• Buscar
Publicidad

Cómo cuidar a un bebé de 12 meses

Cómo cuidar a un bebé de 12 meses

¡Tu pequeño ya tiene un año! 12 meses que han pasado volando y en los que el bebé ha pasado de ser un recién nacido pequeño que apenas podía moverse, a un inquieto aventurero que gatea o anda por toda la casa, descubriendo cada día nuevas posibilidades. Disfruta cada día con tu niño y aprende cómo cuidarle bien en esta nueva etapa.

Publicidad

Indice

 

El desarrollo del bebé de 12 meses

El primer cambio obvio en estos 12 meses del bebé es el físico ya que ahora pesa tres veces más que al nacer (unos 10 kilos) y mide en torno a los 76 cm, habiendo crecido unos 25 cm en este primer año.

También su movilidad ha avanzando muchísimo ya que con 12 meses la mayoría de los bebés gatea perfectamente y camina cogido de la mano o agarrado a las paredes, incluso muchos bebés pueden dar ya pasitos solos, sin agarrase a nada. Por lo tanto, su mundo se amplía y ya no para quieto ni un segundo. Le gusta explorar y descubrir todo lo que le rodea así que, si le dejas solo 5 minutos, es posible que te le encuentres en otra habitación hurgando en los cajones. Por eso, debes tener mucho cuidado con los enchufes, las puertas, los electrodomésticos o con objetos peligrosos que puedan quedar a su alcance. Sube a lo alto de los armarios medicinas, objetos de limpieza, cuchillos… todo lo que le pueda hacer daño.

Además, una vez empieza a andar su movilidad aumenta día a día y pronto empezará a correr, saltar, trepar… por lo que llega la época de los chichones, las caídas y los golpes. Aun así, debes darle libertad para que pueda explorar y mejorar su motricidad, siempre teniendo cuidado de los objetos antes mencionados.

En cuanto a su motricidad fina, ya puede coger objetos pequeños con el dedo índice y pulgar y hacer movimientos más complejos, lo que le permite abrir y cerrar cajas, colocar figuras en sus agujeros correspondientes, dibujar o comer sin ayuda.

Su vocabulario también se amplía día a día y, aunque ahora solo sea capaz de decir unas 10 o 12 palabras, en unos meses estará haciendo frases completas. Las palabras más habituales con 12 meses son aquellas de primera necesidad, como mamá, papá, pan, agua, nene, mío, no… También usa palabras inventadas para referirse a diversas personas u objetos que solo sus padres comprenden.

Con 12 meses no le gusta jugar solo y demandará tu atención constantemente. En cuanto al juego con otros niños, aún experimenta el juego en paralelo, es decir, juegan al lado pero sin interactuar. Tampoco comparte sus juguetes, porque aún cree que forman parte de sí mismo.

Es una etapa en la que comienza a desarrollar su independencia, su autonomía y su personalidad, por lo que comenzará a tener pequeñas rabietas y enfados.


Alimentación con 12 meses

Exceptuando algunos alimentos más alergénicos como el pescado azul o los frutos secos, con 12 meses el bebé puede comer de todo, incluso algunos alimentos que hasta ahora tenía prohibidos como la leche de vaca, el kiwi, la miel, etc.

Es importante que su alimentación sea sana y equilibrada ya que se están formando las bases de su nutrición y su metabolismo posteriores. Tienes que conseguir que coma de todo y de forma similar a como lo hacéis los adultos. Aunque aún puedes seguir dándole cremas, sopas y purés, es conveniente que la carne, el pescado y la fruta la coma ya en trocitos. También puedes darle lentejas o judías blancas cocinadas de manera normal, arroz con tomate, macarrones, tortilla de patatas o francesa y muchos otros platos. Es conveniente que se siente a comer con vosotros, aunque sea en la trona, y que le dejes coger sus cubiertos para que aprenda a comer solito.

También es momento de ir dejando el biberón y pasar a usar vaso o taza. Al principio, puedes usar una de aprendizaje con asas y pitorro para que le resulte más sencillo.

En cuanto a las cantidades, recuerda que su estómago es mucho más pequeño que el de un adulto, por lo que no pretendas que coman la misma cantidad que tú. No le obligues a comer ni le des demasiada comida.


Estimulación y juegos para el bebé

Jugar con tu bebé no solo favorece si entretenimiento, sino que le ayuda en su desarrollo y fortalece vuestro vínculo. Juega con él todo lo que puedas y evita dejarle sentado delante de la televisión para que se entretenga solo. De hecho, con esta edad lo mejor es que no vea la televisión nada de nada.

Existen muchas actividades puedes realizar para favorecer su motricidad, su desarrollo emocional y social y su lenguaje. Por ejemplo, puedes prepararle cajas con juguetes y objetos dentro y dárselas cerradas para que las abra y vaya sacando su contenido.

También puedes ayudarle a caminar situándote delante de él para que intente llegar hasta ti dando pasitos solo. O jugar con él a la pelota tirándosela por el suelo para que te la devuelva.

Todos los días debes leerle un cuento y ofrecerle cuentos de tela o texturas para que los “lea” él mismo. Además, debes hablar con él constantemente para desarrollar su lenguaje y explicarle todo lo que hacéis.


Te puede interesar:

La cantidad de biberón para un recién nacido debe ser a demanda. Es decir que, al igual que se hace con la lactancia natural, nunca hay que forzar que beba más de lo que desee en cada momento.

Fecha de actualización: 17-12-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×