¿Cada cuánto debe comer un bebé de 3 meses?

¿Cada cuánto debe comer un bebé de 3 meses?
comparte

Los bebés de 3 meses se alimentan exclusivamente de leche, ya sea materna o artificial. Las cantidades indicadas en cada toma para esta edad son de 5 o 6 tomas de entre 150 y 180 ml, pero esto varía de unos bebés a otros por lo que también lo hace la frecuencia de las tomas.

El mejor alimento para los bebés hasta los 6 meses es la leche materna, por eso se intenta potenciar esta como alimento exclusivo hasta que el estómago del bebé madura y puede comenzar a ingerir otro tipo de alimentos. No obstante, si has optado por la leche de fórmula o la lactancia mixta (pecho y biberón) debes saber que tu bebé también estará bien alimentado.


En cuanto a la frecuencia de las tomas a los 3 meses, esta varía mucho de unos bebés a otros ya que no todos son igual de glotones ni comen lo mismo en cada toma. Hay niños que ingieren mucha cantidad y eso les vale para 3 o 4 horas, mientras que otros comen poco y cada menos tiempo. Sin embargo, a los 3 meses lo habitual es que las tomas se hayan regularizado y espaciado y que los bebés coman cada 3 o 4 por el día e incluso un poco más por la noche, haciendo entre 5 y 6 tomas. Así, muchos bebés son capaces de aguantar hasta 7 horas seguidas por la noche sin comer, aunque también hay que decir que muchos siguen pidiendo teta o biberón cada 3 horas.


Por lo tanto, si te preguntas cada cuánto debe comer tu bebé de 3 meses no podemos darte una única respuesta ya que la alimentación a esta edad debe seguir siendo a demanda, por lo que deberás darle de comer cada vez que lo necesite, lo cual puede variar mucho de unos niños a otros, del día a la noche, de un día para otro o de unas semanas a otras ya que no todos los días los bebés tienen el mismo hambre. Además, atraviesan picos de crecimiento en los que requieren más cantidad de alimento, por lo que pueden pedir más comida durante unos días hasta que la demanda vuelve a estabilizarse.


En cuanto a las cantidades, tampoco podemos dar unas medidas exactas. Como decíamos, lo normal en bebés de 3 meses alimentados con biberón es hacer entre 5 y 6 tomas de unos 150 a 180 ml, pero depende de cada bebé. En cuanto a las cantidades de pecho, es complicado saber lo que ingiere cada bebé en cada toma de pecho, pero es probable que las cantidades sean similares a estas.


Para saber si tu bebé se está alimentando correctamente o no debes tener en cuenta si su crecimiento es adecuado y engorda lo esperado en cada revisión, manteniendo su percentil. Si hace pis y caca con regularidad. Si se queda tranquilo al terminar de comer o si llora constantemente, lo que puede indicar que tiene hambre.


La crisis de los 3 meses


A lo largo de la lactancia materna se producen una serie de crisis en las que, por unas causas o por otras, el bebé cambia la frecuencia de sus tomas, rechaza el pecho o se pone irritable al ofrecerle de comer, lo que hace pensar a la mamá que tiene poca leche y abandona el pecho, pero estas crisis son normales y conviene conocerlas y saber por qué suceden y qué hacer en cada una para no abandonar la lactancia por motivos equivocados.


Una de las crisis más conocidas es la de los 3 meses. Aunque se la conoce así, puede aparecer entre los 2 y los 4 meses de vida y aparece por un brote de crecimiento en el bebé. El niño crece más rápido y demanda más alimento, pero la producción de leche no aumenta de manera inmediata, por lo que el niño se enfada y se pone nervioso porque no sale tanta leche como quiere. Los pechos necesitan unos días de tomas más frecuentes y mayor demanda para producir más leche, pero hasta que esto pasa, el bebé se muestra irritable y nervioso y la madre se pone nerviosa pensando que tiene poca leche, por lo que en lugar de ofrecerle el pecho más a menudo para producir más, introduce la leche de fórmula, lo que muchas veces lleva a que se abandone totalmente la lactancia.


Asimismo, en este mes se produce una maduración en el sistema neurológico del niño, concretamente en sus sentidos, por lo que se muestra mucho más curioso y activo y cualquier ruido o movimiento le hace distraerse y quitarse del pecho, aunque realmente tiene hambre y quiere seguir comiendo.


Algunas de las señales que te pueden hacer sospechar que tu bebé está atravesando la crisis de los 3 meses son:


- Llora a menudo y con mucha fuerza

- Rechaza el pecho, se pone nervioso o hace tomas muy cortas

- Da tirones al mamar

- Se suelta del pecho constantemente

- Está inquieto

- Se distrae con facilidad mientras mama

- Duerme peor

- Los pechos parecen más flácidos y blandos porque los vacía cada vez


Para superar con éxito esta crisis lo que debes hacer no es ofrecerle leche de fórmula, sino el pecho más a menudo para que la producción aumente (ya sabes, a más demanda, más producción). Pero no le fuerces si no quiere comer, simplemente ofrécelo más a menudo. No esperes a que llore para darle de comer, ante las primeras señales de hambre, ponle al pecho. Y, sobre todo, ten mucha paciencia ya que, como hemos dicho, esta situación pasará en unos días, por lo que debes esperar a que la producción se estabilice de nuevo y, mientras, permanecer tranquila y no ponerte nerviosa cuando tu bebé se quite del pecho, lo rechace o llore.

 

 


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

 

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×