×
  • Buscar
Publicidad

Cuándo empezar con los cereales

Cuándo empezar con los cereales

Llegará un momento en el que la leche no será suficiente para garantizar el correcto desarrollo del bebé. Además deberá empezar a probar otros alimentos para, poco a poco, empezar a comer como el resto de la familia.

Publicidad

Indice

Los 6 meses es la edad que ponen los pediatras para comenzar a ofrecerle alimentos sólidos. Aunque si el niño está tomando fórmula artificial, quizás opte por recomendarlo antes. También hay algunos niños que están preparados antes, por lo que podrían empezar a tomar alimentos distintos de la leche aunque no hayan cumplido los 6 meses. Pero nunca antes de los cuatro.

 

Los primeros sólidos

Habitualmente los cereales es la primera comida sólida que se ofrece. Aunque, a excepción de algunos alimentos no aconsejados hasta el primer año, no tiene por qué seguirse un orden de introducción de sólidos. Quizás los cereales es lo más sencillo de probar para el lactante. Existen en el mercado, preparados elaborados con harinas procedentes de granos de cereales (maíz, arroz, trigo, avena, etc.) y enriquecidos con vitaminas, minerales y otros nutrientes, que pueden disolverse fácilmente en la leche materna o en la artificial, y preparar papillas o biberones.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Al principio deberás tomártelo como una degustación. Seguramente el niño no quiera probar más de una cucharada. Si es así no le fuerces ni le prives de la leche para que coma cereales. Por ahora la leche debe seguir siendo su principal fuente de nutrición y no debe sustituirse por otra cosa. Igualmente conviene darle de comer en pequeñas cantidades para observar posibles alergias. Al día siguiente inténtalo de nuevo. Verás como a medida que pase el tiempo comerá cada vez más.

De hecho, si lo prefieres, puedes saltarte la etapa de las papillas y ofrecerle directamente cereales en la forma en la que los comemos los adultos (pasta, copos de cereales, arroz, etc.). Para ello debes asegurarte de que el niño ha perdido el reflejo de extrusión, que a pesar de no tener dientes ya mordisquea, que es capaz de coger pequeñas cosas con los dedos, que se sienta solo sin ayuda, que muestra interés por la comida de los demás, etc. Eso sí, no le pierdas de vista, porque al principio puede atragantarse. De esta forma, el niño se irá familiarizando con los nuevos alimentos, sus texturas y sus sabores de forma natural, es decir sin que nadie le introduzca en la boca una cuchara o un biberón. Él decidirá la cantidad que quiere tomar y según sus necesidades irá comiendo y pidiendo más.

 

El gluten ¿cuándo?

Según la Asociación Española de Pediatría los primeros cereales que deben añadirse al menú del bebé son los que no contienen gluten, ya que su administración precoz, según se cree, puede desencadenar intolerancias o alergias.

A partir de los 7 meses y no más tarde de los 8, también para evitar intolerancias, se aconseja comenzar a incluir el gluten siempre en pequeñas dosis, para ver y evitar las posibles reacciones alérgicas. Antes de prepararle papillas o agregar cereales en polvo al biberón, puedes darle un trozo de pan o un macarrón para que lo mordisquee.

Antes de los 7 meses. Sin gluten. Arroz, maíz

Después de los 7 meses. Gluten. Trigo, avena, centeno, cebada


Te puede interesar:

Cualquier dósis para el biberón del bebé es aproximada y no debe considerarse como la cantidad total que ha de tomar. En este sentido, la alimentación del bebé debe ser a demanda, lo que significa que es el propio bebé quién regulará la cantidad en función de sus necesidades.

Fecha de actualización: 09-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.