Los primeros dientes del bebe

Los primeros dientes del bebe
comparte

La erupción del primer diente del bebé se produce, generalmente a partir de su sexto mes. Y aunque estos dientes provisionales serán reemplazados por otros definitivos le serán de gran utilidad durante muchos años, no sólo para masticar, sino para hablar y reservar el espacio en la mandíbula para los permanentes. Su cuidado desde el principio es fundamental

Higiene y cuidado
 
Ya antes de la aparición del primer diente será necesario comenzar con la higiene bucodental, limpiando con una gasa húmeda la encía del recién nacido después de cada toma, para evitar la acumulación de alimento y posibles infecciones. Con el primer diente podrán utilizarse cepillos especiales o bien continuar con la gasa. Además de prevenir posibles caries le inculcaremos desde el principio buenos hábitos.


Molestias

La erupción de los dientes de leche es un proceso natural pero que habitualmente viene precedido de algunas molestias, consecuencia de la presión que ejerce la pieza bajo la encía antes de romperla, lo que puede poner irritable al pequeño. Lo más característico de este momento es un aumento de la salivación, una leve inflamación y enrojecimiento de la encía y muchas ganas de masticar, debido a la comezón gingival.


Cronología de la aparición de los incisivos de leche

Centrales  inferiores: 6 - 8 meses
Centrales superiores: 8 – 10 meses
Laterales superiores: 8 – 10 meses
Laterales inferiores: 10 – 15 meses

El orden temporal y la secuencia de erupción pueden variar de un niño a otro, hasta el punto de que en un niño sano se establece el límite de emergencia de los dientes temporales a los 3 años. Por otro lado, hay bebés que ya presentan dientes en el momento del nacimiento (dientes congénitos) u otros que comienzan con la dentición a las pocas semanas de nacer.

Cómo aliviarle

Morder algo frío le calmará las molestias y los nervios. Ofrécele mordedores (puedes meterlos previamente en la nevera) o juguetes blanditos. Asegúrate de que lo que esté a su alcance esté limpio, ya que tenderá a llevarse todo a la boca. Antes de darle de comer frota con tus nudillos las encías. Es frecuente que, debido a la salida de los dientes, se muestre inapetente, sufra alteraciones del sueño y, en ocasiones, presente unas décimas de fiebre y tenga diarrea o vómitos. Si te preocupa, consulta al pediatra.

Bebés, también al dentista

Actualmente, la causa más común de la primera visita de un niño menor de 10 años al dentista es el dolor. Pero esperar hasta ese momento es un grave error pues el tratamiento, nos explica el Dr. Canábez, odontopediatra, “será mucho más agresivo y traumático para el pequeño. Y esto tiene consecuencias muy negativas ya que el dolor afecta en la conducta del niño”. Lo que tendrá graves secuelas en el futuro. La mayoría de los problemas bucodentales presentes en adultos se podrían haber prevenido con un diagnóstico precoz por lo que se recomienda realizar un control desde la primera infancia y un seguimiento cada 6 meses, siempre que no exista un problema.

Los expertos aconsejan que la primera visita al dentista se realice con la erupción del primer diente. Se trata, según el Dr. Canábez, “de una consulta principalmente preventiva para enseñar a los padres las recomendaciones de higiene bucal y pautas para evitar las caries y otras enfermedades orales. Desgraciadamente, en salud general se tiene conciencia de la importancia de realizar visitas al pediatra para controles periódicos; pero no así al dentista”.
 
 

No te puedes perder ...

Andar, los primeros pasos del bebé

Andar, los primeros pasos del bebé

Empezar a andar es uno de los momentos más especiales en el desarrollo de un bebé, tanto para él como para sus padres. Marca un punto y aparte en su evolución. Adquiere más autonomía y podrá moverse solo por la casa, con lo que traerá de cabeza a sus padres ya que ahora es el momento de experimentar y no estarse quieto ni un segundo. La mayoría de los bebés dan sus primeros pasos a los 13 meses, aunque cada niño evoluciona a un ritmo diferente. Estimula a tu hijo para enseñarle a andar, pero nunca le fuerces ni le obligues a hacer más de lo que puede.

 


Te puede interesar:
Calcular la talla de los hijos cuando sean mayores puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas.


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Redacción: Lola García-Amado

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "Muchas gracias, de gran utilidad el artículo".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×
    */?>