes y ve reduciéndolo poco a poco para que se vaya acostumbrando. Pasa a cambio mucho tiempo jugando con él para que no sienta que eso afecta a vuestro vínculo. No le quites el pecho, evita ofrecérselo. La idea es que se lo ofrezcas mucho menos, pero que se lo des cuando te lo pida. Así se irá acostumbrado a no mamar y cada vez lo pedirá menos sin sentirse rechazado por ti.


En definitiva, tómatelo con calma y paciencia y empieza varias semanas antes para que puedas ir haciéndolo lentamente.

 

 


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "¿Hasta cuándo es bueno que mame mi hijo?", https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/hasta-cuando-es-bueno-que-mame-mi-hijo-destete

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 19-02-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.