×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé no duerme por los dientes

Mi bebé no duerme por los dientes

Desde los 4 meses, momento en el que los bebés comienzan a llevarse los puños a la boca y babear más, casi cualquier síntoma o cambio que notamos en los bebés lo atribuimos a los dientes: fiebre, llanto, dormir mal… ¿Realmente la salida de los dientes de leche causa tantas molestias?

Publicidad

Índice

 

Síntomas de la erupción dental



Mucho se dice sobre los síntomas que causa la salida de los dientes, pero no todo lo que se dice es verdad. Entra las molestias que sí pueden padecer, encontramos:

- Salivación abundante

- Inflamación y rojez de las encías

- Irritabilidad e inquietud

- Problemas para dormir

- Ganas de morder y masticar cualquier objeto, especialmente los duros ya que alivian su dolor

No te puedes perder ...

Mi bebé no come

Mi bebé no come

Una de las mayores preocupaciones de los padres (y de las principales consultas al pediatra) es la falta de apetito de sus hijos. Muchas veces, desesperados por la negativa del niño a comer día tras día, recurren a suplementos para el hambre; sin embargo, la reeducación de los hábitos alimenticios del pequeño es la mejor solución: una rutina adecuada, variedad en la dieta, no sucumbir a sus rabietas…

Y tambien:

- Agarrarse los oídos

- Falta de apetito

No es cierto que la salida de los dientes cause diarreas, congestión nasal o fiebre. Si tu bebé tiene estos u otros síntomas, además de fiebre, lo más probable es que tenga un virus.

¿Realmente afecta al sueño la salida de los dientes?

Muchos padres afirman que sus hijos duermen mal por la salida de los dientes de leche y que la dentición interrumpe los patrones de sueño de los hijos. Sin embargo, no hay ningún estudio que muestre que la dentición afecta tanto a los bebés como muchos de nosotros pensamos.

De hecho, incluso hay pediatras y expertos que afirman que no duele tanto como se cree ya que, cuando salen los dientes definitivos, mucho más grandes que los de leche, los niños apenas si manifiestan dolor o molestia. Es cierto que los dientes de leche tienen que “romper” la encía, mientras que los permanentes salen donde ya había un diente, pero, aun así, muchos creen que la salida de los dientes de leche puede causar cierta molestia, pero no tanto dolor como se cree y, por lo tanto, tampoco afectar al sueño.

Asimismo, los niños que duermen bien manejan su malestar a causa de la dentición mucho mejor que los niños que están cansados y duermen mal.

Por lo tanto, aunque es posible que tu bebé duerma mal porque está irritable o molesto por los dientes, también es posible que se deba a otros factores como un cambio en las rutinas o una falta de horarios y rutinas que favorezcan el sueño del bebé.

¿Cómo ayudar a mi hijo a dormir mejor?

- Asegúrate de que tu bebé duerme mal a causa de los dientes y no por algún otro factor como un virus, otitis, incomodidad, problemas con las rutinas, miedo, etc.

- Si crees que los dientes molestan a tu bebé y afectan a su sueño, ofrécele mordedores fríos para que pueda morder y calmar la inflamación de las encías.

- No cambies las rutinas solo porque duerma mal unas cuantas noches seguidas. Los bebés atraviesan diversas fases en el crecimiento, algunas de las cuales afectan al sueño, pero si dormía bien y las rutinas funcionaban, no las cambies así como así.

- Si todavía está amamantando, ponerlo al pecho puede calmarlo, pero no le pongas al pecho cada vez que se despierte o solo será capaz de dormirse así, lo que creará una gran dependencia tuya. El niño tiene que desarrollar poco a poco sus propias estrategias para dormirse solo cuando se despierte.

- Ofrécele el chupete, morderlo puede calmarle, pero asegúrate de que no lo ha roto con sus mordiscos antes de ofrecérselo.

- Proporciona apoyo a tu bebé sin cambiar sus hábitos. Si estaba acostumbrado a dormir en su cuna, no empieces a llevarlo a tu cama. En vez de ello, siéntate a su lado, dale la manita, cántale y reconfórtale sin cogerlo.

- Nunca le apliques paracetamol directamente sobre las encías. Es un remedio muy popular pero muy desaconsejado.

- Ten paciencia, lo normal es que este malestar, se deba a los dientes o no, se pase solo en unos días y tu pequeño vuelva a dormir bien (o todo lo bien que dormía antes) pronto.

¿Cuándo salen los dientes de leche?

Centrales inferiores: Entre los 5 y los 12 meses.

Centrales superiores: Entre los 8 y los 10 meses.

Laterales superiores e inferiores: Entre los 8 y los 12 meses.

Primeros molares: Entre los 12 y los 18 meses.

Caninos superiores e inferiores: Entre los 18 y los 24 meses.

Segundos molares: Entre los 24 y los 30 meses.

Esta cronología es orientativa, cada niño tiene un ritmo de desarrollo y crecimiento diferente. Algunos incluso nacen con algún diente. Por lo tanto, no te preocupes si no se cumple exactamente. Eso sí, si tiene 2 años y apenas tiene uno o dos dientes, consulta a tu pediatra.

Otros mitos sobre la salida de los dientes de leche

1- No hay que cuidar los dientes de leche, ya que se caerán en unos años. Algo falso y peligroso, ya que los dientes de leche deben estar sanos para evitar problemas y complicaciones más graves tanto en la boca, como en los dientes permanentes cuando salgan.

2- No hace falta llevar al dentista al bebé hasta que le salen los dientes definitivos. ¡Mentira! Se debe llevar al bebé al odontopediatra a los 12 meses o cuando empiecen a salirle los primeros dientes y, desde ese momento, hacer revisiones anuales para detectar cuañquier problema cuanto antes.


Fuentes:

Dra. Camila Palma Portaro, Odontopediatra exclusiva, especialista en odontología materno-infantil, profesora titular del Master de Odontopediatría de la Universidad de Barcelona.

Blog EnFamilia de la AEP: “Le están saliendo los dientes a mi bebé”, https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/le-estan-saliendo-dientes-mi-bebe

Fecha de actualización: 27-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.