¿A qué edad empiezan con las papillas los bebés?

¿A qué edad empiezan con las papillas los bebés?
comparte

Lo normal es que los bebés se alimenten del pecho materno hasta los 6 meses, por lo que no será hasta esta edad cuando empiecen a tomar papillas, que pueden ser de cereales o de frutas.

Todos los expertos lo tienen claro: la mejor alimentación para los menores de 6 meses es la leche materna, por lo que se debe favorecer la alimentación exclusiva con leche materna hasta esta edad. Y es que la leche de la madre aporta todos los nutrientes necesarios para que el bebé crezca y se desarrolle con salud, además de aportarle factores de crecimiento o sustancias que fortalecen su sistema inmunológico.


Pero a partir de los 6 meses la leche materna es insuficiente para cubrir las necesidades nutricionales del pequeño, lo que no significa que haya que dejar de darle leche, sino que habrá que completar su alimentación con otros productos, como las papillas.


Las papillas son muy fáciles de ingerir para estos pequeños que aún no tienen dientes y apenas saben tragar, por lo que suele ser la primera forma de alimentación diferente a la leche que se les ofrece.


Hasta ahora, se recomendaba empezar por las papillas de cereales sin gluten preparadas para bebé a base de cereales sin gluten (arroz, maíz, tapioca) dextrinados o hidrolizados. Este proceso sirve para romper las cadenas de almidón de los cereales en trozos más pequeños y fáciles de digerir ya que las moléculas de almidón son demasiado grandes para los bebés.


En las papillas de cereales es muy importante el grado de dextrinación ya que, si es muy bajo, la papilla será muy espesa y difícil de digerir; y si es muy elevado, serán muy líquidas y no aportarán todos los nutrientes necesarios. Por eso, debes elegir papillas de cereales dextrinados instantáneas adecuados a la edad de tu bebé.


Estas papillas se elaboran con leche de fórmula o materna y puedes echar más o menos cazos según quieras que quede más o menos espesa.


Esto era lo normal hasta hace unos años, introducir primero los cereales sin gluten para evitar en el bebé el desarrollo de intolerancia a esta proteína. Pero se ha descubierto que el hecho de introducir primero los cereales sin gluten no evita que este problema aparezca, por lo que la recomendación actual es introducir primero unos u otros indistintamente, pero los cereales con gluten (trigo, avena, cebada, centeno…) nunca antes de los 4 meses ni después de los 7.


Por lo tanto, si tu bebé ya tiene 6 meses puedes darle papillas de cereales con o sin gluten, como prefieras, pero no introduzcas alimentos nuevos muy seguidos para poder observar si alguno le produce alguna intolerancia o alergia.


Además de cereales, estas papillas ya preparadas para bebés pueden contener otros ingredientes como frutas, galletas, cacao, yogur, miel… Asegúrate de que son aptas para tu hijo ya que algunas no se recomiendan antes de los 12 meses, como aquellas que tienen chocolate o miel, por ejemplo.


Por otra parte, suelen estar enriquecidas con vitaminas y minerales, lo que ayuda a cubrir las necesidades del bebé de todos los nutrientes que necesita, especialmente el hierro, cuyo déficit es habitual en estos meses.


Además de las papillas con cereales, a partir de los 6 meses también puedes ofrecer a tu bebé papillas de frutas, muy sanas ya que aportan gran cantidad de vitaminas, minerales, agua y fibra, evitando el estreñimiento, común en bebés de estas edades. Empieza por las frutas más fáciles de digerir y menos alergénicas como la manzana, la naranja, la pera o el plátano. Normalmente se prepara el puré para la hora de la merienda en una cantidad de entre 100 y 150 gramos. Recuerda que no debes añadir ni azúcar ni miel a la papilla de frutas. Evita frutas alergénicas hasta los 12 meses, como las fresas, el melocotón, etc.


¿Cómo darle sus primeras papillas?


Hay bebés encantados con dejar de tomar solo pecho o biberón y empezar a comer papillas, por lo que abren la boca con ganas y no cuesta nada darle estas primeras papillas de cereales o frutas.


Sin embargo, para otros puede ser más complicado, por lo que deberás armarte de paciencia y seguir una serie de consejos:


1- Elige una hora en la que el bebé esté activo, despierto y con ganas de comer, pero no mucha hambre, o no querrá probar cosas nuevas. La merienda suele ser una buena opción.


2- Compra una cucharita adaptada y blandita para no dañar sus encías. Además, si es de colores llamará su atención.


3- Deja que coja él la cuchara, la chupe, intente coger la papilla… es importante dejarle experimentar y probar por su cuenta.


4- Cuando abra la boca, sonríele y anímale. Si no quiere comer, nunca le fuerces. Déjalo pasar y prueba en otro momento u otro día.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×