Significados del llanto del bebé

Significados del llanto del bebé
comparte

El llanto es la primera forma de comunicación de un bebé cuando nace y durante sus primeros meses de vida. Lloran cuando tienen hambre, sueño, sed, incomodidad, miedo o dolor. Al principio puede que te cueste distinguir un tipo de llanto de otro, pero pronto podrás saber perfectamente si tu bebé tiene hambre o quiere que lo cojas en brazos.

Para algunos papás primerizos, el hecho de oír llorar a su bebé resulta estresante ya que saben que algo le pasa, pero les cuesta reconocer el qué. Además, hay bebés más llorones que otros, por lo que puede resultar agotador en las primeras semanas escucharle llorar a menudo y no saber qué más hacer para calmarle.


Es importante tener claro, lo primero, que los bebés no lloran porque sí, sino que lo hacen para comunicar algo ya que es el único medio que tienen a mano en este primer momento. El bebé llorará, gritará y se quejará cuando tenga sueño, hambre, frío, miedo, tristeza, soledad, dolor o molestias. Y no parará hasta que sus papás alivien y calmen ese problema, por lo que debes saber interpretar qué le pasa para calmar su llanto cuanto antes.


- Estoy enfadado: este tipo de llanto es parecido al patrón de llanto básico, es decir, un grito, seguido de un breve silencio y un silbido aspirando que acaba en un nuevo grito. Lo único que suele ser más agudo que el llanto normal. A veces puede ir acompañado de hipidos.


- Tengo hambre: este llanto es grave y agudo alternativamente y se vuelve más urgente e insistente a medida que pasa el tiempo. Además, viene acompañado de otros síntomas como meterse las manos en la boca, buscar el pezón si está en el pecho o morderse los puños. Si le enseñas el biberón o le pones cerca del pecho pero sin darle de comer, se pondrá más enfadado. Y en cuanto empiece a comer, parará y mostrará satisfacción.

El cuidado del culito del bebé: el pañal

El cuidado del culito del bebé: el pañal

La higiene del culito del recién nacido: Al nacer los bebés tienen la piel suave y delicada y hasta los 4 años aproximadamente ésta no alcanza el grosor de la de un adulto, por lo que su cuidado e higiene debe extremarse, especialmente en la zona del pañal.


- Estoy cansado: este llanto es rítmico y suave ya que el bebé no tiene fuerzas para más e intenta dormirse. Es un llanto perezoso.


- Estoy aburrido: cuando el bebé se aburre emplea un llanto monótono con subidas de tono que muestran más enfado.


- Tengo pis o estoy incómodo: este tipo de llanto es similar al anterior, monótono con subidas de nivel, pero más agudo y, además, no se para al cogerlo, sino cuando averiguamos la causa de su molestia y le ponemos fin. Es un llanto pequeño pero estridente.


- Me duele algo: este llanto es repentino, agudo, intenso y sin gemidos. Al chillido inicial le sigue un periodo de respiración más largo y no se calma al cogerlo en brazos. Además, suele estar acompañado de otras señales como tener la cara roja, cerrar los puños, encoger las piernas… que pueden indicar un dolor de estómago, gases, etc.


- Tengo sueño: este llanto es nervioso y se acompaña de movimiento y gestos que indican que el bebé está cansado y quiere dormir, pero no lo consigue. Cierra los ojos, se mueve mucho, etc.


¿Cómo calmar el llanto del bebé?


Generalmente, basta con atender sus demandas para que pare. Es decir, si tiene hambre, dale de comer. Si tiene sueño, muévelo, acúnalo o cántale una nana. Si está incómodo, cámbiale le pañal. Si tiene frío, tápale. Si está aburrido, cógelo y juega con él.


No obstante, hay veces que es imposible identificar la causa del llanto o, a pesar de saber qué le pasa, no conseguir que se calme. En este caso hay muchos trucos posibles, tendrás que probar hasta averiguar cuál funciona con tu bebé ya que no a todos los bebés les gusta lo mismo.


Muchas veces, basta con estar tranquilo y acunar al bebé en brazos, poniéndole cerca del pecho para que note tu calor, huela tu aroma y oiga tu corazón. Otras veces funciona sacarlo a pasear en el carrito, en la mochila portabebés o en el automóvil. Cantarle una nana o envolverle en una manta tipo swaddling también le ayuda a calmarse y dejar de llorar. El ruido blanco también suele funcionar con los bebés, aunque solo debes ponérselo cuando llore; una vez se calme, apágalo.


Si está molesto o tiene gases o cólicos, puedes darle un masaje en la tripa o mover sus piernas como si estuviera en una bici. Los baños también suelen relajar y calmar a los bebés, además de entretenerlos. Los chupetes, los objetos de apego o, simplemente, poner al bebé al pecho, tenga hambre o no, son otros trucos que funcionan.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×