¿Por qué los niños muerden todo?

¿Por qué los niños muerden todo?
comparte

Desde los 6 meses que comienzan a llevarse todo a la boca, hasta los 3 años más o menos, todos los niños pasan por una etapa en la que muerden todos los objetos que se llevan a la boca, ya sean blandos, duros, juguetes, comida, la mano de un amigo… Les da igual…

Causas de su etapa de “mordedor”


Existen muchos motivos por los que los niños pequeños, entre los 6 meses y los 3 años, tienden a morder con bastante asiduidad cualquier objeto que se ponga en su camino, hasta tal punto que parecen zombies:


1- Llamar la atención


En cuanto los niños descubren que logran llamar tu atención con cualquier acto, como morder a un amigo o un objeto, no pararán de hacerlo. Y es que si funciona, ¿por qué parar?


2- Salida de los dientes


La erupción de los dientes de leche molesta mucho, sobre todo la salida de algunos de ellos, por lo que es normal que se meta cosas en la boca, las chupe y las mordisquee para aliviar el dolor de las encías.


3- Descubrir el mundo


Cuando nacen, una de las primeras entradas de información para descubrir el nuevo mundo es la boca, de ahí que los bebés pasen por lo que se llama “fase oral”, en la que se llevan todo a la boca para explorarlo. Este es un poco el motivo de que sigan llevándose cosas a la boca un poco mayores y de que incluso las muerdan ya que es una manera estupenda de descubrir de qué está hecho, cómo sabe, si es blando o no…

No te puedes perder ...

¿Los niños tienen demasiados deberes?

¿Los niños tienen demasiados deberes?

Al principio de este curso escolar la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) se quejó del aumento en los últimos años del tiempo que los niños deben dedicar a hacer tareas escolares en casa. Pero, ¿esta queja tiene base? ¿Es cierto que los niños hoy en día tienen demasiados deberes?


4- Canalizar las emociones


Muchas veces los niños muerden a sus amiguitos cuando están jugando, pero no siempre es para hacerles daño o porque estén enfadados, muchas veces lo hacen si están muy emocionados o contentos. Y es que los niños no saben canalizar sus emociones ni controlarlas y, a veces, necesitan sacarlas de alguna manera. Y esa puede ser mordiendo.


5- Recuerdos de nuestra etapa de “mamíferos”


Aunque ya le hayas quitado el pecho y el chupete, es posible que el niño aún sienta la necesidad de chupar, por lo que puede que a veces eso le lleve a morder ciertas cosas para calmar esa necesidad.


¿Qué se puede hacer?


Como decíamos, es una etapa normal por la que pasan todos los niños, que puede durar más o menos tiempo y que todos van abandonando gradualmente. No obstante, si tu hijo no para de morder y ya es un problema, puedes seguir estos consejos:


- Lo primero, no le llames “mordedor”, “zombie” o nada parecido, y menos delante de otras personas. Nunca hay que etiquetar a los niños ya que no ayuda a que dejen sus malos hábitos.


- Si está en la etapa de la dentición, ofrécele mordedores para que calme su dolor.


- Ayúdale a canalizar sus emociones y expresarlas de manera más saludable.


- Nunca le muerdas para que vea cómo se siente. La idea es que deje de hacerlo, y haciéndolo tú no lo vas a lograr.


- Si lo hace para llamar la atención, asegúrate de que le haces caso cuando lo necesita.


- Las rutinas y la vida ordenada ayudan a evitar las frustraciones, los enfados, etc.


- Si muerde a otros niños delante de ti, deja de jugar con él o quítale el juguete 5 minutos. Debe saber que esa actitud no te gusta y tiene consecuencias.


- Si es mayor, explícale por qué no se debe morder.


- No le grites si muerde, dile con calma y tranquilidad que eso no se hace.

 

Foto: Created by Teksomolika - Freepik.com


Te puede interesar:
La previsión de la estatura de un niño puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas.


Fecha de actualización: 24-02-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>