×
  • Buscar
Publicidad

Las madres no reaccionan igual ante la tristeza y la ira de sus hijos que de sus hijas

Las madres no reaccionan igual ante la tristeza y la ira de sus hijos que de sus hijas

Un nuevo estudio muestra que las madres presentan un sesgo de género contra la expresión emocional en los niños. En concreto, reaccionan especialmente mal a la tristeza y la ira en los niños, de manera diferente a si esas mismas emociones las presentan las niñas. ¿Cuál es la raíz de este sesgo oculto?

Publicidad

No te puedes perder ...

Escoger escuela infantil, una decisión de futuro

Escoger escuela infantil, una decisión de futuro

La educación de los primeros años –especialmente de 0 a 3- cumple un papel crucial en la estimulación y guía del desarrollo de las potencialidades del niño. Es esta etapa cuando se asientan las bases para futuros aprendizajes. Por este motivo, elegir una buena escuela de educación infantil supone una decisión fundamental para tu hijo. Pero, ¿cómo acertar?, ¿qué criterios seguir?

Y tambien:

Índice

 

Expectativas emocionales en niñas y niños



Desde hace siglos, se han perpetuado de generación en generación ciertas “expectativas emocionales” sobre los chicos. La Asociación Estadounidense de Psicología describe las expectativas emocionales de los hombres masculinos como "estoicismo emocional" y "no mostrar vulnerabilidad". Es decir, los chicos no debían mostrar abiertamente emociones como tristeza o miedo, y mucho menos llorar. Ya sabes, “los chicos no lloran”.

Sin embargo, en los últimos años ha habido cierta presión cultural para que los padres rompan esta cadena, con las mamás y los papás reconociendo sus expectativas de género y la crianza de los padres neutrales ganando popularidad. Aun así, los hábitos de siglos son difíciles de romper y los prejuicios implícitos (creencias invisibles que las personas adoptan simplemente viviendo en una sociedad) pueden colarse en la forma en la que hablamos y educamos a nuestros hijos.

Estos son los tipos de creencias que Kristel Thomassin, psicóloga de la Universidad de Guelph, ha estudiado para identificar los prejuicios implícitos en la crianza de los hijos y descubrir cómo afectan el desarrollo emocional de los niños. “En muchas investigaciones sobre crianza de los hijos- explica Thomassin-, tendemos a ver diferencias entre cómo las madres y los padres crían a los hijos. Con esta investigación estaba tratando de entender las creencias que subyacen a las decisiones que toman los padres sobre la crianza de los hijos, y específicamente las diferencias entre madres y padres”.

Algunas de las investigaciones anteriores muestran que las madres, en general, apoyan más a los niños que se expresan emocionalmente en comparación con los padres que tienden a ser más inhibidos o más controlados en términos de expresión emocional ... y luego hay diferencias de género cruzado.

En el nuevo estudio realizado por Thomassin, en el que participaron 591 padres, el equipo de Thomassin quería comparar estos prejuicios en madres y padres. Los padres completaron un cuestionario sobre sus creencias sobre las emociones de los niños y sus métodos de crianza. También tomaron una prueba de asociación implícita, utilizada para medir los prejuicios implícitos relacionados con la raza, la religión y otras categorías, en la que los examinados emparejaban rápidamente palabras e imágenes que representan a niños que parecían tristes o enojados. "Sentimos que esas eran las dos emociones que probablemente tendrían más género", explica. Luego, el equipo comparó las respuestas de las madres y los padres y los resultados fueron, por decir lo menos, sorprendentes.

Los padres informaron que tanto la tristeza como la ira eran más aceptables en las niñas que en los niños, lo que desafía la asociación común de los niños con la ira, ya que el equipo había planteado la hipótesis de que los padres esperarían que los niños mostraran más enojo que las niñas. Aún más inusual: los padres no mostraron ningún sesgo en sus métodos de crianza, solo las madres lo hicieron.

¿Por qué tanto la ira como la tristeza con más aceptables en las chicas?

En general, se considera que el estereotipo de niñas o mujeres es más emocional, lo que encaja con muchas emociones, incluida la ira o la tristeza. Por lo mismo, es más aceptable que los hombres que muestran esas emociones.

¿Por qué hay sesgo en las madres y no en los padres?

Este es un hallazgo muy complicado. Los prejuicios implícitos son los prejuicios que suceden fuera de la conciencia. Podría ser que, si las madres están más en sintonía con esos estereotipos y la sociedad, el sistema escolar, por ejemplo, y lo que los maestros esperan de los niños y las niñas, podrían ser más destacados para ellas.

Eso no significa que las madres tengan la culpa de imponer sus prejuicios a los niños, el sesgo de las madres no es tan explícito, no es que directamente digan: "Creo que los niños no deberían llorar. Creo que las chicas deberían ser muy femeninas y no enfadarse. Voy a actuar en consecuencia". Es más bien algo interno de lo que la mayoría de las veces no son conscientes.

No es que las madres sean parciales y los padres no lo sean, sino que actúan de manera diferente a la hora de educar a sus hijos. Para las madres, estos estereotipos son más claros y frecuentes porque, tradicionalmente, se han ocupado más de la educación de los hijos. Mientras que los padres están “aprendiendo” a ser padres, implicándose más en la crianza. Es algo relativamente nuevo, por lo que son más conscientes de sus posibles prejuicios e intentan corregirlos.

¿Cómo pueden afectar estos prejuicios a los niños?

Si ese tipo de mensajes se comunican constantemente los niños lo internalizarán. Eso podría influir en los niños si los padres actúan de acuerdo con estas creencias; no solo tienen el prejuicio y las creencias, sino que también quieren ser padres en consecuencia. No quieren un hijo, por ejemplo, que llore en el patio de recreo, y lo castigarán o regañarán si lo hace. Algunos padres actúan así, y obviamente eso enseña al niño que llorar no está bien y que eres un chico malo si lloras.

El niño básicamente aprende las reglas de los padres sobre: ​​¿Qué se me permite experimentar? ¿Qué se me permite expresar? Si experimenté o expresé algo que no se considera aceptable, puedo ser castigado. Puedo ser considerado un niño malo. Aprende estas reglas implícitamente. Aprende la regla de que la tristeza no es una emoción que deba expresar ya que muestra vulnerabilidad y debilidad, algo que no debe ser. Eso hará que, a lo largo de toda su vida, aplique esa regla a otras áreas de su vida, desde las relaciones románticas hasta las amistades y la vida cotidiana.

Esta forma de educar evita que los niños aprendan que todas las emociones son naturales y que hay habilidades que puedes usar para regular tus emociones para sentirte mejor si te sientes molesto. Detiene el desarrollo de los niños que aprenden qué son las emociones y cómo tratarlas adecuadamente. Si no sabe cómo lidiar con la tristeza, la suprime y empeora cada vez más, pudiendo caer incluso en una depresión.

Para evitar que esto ocurra, debemos como padres y madres analizar nuestros prejuicios y estereotipos sobre género y evitarlos, educando igualmente a niños y niñas y permitiendo que todos expresen sus emociones. Las emociones no son malas, hay que aprender a conocerlas, controlarlas y superarlas. Y no al revés. 


Fuente:

Thomassin, K., & Seddon, J. A. (2019). Implicit attitudes about gender and emotion are associated with mothers’ but not fathers’ emotion socialization. Canadian Journal of Behavioural Science / Revue canadienne des sciences du comportement, 51(4), 254–260. https://doi.org/10.1037/cbs0000142

Fecha de actualización: 04-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.