Pautas de alimentación infantil

Pautas de alimentación infantil
comparte

Una alimentación saludable desde el nacimiento es esencial para asegurar el correcto desarrollo y crecimiento del niño tanto física como mentalmente. Así, una dieta variada y equilibrada potencia el desarrollo de los órganos y tejidos, pero también de las funciones cognitivas. Y, además, puede evitar el desarrollo de enfermedades crónicas y graves al crecer como obesidad, diabetes o cáncer. Por eso, es fundamental que sepas cómo debe ser la alimentación de tu hijo desde el primer día.

Lactancia materna hasta los 6 meses


Está demostrado que la lactancia materna es el mejor alimento para los bebés desde que nacen hasta que cumplen 6 meses, por lo que debes ofrecer a tu bebé leche materna de manera exclusiva hasta que tenga esta edad, y luego seguir con ella todo el tiempo posible. Además, la lactancia se debe ofrecer a demanda, es decir, sin seguir horarios estrictos, sino cuando el niño tenga hambre, dejando él que regule su apetito y la cantidad que come.


Y es que la lactancia materna, entre otros muchos beneficios, mejora el sistema inmunológico del niño, evitando que enferme, lo protege frente a la obesidad y mejora su inteligencia.


Si, por lo que sea, no puedes darle el pecho a tu hijo y le das biberón, recuerda ofrecérselo también a demanda.


Introducción gradual de la alimentación complementaria


A partir de los 6 meses el niño tiene la capacidad de comer otras cosas diferentes de la leche y, de hecho, es conveniente empezar a esta edad porque la leche sola no le aporta todos los nutrientes que necesita, por lo que debes empezar a ofrecerle otros alimentos.

No te puedes perder ...

Escoger escuela infantil, una decisión de futuro

Escoger escuela infantil, una decisión de futuro

La educación de los primeros años –especialmente de 0 a 3- cumple un papel crucial en la estimulación y guía del desarrollo de las potencialidades del niño. Es esta etapa cuando se asientan las bases para futuros aprendizajes. Por este motivo, elegir una buena escuela de educación infantil supone una decisión fundamental para tu hijo. Pero, ¿cómo acertar?, ¿qué criterios seguir?


Exceptuando alimentos peligrosos o poco aconsejados a esta edad (como la miel, la leche de vaca, los frutos secos enteros, etc.), desde los 6 meses puedes ofrecerle cualquier alimento a tu hijo, aunque lo habitual es empezar por aquellos más digestibles y fáciles de ofrecer como frutas, cereales, verduras, carnes blancas, etc. Ya no se siguen las pautas de administración por meses que se indicaban antes, por lo que puedes darle también pescado, cereales con o sin gluten, huevo… Lo único que se aconseja es dejar que pasen unos 3 días entre la introducción de un alimento y otro para comprobar que el niño no sufre alegría o intolerancia a alguno de ellos, teniendo sobre todo cuidado con los más alérgicos como el huevo o el pescado.


En cuanto a la forma de ofrecérselos, puedes hacerlo tanto en purés o papillas, es decir, triturados, como en trocitos. Si optas por la primera forma, deberás cocer primero los alimentos como las verduras o la carne y mezclarlos todos juntos en un puré para dárselo al pequeño con papilla. Si optas por el segundo modo, también conocido como Baby Led Weaning, debes elegir alimentos blanditos, fáciles de agarrar por el pequeño, y nunca dejarle solo mientras come. Por ejemplo, puedes darle pera, plátano, macarrones cocidos, brócoli cocido, etc.


Dieta variada y equilibrada


Es importante que el niño se acostumbre a comer de todo desde el principio y que no permitas que rechace algún grupo de alimentos. Por ejemplo, no hay problema si no come judías verdes, pero sí si no prueba las verduras.


Una dieta sana debe ser variada y equilibrada, potenciando el consumo de los alimentos más sanos y reduciendo el de aquellos que no lo son tanto. La dieta debe contar con cinco raciones de fruta y verdura diarias, una ración de carne o pescado al día, legumbres tres veces por semana, huevo dos o tres veces por semana, cereales o patatas a diario, y bollos, fritos y grasas saturadas solo de vez en cuando.


Opta siempre por comida cocinada en casa con productos frescos y de temporada y evita los precocinados. Es mucho más sencillo y rápido hacer una comida sana de lo que crees. Una ensalada, unas verduras a la plancha o un pescado al horno se cocinan en poco tiempo y favorecen la salud de tu hijo.


Aunque es cierto que son los padres los que deben decidir cómo es la alimentación familiar, puedes dejarle elegir entre varias opciones sanas para que se sienta involucrado y sea más propenso a comérselo todo sin rechistar. También puedes involucrarle llevándole a comprar contigo o dejando que te ayude a preparar la comida.


Para que sea más sencillo que coma de todo, debes guiarle con el ejemplo y comer tú de todo. Además, puedes explicarle cómo debe ser una dieta sana y por qué es importante alimentarse correctamente.


Como decíamos, la bollería, la comida rápida, los refrescos o los ultraprocesados debes dejarlos para ocasiones especiales, no dejes que formen parte de su dieta diaria ya que este tipo de alimentos son muy perjudícales y aumentan la posibilidad de que el niño desarrollo obesidad, colesterol alto, diabetes, cáncer de estómago o colon, etc.


Por último, procura que la hora de la comida sea un momento de unión familiar sentándoos todos juntos a comer sin la televisión de fondo. Aprovechad para contaros cómo os ha ido el día y estrechar lazos familiares mientras saboreáis una fantástica y sana comida.

 

 


Te puede interesar:
La cantidad de leche para un bebé de 4 meses debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.


Fuentes:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

González, Carlos (2012), Mi niño no me come, Ed. Temas de hoy.

Fecha de actualización: 31-01-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>