¿Qué aportan los cereales para bebés?

¿Qué aportan los cereales para bebés?
comparte

Uno de los primeros alimentos que se ofrece al bebé con 6 meses, cuando comienza la alimentación complementaria, son los cereales. Los cereales son un tipo de plantas que incluyen cereales mayores como el trigo, el arroz, el maíz, la cebada, la avena y el centeno, y cereales menores como el sorgo, el mijo, el triticale, el alpiste, etc. Son un alimento muy completo y saludable que debe formar parte de la dieta del bebé… ¿quieres saber por qué?

Los cereales contienen hidratos de carbono complejos, como el almidón, que al ser metabolizados por el organismo liberan la energía que necesitamos para realizar todas nuestras actividades. Además, aportan vitaminas del grupo B, calcio, fósforo, hierro, potasio y zinc, fibra, proteínas y aportan pocas calorías, por lo que son un alimento muy completo y recomendable, especialmente los integrales ya que su aporte de nutrientes es mayor. Por eso, es habitual que, cuando comienza la alimentación complementaria, se empiece por los cereales sin gluten.


Durante los primeros meses el intestino del bebé es inmaduro, por lo que solo puede digerir leche materna o de fórmula. Sin embargo, a partir de los 4 meses el sistema digestivo del bebé ha madurado lo suficiente como para poder aceptar nuevos alimentos. Por eso, a partir de esta edad se pueden ofrecer otros alimentos al bebé, aunque se ha demostrado que hacerlo antes de los 6 meses no aporta ningún beneficio al pequeño, por eso se recomienda esperar a esta edad. Según la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas (ESPGHAN, por sus siglas en inglés), el rango de edad óptimo para iniciar la alimentación complementaria es entre los 6 y los 24 meses de edad, nunca antes de los 4 meses ni más tarde de los 6 meses. Además, los cereales con gluten no deben introducirse antes de los 4 meses de vida, aunque tampoco existen evidencias de que haya que postergarlos más allá de los 6 meses.

Nombres kazajos para bebés

Nombres kazajos para bebés

Los kazajos son un pueblo túrquico, una de las etnias constituyentes de Kazajistán, con un idioma y cultura propios de los que provienen los nombres para bebés kazajos que puedes encontrar aquí.


Los cereales sin gluten para bebés mezclados con la leche materna o de fórmula son fáciles de digerir, suaves y delicados y aportan una gran cantidad de nutrientes esenciales entre los que se encuentra el hierro, uno de los más necesarios desde los 6 meses ya que la leche materna no aporta las cantidades diarias mínimas necesarias. También son una buena fuente de fibra, que evita el estreñimiento, muy habitual en los bebés de esta edad.


En cuanto a los cereales con gluten, no se recomienda darlos hasta los 6 meses, pero tampoco más tarde de los 7 para reducir el riesgo de enfermedad celiaca, diabetes y alergia al trigo según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP).


Por lo tanto, es conveniente que empieces a darle cereales a tu bebé desde los 5 o los 6 meses según lo indique el pediatra para asegurar una dieta sana y equilibrada a tu pequeño. La variedad de sabores y texturas ayuda al niño a acostumbrarse a la nueva alimentación, a la vez que los cereales sin azúcares añadidos en el desayuno están relacionados con un menor índice de masa corporal (IMC) de cara al futuro, evitando así el desarrollo de la obesidad. Pero, como hemos visto, es importante que elijas cereales sin azúcares añadidos.


¿Qué cereales dar a mi bebé?


A la hora de incorporar los cereales puedes ofrecerle cereales dextrinados en forma de polvo para mezclar con la leche, o puedes darle arroz y productos elaborados con harinas refinadas o integrales (recuerda que estas últimas aportan más nutrientes) como pan, pasta, galletas, etc. Elijas la opción que elijas debes buscar productos elaborados de forma natural, sin azúcares añadidos, sal ni conservantes ni colorantes.


A la hora de leer las etiquetas de los productos infantiles debes tener en cuenta los nutrientes que contenga. Elige aquellos que contengan nutrientes de alta calidad como la fibra, el hierro o las vitaminas. Siempre que puedas, opta por productos naturales.


Es importante también conocer el porcentaje de azúcar que contienen los alimentos, especialmente los destinados a tus hijos. La OMS recomienda reducir la ingesta de azúcares libres para reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades como la obesidad o la caries.


Tienes que tener cuidado con los cereales dextrinados ya que muchos envases de alimentos infantiles, especialmente cereales, incluyen la indicación de “sin azúcar” o “sin azúcares añadidos”. Sin embargo, en los ingredientes podemos encontrar cereales dextrinados o hidrolizados. Es decir, carbohidratos originalmente complejos o de cadena larga transformados en carbohidratos simples o de cadena corta, o lo que es lo mismo, azúcares. Por lo tanto, si tiene cereales dextrinados, tendrá más azúcar que aquellos productos que no los contengan.


También debes fijarte en el origen de los cereales ya que los campos de cereales para bebé y para adulto no son iguales. Busca ingredientes que procedan de terrenos cultivados en óptimas condiciones climáticas y que protejan sus características. Desde el 1 de abril de 2020 todos los alimentos deberán indicar su procedencia, lo que permitirá identificar más fácilmente aquellos productos que, al necesitar condiciones de larga conservación, incluyen potenciadores del sabor- como los azúcares añadidos-, espesantes - como las grasas hidrogenadas-, o estabilizantes - como el aceite de palma-. Además, optar por productos de procedencia europea, lo más locales posible, favorece la conservación del medio ambiente al evitar los transportes desde largas distancias.

 

 


Fuente: Danone Early Life Nutrition

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×