¿Cuándo empezar con los cereales para el bebé?

¿Cuándo empezar con los cereales para el bebé?
comparte

Durante los primeros 6 meses el bebé solo necesita tomar la leche materna, o la leche artificial en los casos en que no se pueda dar el pecho, por lo que la introducción de cereales no se hará hasta los 6 meses.

Hace unos años, la introducción de la alimentación complementaria se iniciaba en torno a los 4-5 meses con los cereales sin gluten y las frutas. Sin embargo, desde hace unos años esta práctica se ha alargado y no se inicia hasta los 6 meses ya que durante el primer medio año de vida el bebé debe alimentarse, preferiblemente, con leche materna ya que durante este tiempo la leche cubre todas las necesidades nutricionales del pequeño y es el mejor alimento posible para asegurar su desarrollo y crecimiento.


No obstante, aunque ya no se aconseje empezar con la alimentación complementaria antes de los 6 meses, no te preocupes si has hecho caso a tu madre y le has dado con 5 meses cereales sin gluten o fruta ya que no va a causarle ningún daño.


A partir de los 6 meses el bebé ya está preparado para comer alimentos diferentes a la leche. Por una parte, ha desaparecido el reflejo de extrusión que le hacía escupir aquellos alimentos semisólidos que se colocaban en la parte anterior de su boca. Además, su sistema digestivo ha madurado y tolera otros alimentos y, por último, los necesita ya que la leche sola ya no sirve para cubrir las necesidades de todos los nutrientes, especialmente hierro.

No te puedes perder ...


Por eso, a partir de esta edad hay que empezar a dar otros alimentos al bebé, aunque la forma de hacerlo y los alimentos que se introduzcan antes dependen del país y la cultura. En Inglaterra, por ejemplo, se empieza por las verduras. Pero en España, lo normal es comenzar por los cereales sin gluten ya que son menos alergénicos.


Los cereales son excelente fuente de proteínas, hidratos de carbono, hierro, calcio, fósforo, magnesio, vitamina E y, sobre todo, vitaminas del grupo B. Son esenciales para combatir la anemia ferropénica, muy común en lactantes menores de 2 años, especialmente aquellos enriquecidos con hierro.


Se recomienda empezar por los cereales sin gluten, como el maíz o el arroz, ya que se pensaban que si se introducían antes los cereales con gluten se podía favorecer el desarrollo de la enfermedad celiaca. Pero recientes investigaciones han puesto de manifiesto que retrasar la introducción del gluten no ayuda a reducir el número de personas celiacas, por lo que actualmente la Asociación Española de Pediatría aconseja no introducir los cereales con gluten antes de los 4 meses ni más tarde de los 7 meses y hacerlo de forma progresiva. Por lo tanto, si tu hijo ya tiene 6 meses, puedes darle tanto cereales con gluten como sin gluten. Eso sí, debes seguir siempre la regla de dejar pasar unos días entre la introducción de un alimento nuevo y otro para comprobar si el niño sufre alguna intolerancia o alergia.


En cuanto a la forma de introducirlos, lo tradicional es hacerlo mediante cereales dextrinados preparados para bebés, que siguen procesos de elaboración que los hacen más digestivos, además de aportarle las vitaminas, minerales e hidratos de carbono necesarios. Estos cereales se disuelven en la leche y se pueden dar con biberón o en papilla con cuchara, según la cantidad de cereales que se echen y lo que espese la mezcla. También pueden mezclarse con leche materna, no hace falta que sea con leche de fórmula. Esta forma es ideal para bebés que todavía no son capaces de masticar o tragar.


Pero si quieres hacer Baby Led Weaning puedes comenzar con galletas o trozos de pan para que el niño empiece a chuparlos y saborearlos. También puedes ofrecerle macarrones cocidos, arroz u otros cereales seguros y blanditos que el niño pueda comer.

Recuerda darle cereales integrales, aportan más hierro y fibra, esenciales en esta etapa de crecimiento para evitar problemas como la anemia o el estreñimiento.


Por otra parte, los cereales considerados más sanos son aquellos que menos cambios han sufrido en los últimos siglos, como arroz, sarraceno, quinoa (que en realidad es un pseudocereal), mijo o avena.


Te puede interesar:
Muchos padres se preguntan "¿cómo calcular la altura de mi hijo?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico tales como radiografías, análisis de hormonas, etc.


Fecha de actualización: 03-05-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>