¿Cuándo se recomienda dar cereales al bebé?

¿Cuándo se recomienda dar cereales al bebé?
comparte

Los cereales son uno de los primeros alimentos diferentes de la leche materna que se ofrecen al bebé, aunque actualmente no se recomienda hacerlo hasta los 6 meses ya que, hasta esa edad, el mejor alimento para el pequeño, y el que se debe potenciar, es la leche materna.

En los últimos años han cambiado las recomendaciones de los pediatras, las asociaciones de pediatría e incluso la OMS (la Organización Mundial de la Salud, el mayor experto en estos temas) sobre la alimentación del bebé. Hasta hace unos años era normal comenzar con la introducción de alimentos diferentes de la leche, ya fuera materna o de fórmula, hacia los 4 meses ya que, a esta edad, el estómago del bebé ya puede tolerar algunos otros alimentos y, además, la mayoría de los bebés eran alimentados con leche de fórmula, por lo que era bueno incluir en su dieta desde esta edad algunas frutas o los cereales sin gluten en forma de papilla.


Sin embargo, desde hace unos años todos apuestan por potenciar y favorecer la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses puesto que se ha comprobado que es el mejor alimento posible hasta esta edad, aunque pueda tolerar otros. El bebé cubre sus necesidades con la leche materna, que además le aporta anticuerpos, factores de crecimiento y otras ventajas que no tiene ningún otro alimento. Pero desde los 6 meses la leche materna no es suficiente, por eso se empieza a dar al pequeño otros alimentos. Además, cada vez es más habitual ofrecer estos alimentos al bebé en forma de trocitos en lugar de triturados, algo que no puede hacerse antes de los 5 meses ya que no es hasta esta edad cuando desaparecer el reflejo de extrusión. Por eso, no se empieza a dar otros alimentos al bebé hasta los 6 meses, aunque si no toma leche materna y el pediatra lo ve necesario, se puede comenzar a los 5 meses.


Y uno de los primeros alimentos que se ofrecen al bebé a partir de esta edad son los cereales sin gluten, ya que se digieren bien y no causan reacciones alérgicas ni intolerancias. Además, los cereales son muy beneficiosos para el niño y le aportan proteínas, hidratos de carbono, hierro, magnesio, calcio, fósforo, vitaminas del grupo B y vitamina E, por lo que ayudan al crecimiento y desarrollo físico y mental del pequeño y evitan problemas como la anemia, muy habitual en niños desde los 6 meses, especialmente los integrales ya que aportan más nutrientes.


Existen dos tipos de cereales, aquellos que contienen un conjunto de proteínas llamadas gluten, y los que no. Entre los primeros encontramos el trigo, la avena, la cebada o el centeno, y entre los segundos el maíz o al arroz. Los alimentos con gluten son los causantes de la intolerancia que sufren algunas personas a este alimento y, para evitar el desarrollo de esta enfermedad, se solía introducir los alimentos con gluten más tarde. Sin embargo, los últimos estudios afirman que no sirve de nada retrasarlo tanto y que, las personas que vayan a desarrollar esta intolerancia lo harán igualmente. Por eso, actualmente se recomienda ofrecer al niño cereales sin gluten a los 6 meses y los cereales con gluten nunca antes de los 4 meses ni más tarde de los 12, por lo que puedes empezar a dárselos casi a la vez que los otros. Eso sí, recuerda dejar pasar al menos 3 días entre la introducción de un nuevo alimento y otro para comprobar si el bebé sufre alguna reacción o intolerancia a ese nuevo alimento.


¿Cómo introducir los cereales?


Existen diversas opciones para dar cereales a tu bebé, incluso puedes elegir varias o ir cambiando a medida que tu bebé crezca.


1- Mezclados con la leche en biberón. En el mercado existen muchas marcas de cereales dextrinados en polvo que siguen una serie de procesos que los hacen más digestivos, además de estar enriquecidos con minerales y vitaminas. Estos cereales en polvo pueden ser tanto con gluten como sin gluten y se pueden echar en el biberón de leche de fórmula o leche materna para dárselos al bebé mezclados con ella. Es una forma sencilla de ofrecer cereales ya que, al dárselos disueltos en la leche, no los rechazará.

 

2- En papilla. Si en vez de echar 2 o 3 cucharadas de cereales en polvo a la leche, echas más, puedes hacer una papilla espesa para darle los cereales con cuchara y que el bebé se acostumbre a comer esta textura y con cuchara en lugar de líquidos al biberón. Es una de las primeras papillas que se suelen dar al bebé y suele ser bien aceptada gracias a su sabor dulce, pero debes armarte de paciencia ya que también es posible que los primeros días le cueste comer con cuchara y lo rechace. No te preocupes, ya que su principal alimento seguirá siendo la leche materna.


3- En trocitos. Si quieres hacer Baby Led Weaning, o simplemente si no quieres ofrecer a tu bebé este tipo de cereales en polvo, puedes empezar a darle alimentos elaborados con cereales, como galletas, pan, pasta. Recuerda que debes darle trocitos blandos que pueda chupar y masticar solo y que nunca debes dejarle solo mientras come por si acaso se atraganta.


Elijas la opción que elijas, recuerda que los cereales integrales aportan más fibra y hierro y que hay cereales menos habituales, pero también muy sanos, como el sarraceno, el mijo o la avena. Y si compras productos elaborados, busca aquellos sin azúcares añadidos, sal ni conservantes o colorantes.


En cuanto a los cereales dextrinados, aunque en el envase ponga “sin azúcar” o “sin azúcares añadidos”, si son hidrolizados tendrán carbohidratos originalmente complejos o de cadena larga transformados en carbohidratos simples o de cadena corta, o lo que es lo mismo, azúcares. Así que busca productos que no contengan este tipo de azúcares y, a ser posible, que procedan de cultivos ecológicos.

 

 


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

González, Carlos (2012), Mi niño no me come, Ed. Temas de hoy.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×