×
  • Buscar
Publicidad

¿A qué edad puede un bebé comer gambas?

¿A qué edad puede un bebé comer gambas?

Las gambas son un alimento muy utilizado en la gastronomía Española. Normalmente la introducción de mariscos se pueden introducir a partir del año, pero en el caso de las gambas suelen recomendar esperar hasta que los niños cumplan los 3.

 

Publicidad

Índice

 

¿Cuándo puedo introducir las gambas en la dieta de mi hijo?

Según el Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría la mayoría de los niños puede comer lo mismo que sus padres a partir del año, exceptuando comidas picantes o muy especiadas y gasificadas, excitantes o energéticas. Por lo que el marisco se podría introducir a partir de esta edad, aunque es recomendable consultar siempre con su pediatra.

Sin embargo, ciertos mariscos como en el caso de las gambas (al igual que cangrejos, centollos, langostinos, etc.) contienen cadmio en sus vísceras, que está localizado en sus cabezas (en otros casos bajo el caparazón, como los crustáceos), por los que es recomendable no ofrecérselo a un niño hasta los 3 años, y en el resto de la población se debe limitar al máximo la ingesta.

Piensa que cuando quieras introducir las gambas en la dieta de tu hijo, lo mejor es que evites darle las cabezas, para que no se exponga al cadmio.

¿Por qué son buenas las gambas en la dieta?

Las gambas son un alimento rico en proteínas de calidad. Son una opción reducida en grasas, aunque dentro de estas predominan los ácidos grasos poliinsaturados y el famoso omega 3.

Además, tienen un bajo contenido en hidratos y contiene un 80% de agua, por lo que es un alimento de baja densidad calórica, pero con gran capacidad de saciar al organismo debido a su riqueza en proteínas.

También son una fuente rica en yodo, potasio, calcio, hierro y, en menor medida, de magnesio. Las vitaminas predominantes en las gambas son las del grupo B, aunque también aporta vitamina D y vitamina E (con efecto antioxidante).

¿Tiene algún riesgo el consumo de gambas?

A pesar de que las gambas son uno de los pocos mariscos con bajo o nulo contenido en purinas, las gambas presentan una elevada cantidad de colesterol en su composición.

Por otro lado, al igual que otros alimentos animales marinos, las gambas pueden tener cantidades apreciables de arsénico. Las cantidades de arsénico que tengan las gambas dependerán principalmente del lugar donde estas crecen y se desarrollan.

Como ya hemos dicho, también contienen cadmio en las vísceras.

Consejos para introducir el marisco en la dieta de los niños

En todos los casos en los que se quiere introducir un alimento en la dieta del bebé que se considera potencialmente alergénico, es mejor seguir ciertos consejos. Algunos de estos consejos son:

- No introduzcas más alimentos nuevos en la dieta a la vez que estás introduciendo el marisco. Debes esperar entre 4-5 días para introducir un alimento nuevo.

- Evita introducir el marisco a la hora de la cena, mejor hazlo en la hora de la comida, así podrás observar posibles reacciones de alergia. Si lo introduces a la hora de cena, pronto tú te irás a dormir no estarás tantas horas pendientes de las posibles reacciones del bebé. En cambio, si lo introduces en la hora de la comida, estarás más tiempo despierta observando al bebé.

- Piensa que puede producirse una reacción alérgica seria al marisco aunque la anterior reacción sea relativamente suave o inexistente. Existen casos en los que la alergia al marisco puede manifestarse a pesar de que no se hayan observado con anterioridad al consumirlo (normalmente esto puede pasar hasta los 7 años).

- Asegúrate de que el marisco está bien cocinado para dárselo a tu bebé, así no estarás incorporando riesgos de intoxicaciones alimentarias.

¿Debo tener cuidado si hay antecedentes familiares de alergias alimentarias?

Los mariscos son los responsables del 8% de las alergias alimentarias en España, aunque desde la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex explican que entre la población infantil su incidencia es menor que entre los adultos.

Debes tener en cuenta que un niño cuyos padres tienen alguna enfermedad alérgica tendrá hasta un 80% de probabilidades de heredar la predisposición a padecer una alergia. Y los alimentos más “peligrosos” son aquellos con un potencial alérgico mayor.

Hace años se recomendaba retrasar la incorporación de ciertos alimentos alergénicos, pero se ha comprobado que retrasar la introducción de estos alimentos no disminuye la incidencia de alergias alimentarias en bebés de alto riesgo ni en el resto de bebés. De hecho, la Academia Americana de Alergia, Asama e Inmunología insiste en que no se debe retrasar la introducción de alimentos potencialmente alérgicos, como el marisco, ya que puede aumentar el riesgo de alergias futuras.

Lo más responsable que se puede hacer es introducir estos alimentos bajo criterio médico y atendiendo al historial clínico del paciente.

No te puedes perder ...

¿A qué edad puede un bebé comer gambas?

¿A qué edad puede un bebé comer gambas?

Las gambas son un alimento muy utilizado en la gastronomía Española. Normalmente la introducción de mariscos se pueden introducir a partir del año, pero en el caso de las gambas suelen recomendar esperar hasta que los niños cumplan los 3.

 

Y tambien:

 

 


Fuentes:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Parellada, Ada (2007), ¡Es fácil que coman de todo!, Barcelona, Sigma.

Fecha de actualización: 09-05-2020

Redacción: Sara Tizón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.