¿A qué edad se puede beber leche de vaca?

¿A qué edad se puede beber leche de vaca?
comparte

La alimentación de un bebé es un factor muy importante para su correcto desarrollo, sobre todo en sus primeros años de vida. La leche de vaca es un alimento que está muy presente en nuestras vidas pero que, sin embargo, no se le debe ofrecer al bebé al menos hasta que haya cumplido un año de vida.

Hasta los 12 meses el mejor alimento para el bebé es, sin duda, la leche materna. No solo porque contiene todos los nutrientes y aportes que el bebé necesita, sino porque, además, su composición se va modificando con el paso del tiempo para acompañar a su desarrollo. Le da al bebé lo que necesita en el momento en que lo necesita.


Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos especializados recomiendan que la lactancia materna sea la forma de alimentación exclusiva durante los primeros seis meses de vida y, al menos hasta que el bebé cumpla un año, se mantenga esta dieta combinada con otros alimentos.


La leche de vaca no debe ser introducida en la alimentación del bebé al menos hasta que este tenga 12 meses de edad debido a varias razones, entre ellas:


- La leche de vaca no ofrece una cantidad suficiente de ciertos nutrientes. En especial, tiene un contenido en hierro bastante bajo, por lo que si los bebés toman leche de vaca como bebida habitual podrían llegar a sufrir anemia ferropénica.


- La leche de vaca puede provocar en los menores de 12 meses microsangrados a nivel intestinal, lo que aumentaría la anemia.


- Al bebé le cuesta trabajo digerir las proteínas y la grasa de la leche de vaca. La leche de vaca tiene tres veces más proteínas que la leche materna, lo que podría dañar los riñones del bebé, que no están preparados para asimilar esta cantidad y causar una sobrecarga renal. Por esta razón precisamente se modifica la leche de vaca, consiguiendo la leche de inicio y la leche de continuación, para que contenga una cantidad mucho menor de proteínas y se le puedan añadir otros nutrientes como el hierro.


- Otra de las razones por las que no se debe ofrecer leche de vaca antes de los 12 meses es por su factor alérgeno. Es la primera causa de alergia en los niños, pero solo el 15% de los niños que la padece siguen siendo alérgicos a los 6 años, por lo que no es recomendable ofrecerla hasta que el sistema digestivo del bebé ha madurado lo suficiente como para que no piense que es un alérgeno. Tampoco deben tomar antes de los 12 meses productos lácteos derivados de la leche de vaca que contengan proteínas lácteas, como por ejemplo yogures, pero también hay muchos productos que también pueden contener estas proteínas de leche, como el pan, fiambres, embutidos, golosinas o conservas.


Los síntomas de una reacción alérgica a la leche son:


- Dolor abdominal o cólicos.

- Náuseas y vómitos.

- Diarrea.

- Urticaria.

- Ronchas alrededor de la boca.


Generalmente las ronchas aparecen en los primeros minutos de la toma y, aunque es muy poco frecuente, también se pueden dar síntomas respiratorios como dificultad para respirar y disfonía.


Pero, además de alergia, también puede producirse una intolerancia a la lactosa. La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos. La intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa, por lo que la lactosa no se puede digerir. Este trastorno puede causar distensión abdominal y diarrea.


A partir de los 12 meses, el sistema digestivo del bebé ha madurado lo suficiente como para poder tomar la leche de vaca.


Aunque no se deba dar leche de vaca a los menores de 12 meses, no significa que sea obligatorio comenzar a introducirla a su dieta a esta edad, de hecho, hay quienes continúan con la lactancia materna. Además, hay padres que optan por darle leches de crecimiento o de fórmula tipo 3 hasta los 2 años ya que están enriquecidas con nutrientes extra, como omega 3, vitaminas y minerales.


No obstante, estas leches son más caras y no son necesarias siempre que el niño siga una dieta sana y variada rica en frutas, verduras, pescados, legumbres y demás alimentos sanos.


A partir de los 12 meses, la leche de vaca que puede ofrecerse al niño es la leche entera, porque este tipo de leche facilita la absorción de las vitaminas liposolubles A, D, E y K, y además contiene la grasa necesaria para el desarrollo del niño. Después de los 2 años, los niños pueden tomar leche baja en grasa o incluso semidesnatada, aunque la mejor opción es la entera siempre que no haya un problema de sobrepeso.


Si resultase posible, es recomendable alargar un poco en el tiempo la leche de continuación o la de inicio, hasta los 15 o los 18 meses y, a partir de ese momento, empezar a sustituir la fórmula por leche de vaca. Esta recomendación se debe a que los niños suelen tomar más proteínas de las que necesitan, las leches de continuación tienen una tercera parte menos de proteínas que las de vaca, por lo que se les ofrece una concentración menor y así se les da más tiempo a los riñones de los niños a que acaben de madurar y puedan funcionar correctamente. En cuanto a la cantidad de leche que hay que ofrecerle, con esta edad está en torno a 500 ml al día. 

 

 


Fuentes

- La leche de vaca y los niños. Por MedinePlus. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001973.htm

- ¿Hasta qué edad es adecuado alimentar al bebé solo con leche materna?. Por la Organización Mundial de la Salud. https://www.who.int/features/qa/21/es/

Redacción: Cristina Rodríguez

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×