• Buscar

Consejos para que el bebé duerma más de noche

Consejos para que el bebé duerma más de noche

Es normal que no hayas dormido bien desde que nació tu bebé, no eres la primera a la que esto le ocurre. Los bebés tienen que aprender a dormir bien y tú le puedes ayudar a hacerlo.

Publicidad

Índice

 

¿Cómo puedo conseguir que mi bebé duerma toda la noche?

Durante los primeros meses, es normal que el sueño se vea interrumpido por las alimentaciones a mitad de noche. Esto interrumpirá tanto el sueño de los padres como el de los bebés. Nunca es demasiado temprano para conseguir que tu bebé empiece a dormir bien, ten en cuenta los siguientes consejos:

- La mejor opción es que tu bebé duerma en tu habitación contigo, pero solo en  una cuna, moisés u otra estructura diseñada para bebés. Esta es una recomendación que se debe llevar a cabo al menos 6 meses, pero lo mejor sería extenderlo al año, ya que puede reducir el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita infantil.

Ten en cuenta que las camas de los adultos no son seguras para los bebés, no están diseñadas para ellos. El bebé puede quedar atrapado y sofocarse en el espacio entre el colchón y la pared, el espacio entre el colchón y la estructura de la cama, etc. También pueden llegar a sofocarse si uno de los padres mientras duerme se mueve y cubre la nariz y la boca del niño.

- Sigue una rutina consciente y que tranquilice al bebé a la hora de acostarle. Piensa que la sobreestimulación por la noche puede llegar a dificultar que tu bebé se calme a la hora de dormir. Prueba con un baño, abrazos, cantar, escuchar música tranquila o leer, con un punto final definido con claridad cuando salgas de la habitación. Lo mejor es comenzar con estas actividades antes de que tu bebé esté demasiado cansado, en una habitación tranquila y con la iluminación tenue para que sepa que es de noche.

- Lleva al bebé a la cama cuando esté soñoliento, pero despierto. Esto ayuda a que tu bebé relacione la cama con el proceso de quedarse dormido. Recuerda acostar el bebé boca arriba y no dejar en la cuna mantas u otros objetos blandos.

- Da tiempo a tu bebé para que se tranquilice. Es normal que tu bebé tenga berrinches o que llore antes de encontrar una posición cómoda y quedarse dormido. Si tu bebé no deja de llorar, acércate y comprueba que está bien, dile algo para que se tranquilice y sal de la habitación. Puede que tu bebé solo necesite saber que estás ahí para quedarse dormido tranquilo.

- Considera darle un chupete. Esto es una consideración que se tiene que tener en cuenta sobre todo si tu bebé tiene problemas para tranquilizarse. Es posible que el chupete sea suficiente para hacerlo. Además, hay investigaciones que realizan el uso del chupete durante el sueño con un menor riesgo de síndrome de muerte súbita infantil.

- Dale cuidados nocturnos de manera tranquila. Cuando tengas que atender o alimentar a tu bebé durante la noche, utiliza luces tenues, voz suave y movimientos suaves (sin brusquedades). Esto le dirá a tu bebé que es momento de dormir, no de jugar.

- Respeta las preferencias de tu bebé. Si tu bebé es noctámbulo o madrugador, es posible que quieras ajustar las rutinas y los horarios sobre la base de estos patrones naturales.

- Apaga el televisor, esto puede hacer que los bebés se pongan más activos.

- Aliméntalo antes de acostarle. Dale el pecho o el biberón antes de que tenga hambre y antes de dormir para evitar que llore y se despeje. Además, alimentarse lo relaja.


¿Por qué mi bebé se despierta por las noches?

- Lactancia a demanda: la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva a demanda hasta los 6 meses. Esto hace que el bebé pida de comer con frecuencia, además, la frecuencia es mayor cuanto menor sea el bebé.

- Pañal sucio: el bebé suele llorar todas las veces que se nota mojado y, por ello, se despierta por la noche. Es importante que le cambies el pañal si llora y protesta, tenerlo mojado debe ser muy incómodo.

- Llanto provocado por la separación: esto ocurre sobre todo a los 6 meses y a los 2 años. Suele aparecer cuando el niño no ve a la madre o empieza a quedarse con otras personas que no son ella. El bebé necesita saber que sus padres están ahí durante esos momentos de angustia para tranquilizarse. El objetivo es hacerle entender que no hay nada que temer, que, aunque su mamá no esté delante, va a estar ahí cuando la necesite.

- Malas costumbres: si está acostumbrado a que los padres le entretengan y calmen cuando llora y protesta, podría asumir esta situación como normal. El bebé debe comprender que hay unas horas para jugar y otras para dormir. Por las noches puedes darle de comer, consolarle o cambiarle el pañal, pero no jugar con él.

- Enfermedad, dolor o molestias: los bebés (al igual que los adultos), cuando están enfermos o tienen fiebre, se pueden despertar debido a los síntomas o el malestar. Habrá que procurar que el bebé esté lo mejor posible.

Otra posible causa de malestar son los cólicos del lactante (normalmente entre los 2 y 3 meses).

- Periodos de sueño prolongados durante el día: normalmente los bebés se duermen después de las tomas. Poco a poco el bebé se irá acostumbrando a dormir menos durante el día y dormir más horas seguidas de noche.

Lo importante es que el bebé llegue a distinguir las horas del día de las de la noche. Por lo que lo mejor es que le dejes dormir, pero no en silencio total ni en penumbra o con persianas bajadas.


¿Cuándo empiezan los bebés a dormir toda la noche?

Los recién nacidos duermen una media de 16 horas al día, pero normalmente suelen hacerlo en trechos de unas pocas horas por vez. Al principio, el patrón de sueño puede ser variable, se irá regularizando a medida que el bebé madure y pueda pasar más tiempo entre comidas.

Hacia los 3 o 4 meses, muchos bebés duermen por lo menos 5 horas seguidas y, en algún momento durante el año de vida, comenzará a dormir unas 10 horas por la noche.
 

 


Fuentes:

AEP

Fecha de actualización: 19-10-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×