×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo afecta fumar en la lactancia?

¿Cómo afecta fumar en la lactancia?

Fumar es un acto que muchas personas realizan, sin embargo, este afecta a la salud de la persona que lo hace, además de que puede afectar a otras personas como a tu bebé si fumas durante la lactancia.

Publicidad

Índice

 

La vida tras el embarazo...



La vida de una mujer da una vuelta de 360º al enterarse de que está embarazada, puesto que comienza a cambiar en prácticamente todo aspecto en su vida, desde lo que come hasta su forma de dormir.

Hay mujeres que tal vez tenían ciertos vicios antes del embarazo, aquellos que pueden ser perjudiciales durante esta etapa, por lo que los debe abandonar para no dañar al bebé, aunque hay quienes lo hacen de manera fácil, mientras que a otras les cuesta un poco más.

Incluso si la mujer no tenía como tal un vicio y simplemente realizaba alguna actividad dañina con poca frecuencia, está sigue siendo un riesgo para su salud por mínimo que sea el impacto, es por ello que a veces pueden creer que ciertas cosas no hacen daño cuando definitivamente lo hacen.

Además de todo lo mencionado, una mujer que se encuentra en el embarazo debe tener una buena salud para poder llevar a cabo el desarrollo de la gestación de una manera óptima, pues su vida no es la única que depende de ella por ahora, sino la de su futuro hijo.

¿Qué hace daño fumar?

El consumo de tabaco es una de las principales causas de enfermedad y hasta de muerte en el mundo.

Los primeros reportes acerca de la asociación del tabaco con muertes se dieron en el siglo XX, pero actualmente se han realizado bastantes estudios en los que se puede relacionar cómo afecta fumar a los órganos y sistemas del fumador, y de los no fumadores expuestos.

Fumar es un acto que daña directamente a la salud, puesto que como mencionábamos anteriormente, ataca a los distintos órganos y sistemas del cuerpo. Esta es una razón por la que tiene un gran porcentaje en las muertes de cáncer de pulmón.

Fumar también puede ser responsable de otros tipos de cáncer y afecciones como enfermedades pulmonares, vasculares, derrames cerebrales o cardíacas.

Fumar es algo que una mujer embarazada debe evitar a toda costa, puesto que es conocido como una causa de muchos problemas durante el embarazo, además de que puede provocar muerte súbita en el niño.

Fumar en la lactancia

Fumar en la etapa de lactancia sigue siendo contraindicado como durante el embarazo, puesto que sigue habiendo un contacto directo con el niño.

Las sustancias del cigarro van a pasar por la leche y luego al bebé, pero estas no van a pasar en un nivel tóxico, aunque está comprobado que va a perjudicar su sueño y se va a poner irritable.

La leche materna de una madre fumadora va a cambiar en consistencia y composición, pues el tabaco va a alterar su sabor y la calidad de la misma, por lo que tu bebé no va a obtener una fuente eficaz para su crecimiento.

También se ha comprobado que las madres que fuman durante la lactancia producen en menor cantidad la prolactina, la hormona que se encarga de producir la leche materna.

Hay algunas madres que deciden dejar la lactancia en lugar del cigarro, pero esto no es recomendable por todos los nutrientes que el bebé puede obtener de forma natural para su desarrollo, además del enlace que se crea entre madre e hijo durante esta etapa.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Si fumo, ¿es mejor dejar de dar el pecho?

Hace algunos años las recomendaciones eran que las mujeres fumadoras no amamantaran, se consideraba más seguro que los niños fuesen alimentados con leche artificial.

Es un hecho que las madres fumadores suelen elegir con más frecuencia que las no fumadoras la lactancia artificial y, si han iniciado la lactancia materna, la suelen dejar ante que las no fumadoras. En el 2001, la Academia Americana de Pediatría eliminó la nicotina de su lista de sustancias contraindicadas durante la lactancia, Está demostrado que los niños de padres que fuman si toman el pecho tienen menos problemas respiratorios que aquellos que no lo toman. Esto quiere decir que si te ves incapaz de dejar de fumar, le vendrá muy bien que le des el pecho.

Es cierto que la nicotina pasa a la leche de una madre fumadora, hasta el punto que se ha encontrado nicotina en la leche de madres o fumadoras que conviven con alguna persona que fuma. Puede que te asuste oír esto, pero a pesar de que la nicotina sea una sustancia nociva y adictiva, es una de las sustancias menos nocivas que contiene el tabaco.

A pesar de que la nicotina puede estar presente en la leche de una madre que fuma, no hay efectos adversos en el bebé debido a la lactancia materna, el mayor riesgo del tabaco en el bebé es el humo y todas las sustancias nocivas que hay en él.

Entonces, ¿cómo hago para fumar?

Para minimizar la exposición a la nicotina a través de la leche, y sobre todo al humo del tabaco, debes seguir una serie de precauciones:

- Fumar siempre fuera de casa, incluso si el bebé no está presente ya que todas las sustancias contaminantes se adhieren a las superficies de las cortinas, de los sofás, etc. y, cada vez que el bebé entra en contacto con ellos, respira los contaminantes.

- Fumar con una ropa concreta, del estilo bata o similar que te permita sacarla antes de coger al bebé en brazos.

- Si es posible, tápate el pelo con un pañuelo o un gorro cuando vayas a fumar.

- Lávate las manos y la boca después de fumar.

- No duermas con el bebé.

- Intenta amamantar siempre después de darle de mamar y no antes

Quiero dejarlo, ¿cómo puedo hacerlo?

- Fija una fecha en la que dejarás de fumar. Piensa en ese día como una línea divisoria entre la fumadora que eres y la nueva y mejorada no fumadora en la que te convertirás.

- Lava tu ropa para deshacerte del olor a tabaco. Si fumabas en el coche también debes lavarlo.

- Piensa en las cosas que te hacen fumar y aléjate de ellas.

- Tira todos los cigarrillos que te queden ese día.

- Consulta con tu médico sobre el uso de parches de nicotina para dejar de fumar.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.