El bebé ya no quiere tomar papillas

El bebé ya no quiere tomar papillas
comparte

A los 6 meses se inicia la alimentación complementaria, es decir, se empiezan a introducir alimentos diferente en la dieta del bebé a la leche materna o de fórmula, su único alimento hasta este momento. Como la mayoría de los bebés aún no tiene dientes y apenas sabe masticar y tragar, se suelen introducir en forma de papillas o purés. Sin embargo, puede llegar un momento que tu hijo ya no quiera tomar más papillas… ¿qué hacer?

Durante los primeros 6 meses de vida los bebés solo pueden alimentarse de leche, preferiblemente materna, o de inicio. Su estómago no es capaz de digerir ningún otro alimento ni de masticar, por lo que solo ingieren estos líquidos.


Sin embargo, cumplidos los 6 meses los bebés ya son capaces de permanecer sentados, agarrar objetos, su aparato digestivo ha madurado y empiezan a tener dientes, por lo que pueden tolerar otros alimentos diferentes. Y, de hecho, es el momento recomendado por los pediatras para ir dándole otros alimentos, puesto que la leche materna sola no le aporta todos los nutrientes que necesita a partir de esta edad.


Por eso, el pediatra te dirá que empieces a ofrecerle alimento como cereales con y sin gluten, verduras, carne, pescado, frutas, etc. La introducción de estos alimentos debe ser gradual y dejar pasar entre 3 y 4 días entre uno y otro para comprobar que no sufre reacciones alérgicas a ninguno de ellos.


La manera más habitual de introducir estos alimentos es mediante papillas o purés, es decir, triturándolos para hacer una mezcla fácil de tragar. Y es que la mayoría de los bebés no tiene dientes, por lo que no puede masticar, y apenas si sabe chupar y deshacer los alimentos, por lo que resulta más sencillo y rápido ofrecérselos triturados. Además, en la mayoría de las guarderías no ofrecen el Baby Led Weaning, que se basa en dar trocitos desde el principio al bebé en lugar de solo purés, por lo que, si llevas a tu hijo a la guarde, no queda más remedio, al menos para las tomas de allí.

No te puedes perder ...

¿En qué piensa un bebé?

¿En qué piensa un bebé?

Hasta que los niños son capaces de hablar correctamente y expresar de esa forma sus pensamientos, sentimientos y emociones, todos los padres se preguntan en qué pensarán sus bebés cuando están absortos, cuando miran fijamente algo, cuando sonríen sin motivo aparente…


Por eso, lo más frecuente es que el bebé comience a tomar papillas de frutas y cereales con leche, purés de verduras y carne, o de verduras y pescado, purés de legumbres, etc. Y este tipo de alimentación se suele mantener como exclusiva hasta los 11-12 meses, momento en el que se recomienda ir triturando cada vez menos las papillas y ofreciendo al bebé trocitos blandos de comida que pueda ir masticando y tragando, como pera, plátano, zanahoria o brócoli cocido, pan, galletas, etc.


Sin embargo, es posible que tu hijo tenga menos de esta edad y se niegue a seguir comiendo papillas, o que no le hayas empezado a dar trocitos por miedo, tenga casi 2 años y no quiera seguir con las papillas, algo totalmente normal para su edad. ¿Qué hacer en estos casos?


1- Si tiene menos de 12 meses, apenas sabe masticar y no quiere tomar purés ni papillas, no debes agobiarte porque coma menos cantidad en trocitos que en las papillas, ya que su alimentación a esta edad sigue basándose en la leche materna o de fórmula. Por lo tanto, empieza a ofrecerle los mismos alimentos, pero en trocitos. Al principio es posible que le cueste un poco comerlos, y seguro que tardará mucho tiempo, pero pronto comerá más cantidad y más rápido, es cuestión de práctica y entrenamiento. Ofrécele de primeras trocitos de comida blandos o cocidos que no sean peligrosos y evita aquellos más duros que pueden causar atragantamiento (como frutos secos, manzana, zanahoria cruda, etc.). Buenas opciones son la pera, el plátano, el brócoli o la patata cocidos, el pollo asado, los macarrones, la tortilla francesa, etc. A medida que sus dientes crezcan y aprenda a masticar y tragar bien, podrás ir añadiendo diversos platos, hasta que coma lo mismo que vosotros.


2- Si tiene más de 12 meses y compruebas que sabe masticar bien, no te preocupes ni le des más vueltas al tema y, simplemente, cambia su alimentación. Si ya no quiere más papillas, deja de dárselas y ofrécele esos mismos alimentos en trocitos pequeños que pueda ir cogiendo con la mano o los cubiertos y masticando él solo.


No obstante, aunque dejes de ofrecer papillas o purés a diario si se ha cansado de ellos, eso no significa que no puedas dárselos nunca más, ya que tanto las sopas como los purés o las cremas son platos habituales en la dieta mediterránea y muy sanos, por lo que debes seguir ofreciéndoselos cuando los toméis vosotros. Lo más seguro es que los acepte sin problemas una vez no sea su único alimento, ya que suelen ser platos muy bien aceptados por los niños, además de muy sanos y nutritivos.


Por último, una vez que comiences con la alimentación complementaria debes tener claros unos cuantos principios para que la dieta de tu hijo sea sana:


1- Prioriza los alimentos frescos y de temporada como verduras, frutas, hortalizas, carnes, pescados, huevos, etc.


2- Evita los alimentos ultraprocesados y aquellos ricos en grasas saturadas y azúcares. Este tipo de alimentos deben tomarse solo de manera ocasional.


3- Para que tu hijo tenga todos los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo debe contar con una dieta variada que incluya alimentos con calcio, hierro, yodo, vitamina A, vitaminas del grupo B, vitamina C, vitamina D, vitamina K y vitamina E.


4- Las proteínas, tanto de origen animal como vegetal, son imprescindibles, pero no deben suponer más del 15% de su dieta diaria.


5- Los hidratos de carbono proporcionan la energía necesaria, pero debemos ofrecer a los niños sobre todo hidratos de carbono complejos como trigo, arroz, centeno, maíz o patata.

 

 


Te puede interesar:
La detección de niños con altas capacidades de manera precoz permite tomar las medidas precisas en el entorno del menor para que éstos puedan alcanzar todo su potencial.


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Parellada, Ada (2007), ¡Es fácil que coman de todo!, Barcelona, Sigma.

Fecha de actualización: 20-12-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>