¿Puede un niño comer marisco?

¿Puede un niño comer marisco?
comparte

A los dos años los pequeños ya podrán comer prácticamente de todo y será la edad indicada para empezar a introducir el marisco, aunque siempre con precaución y tras consultar al pediatra.

No hay unanimidad sobre la edad idónea de introducir los mariscos en la dieta de los niños pero al ser alimentos propensos a causar alergias (a cualquier edad), los expertos recomiendan esperar hasta mínimo los dos años, siempre previa consulta del pediatra y si ninguno de los padres son alérgicos.

 

En general, los maricos no aportan valores nutricionales especiales que no puedan ser sustituidos por otros alimentos más recomendables, por lo que no hay problema en retrasar su introducción en la dieta infantil. No pasa lo mismo con el pescado, a partir de los 8 o 9 meses es importante que forme parte del menú de los bebés. 

 

¿Cómo introducir los mariscos?

Lo primero que hay que hacer a la hora de ofrecer marisco a los niños es hacerlo de uno en uno para observar posibles reacciones alérgicas. Una vez le hemos dado a probar uno, habrá que esperar al menos tres días para observar si lo acepta bien. Si es que sí, podemos probar con el siguiente. Si desarrolla alguna alergia después de haber comido salpicón o paella no podremos deducir cuál de los mariscos le ha sentado mal, por eso debe comerlos gradualmente.

¿Qué cantidad de comida necesita un niño?

¿Qué cantidad de comida necesita un niño?

Uno de los asuntos que más controversias genera sobre alimentación infantil suele ser el cálculo de la cantidad que debe comer un niño. Es curioso que en función de la fuente a la que nos dirijamos obtengamos informaciones totalmente distintas. Para su abuela un niño siempre “demasiado poco”; para el pediatra parece que todos los menores, independientemente de su constitución o apetito, tengan que comer cantidades exactas iguales. Pero por otro lado las instituciones sanitarias alertan de la sobrealimentación infantil en nuestra sociedad, y así, según con quien hablemos del tema, oiremos una cosa u otra.

 

Todos los mariscos que el niño vaya a probar deben ir muy bien cocidos, los pescados crudos pueden contagiar enfermedades o producir intoxicaciones por la bacteria annisaki. A la hora de ir a la compra, debemos escoger un sitio de confianza que reúna las condiciones de conservación adecuadas, el marisco en mal estado puede ser muy perjudicial en niños.   

 

Pulpo, calamares y sepia son muy fibrosos y difíciles de masticar así que es recomendable dárselo a niños mayores y siempre muy bien troceados. Los niños más pequeños pueden empezar con las gambas, los langostinos, chirlas o mejillones. Al principio lo mejor es dárselos pelados y siempre muy bien cocidos y limpios.

 

La mejor manera de ofrecerlos es cocidos, al vapor o cocinados al horno. Los fritos se deben dar muy de vez en cuando porque aportan muchas grasas.

Foto: Freedigitalphotos.


1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "Muy interesante este articulo. Hay que tener cierto cuidado con el tipo de alimento que nuestros hijos pueden consumir, ya que en nosotros se formaácido úrico pero en los más pequeños depende de la textura puede ocasionarles problemas por su palatabilidad ".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×
    Cerrar