El bebé se chupa la mano constantemente

El bebé se chupa la mano constantemente
comparte

Cuando tienen hambre, es normal que los bebés se chupen la mano, una de las señales que nos ayudan a saber que ha llegado la hora de comer, algo fundamental en los primeros meses de vida, cuando la alimentación es a demanda y no sigue unos horarios concretos. Sin embargo, es posible que tu hijo se chupe la mano todo el tiempo, incluso cuando está lleno. ¿Por qué lo hace?

Durante los primeros meses de vida los bebés efectúan pocos movimientos, aunque enseguida comienza a patalear y mover sus manos. Uno de los primeros movimientos que hacen es llevarse la mano a la boca, lo cual hacen sobre todo cuando tienen hambre, pero también por otros motivos, especialmente a partir de los 3 meses, cuando empiezan a descubrir el mundo.

 

Las manos son una de las primeras partes del cuerpo que los bebés descubren y, como en el primer año de vida se encuentran en la fase oral, enseguida empiezan a llevárselas a la boca, puesto que es su manera de investigar y averiguar qué son esas manos con dedos que se encuentran al final de sus brazos.

 

Por lo tanto, los bebés realizan ese movimiento de manera instintiva, como parte de su desarrollo, pero también porque les resulta placentero. Así es, aunque pueda parecernos extraño, a los niños les encanta chupar cosas, sobre todo sus manos y sus pies cuando los descubren y son capaces de alcanzarlos, por lo que no debes preocuparte porque tu bebé se chupe las manos todo el tiempo. Y tampoco debes obsesionarte con la limpieza. Si ya ha empezado a gatear o arrastrase, debes procurar lavar sus manos antes de comer o si ha tocado algo muy sucio, pero no hace falta que se las laves todo el tiempo si está en el suelo de casa, que se supone que lavas a menudo.

¿En qué semana se encaja el bebé?

¿En qué semana se encaja el bebé?

Se dice que el bebé se encaja cuando su cabeza se desplaza hacia la zona pélvica, preparándose para nacer. Este movimiento, también llamado aligeramiento, sucede en cualquier momento entre las últimas semanas de embarazo y el momento del parto.

 

Por otra parte, existen otros motivos que pueden hacer que los bebés se lleven las manos a la boca:

 

1- Hambre. Como veíamos, los bebés se llevan las manos a la boca y las chupan con ansia cuando tienen hambre. En este caso no están tranquilos y felices, sino que se les nota ansiosos, lo que hace sospechar que ha llegado la hora de comer.

 

2- Ensayo. Es una manera de ensayar el movimiento que tendrá que hacer más adelante, cuando aprenda a comer solo. De hecho, la mayoría de los movimientos de estos primeros les valen para actividades que aprenderán a hacer a medida que crezcan.

 

3- Placer. Como decíamos, para el bebé es muy placentero chuparse las manos, ya que la boca complementa el sentido del tacto, por lo que le agrada chupar cosas, incluidas sus manos. Por eso, se lleva tantas cosas a la boca y suele estar contento y feliz cuando lo hace.

 

4- Calmar el dolor. A partir de los 6 meses comienza la erupción de los primeros dientes de leche, lo que puede hacer que el bebé se lleve las manos u objetos rígidos a la boca para calmar el dolor de las encías provocado por la salida de los dientes. Para calmarle, puedes ofrecerle también mordedores, mejor si están fríos, que ayudarán a aliviar la inflamación.

 

Así que ya ves que hay muchas causas que pueden hacer que tu bebé se lleve la mano a la boca constantemente y se la chupe sin parar, por lo que no debes preocuparte ya que es algo habitual, sobre todo desde los 3 meses.

 

Tampoco debes preocuparte porque eso le cause algún problema de salud, puesto que su piel está preparada para recibir esos lametones constantes. Si ves que está muy seca o enrojecida, dale crema hidratante también en las manos después del baño. Solo si le sale alguna erupción debes consultar al médico, ya que puede estar causada por otros motivos.

 

Y, como hemos dicho, no te obsesiones con la limpieza y la higiene de las manos que, si bien es importante mantenerlas limpias, tampoco hay que tenerlas estériles y libres de microorganismos, ya que las bacterias normales del ambiente no son malas para el bebé e incluso ayudan a fortalecer su sistema inmunitario. Eso sí, lávaselas bien al venir del parque o de la calle, si están muy sucias o antes de comer.

 

 


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar