Reacciones alérgicas en niños

Reacciones alérgicas en niños
comparte

Las comidas fuera de casa aumentan el riesgo de reacciones en niños alérgicos a causa de los descuidos. Por eso, los pediatras alergólogos recomiendan a los padres extremar las precauciones al comer fuera de casa, ya sea en restaurantes o en casa de un amigo o familiar, informar a la persona encargada de preparar la comida e ir acompañados de la medicación de rescate por si aparecen los síntomas.

Las alergias alimentarias afectan a entre el 4 y el 8% de la población infantil. Además del gluten y la lactosa, las más habituales, en tercer lugar encontramos el pescado y el marisco y en cuarto, los frutos secos, alimentos muy comunes en festines y platos elaborados. Cuando se come fuera de casa es habitual que los niños más pequeños entren en contacto por primera vez con algunos de estos alimentos. También hay que tener cuidado con el anisakis, parásito presente en los peces del mar que puede ocasionar alergia. Un estudio publicado en noviembre en la revista International Journal of Parasitology confirmaba que podía causar reacciones alérgicas como urticaria, angioedema y anafilaxia.

 

Las reacciones que pueden sufrir los niños con alergias alimentarias pueden deberse, “no sólo a la ingesta o el contacto directo con el producto, sino por inhalación. El hecho de que el pequeño con alergia a pescado o marisco esté presente en la cocina donde están siendo preparados estos alimentos y esté respirando los humos que desprenden puede causarle síntomas importantes de alergia”, advierte el doctor Luis Echeverría, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Alimentaria de la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP).

 

Otras recomendaciones que deben tener en cuenta tanto padres como familiares son, “conocer de antemano los ingredientes que van a componer las recetas que se están preparando, leer los etiquetados de productos envasados con detenimiento, vigilar que nadie ofrezca alimentos al niño sin preguntar antes, controlar los procesos de elaboración de los platos que se van a degustar, preparar su comida en primer lugar y después la del resto, cocinar y servir con utensilios diferentes, no compartir servilletas ni la misma fuente para el pan o ensalada, etc.”, enumera este pediatra alergólogo.

 

En caso de que el niño haya sido diagnosticado con alergia, los pediatras alergólogos recomiendan siempre la dieta de evitación del alimento, con prudencia. “El hecho de que tenga alergia a un fruto seco, un pescado o un tipo de marisco, no significa que la vaya a tener a la totalidad. Los padres tienen que tener cuidado con este tipo de medidas que pueden influir en la calidad de vida de sus hijos y, sobre todo, no aislarlos y no hacer que se sientan diferentes al resto. De hecho pueden adaptarse las comidas para que todos los presentes en la mesa coman lo mismo”, aconseja el doctor Echeverría. Un estudio publicado este mes en BMC Pediatrics concluyó que los padres de niños que seguían una dieta de exclusión de leche de vaca tenían una mala percepción de la calidad de vida de los pequeños.

 

Cómo actuar en caso de reacción

 

La SEICAP también recuerda que el menor alérgico debe ir siempre acompañado de la medicación de rescate para actuar en caso de una posible reacción. “El ajetreo de los cambios de domicilio y los viajes de un lado para otro hace que sea muy frecuente que los padres se dejen el tratamiento en casa”, comenta el doctor Echeverría.

 

Las reacciones suelen aparecer de forma inmediata durante la primera hora e “incluyen urticaria, angioedema, asma, rinitis, conjuntivitis, síntomas digestivos o reacciones de anafilaxia en los casos más graves. En algunos casos, si no se actúa a tiempo con medicación de rescate, las consecuencias pueden llegar a ser fatales”, enumera el doctor. Si los síntomas son digestivos se recomienda darles líquidos de rehidratación y antihistamínicos, para los síntomas de piel se suelen usar también antihistamínicos, igual que para los de nariz o de ojos. En todos los casos anteriores se pueden usar corticoides tomados o inyectados. En las reacciones de anafilaxia o en cualquier reacción que sea muy severa debe usarse el autoinyector de adrenalina, concluye.

Fuente: Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP)


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×