¿Qué puede comer un niño de 12 meses?

¿Qué puede comer un niño de 12 meses?
comparte

¡Tu bebé ya tiene 1 año! A partir de este momento se levantan muchas restricciones en lo que respecta a alimentos como la leche de vaca, algunas frutas o verduras de hoja verde, por lo que tu hijo podrá seguir una alimentación más parecida a la vuestra.

¿Qué alimentos se pueden comer desde los 12 meses?


Aunque no es estrictamente obligatorio que se los des a partir de esta edad, debes tener en mente alimentos que ya puede consumir una vez cumplido el año. Igualmente, si le has dado alguno de ellos en los 15 días previos a su cumpleaños tampoco pasa nada ni va a causarle ningún daño. Eso sí, sigue cumpliendo la regla de dejar pasar unos cuantos días entre la introducción de un alimento y otro por si le produce alguna alergia, especialmente si hablamos de la leche de vaca ya que la alergia a las proteínas de la leche de vaca es una de las más habituales en España. Si se diera el caso, deberás evitar alimentos con esta proteína el resto de la vida de tu bebé.


Otros alimentos que puedes empezar a darle desde los 12 meses son los frutos rojos, como las fresas; las frutas de verano, como los melocotones; frutas tropicales como el kiwi o la piña; verduras de hoja verde, como acelgas o espinacas, una vez por semana (no se recomienda más por su alto contenido en nitratos, que puede ser malo para el bebé); miel; chocolate; o alimentos más raros como el kéfir.

No te puedes perder ...

Para otros, como el pescado azul, deberás esperar hasta los 18 meses.


Consejos para una alimentación sana


Desde esta edad es importante que establezcas unos hábitos alimenticios saludables ya que tu hijo está aprendiendo a comer y más importante que lo que coma en estos meses, es lo que aprenda sobre lo que se debe comer.


Por eso, es importante que sigas una serie de consejos:


1- Puedes continuar con la lactancia materna sin problema, solo combínala con los nuevos alimentos.


2- El bebé debe hacer 5 comidas al día, y tan importante es el desayuno como la comida, solo que en cada una el aporte de calorías será diferente.


3- Su dieta debe ser sana y variada, incluyendo alimentos de todos los grupos en las cantidades diarias recomendadas: frutas y verduras 5 veces al día, lácteos 500 ml, cereales 2 raciones, etc.


4- Una dieta saludable debe cubrir las siguientes necesidades nutricionales:


Calorías: 1.200 a 1.300 kcal/día

Proteínas: 25 a 30 g/día

Hidratos de carbono: 100 a 160 g/día

Grasas: 35 a 45 g/día


5- Si no has hecho baby led weaning, tienes que empezar a darle alimentos en trocitos para que aprenda a masticar y tragar. Hazlo de manera gradual y con paciencia, empezando por alimentos más fáciles de comer como pavo cocido, tortilla francesa, macarrones, etc.


6- Es importante que el bebé coma a la mesa con vosotros, sin televisión de fondo ni otra distracción, y que le transmitáis buenos hábitos de alimentación.


7- La dieta del bebé debe contener alimentos de todos los grupos alimenticios. Si el pescado o la verdura le cuesta, prueba a cocinarla de otra forma, mezclarla con platos que sí le gusten, presentarlos de forma atractiva o divertida o probar con alimentos diferentes. No hace falta que coma todas las verduras que existen, pero sí la gran mayoría.


8- La bollería industrial, los alimentos procesados o la comida basura debe dejarse solo para los días especiales. Acostúmbrale desde pequeño a llevar una dieta sana y no abusar de este tipo de alimentos.


9- Controla las cantidades que come el niño. No debes darle más de lo que necesita ni raciones de adulto, pero tampoco le dejes con hambre ya que hay niños que consumen más energía y necesitan más nutrientes.


10- Nunca le obligues a comer ni le fuerces. La comida no debe ser un premio ni un castigo ni un momento de tensión, sino un momento agradable en familia en el que disfrutar de los alimentos cocinados.


11- Durante esta época también se produce un cambio estratégico en su alimentación y se pasa de un plato único a una comida compuesta por un primer plato (verduras, patatas, sopa, purés), un segundo plato (carne, pescado, huevo, todo ello acompañado de una guarnición) y finalmente un postre.


12- Aprovecha el desayuno, el almuerzo y la merienda para completar la ingesta diaria de nutrientes con alimentos ricos en vitaminas y minerales como los lácteos, la fruta o los cereales.


Te puede interesar:
La detección de niños con altas capacidades de manera precoz permite tomar las medidas precisas en el entorno del menor para que éstos puedan alcanzar todo su potencial.


Fecha de actualización: 04-06-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>