×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo poner en forma a un niño de 9 años?

¿Cómo poner en forma a un niño de 9 años?

Que un niño esté sano no se consigue solamente a través de la alimentación. Una adecuada rutina de ejercicio físico y dormir las horas necesarias son cruciales para que el niño se desarrolle de una manera correcta.

Publicidad

Índice

 

Niños en forma

Con los nuevos tiempos, la rutina de los niños ya no es la que era. La industria de los ultraprocesados sabe cómo llamar la atención de los más pequeños. Su tiempo libre lo dedican a jugar a videojuegos en vez de a salir a la calle con sus amigos. Tanta exposición a pantallas durante el día y justo antes de dormir hace que los niños tarden más en coger el sueño y su descanso sea más irregular.

Como padres hay que controlar estos nuevos hábitos y pensar en qué es lo mejor para que un niño esté sano y en forma.

A los 9 años los niños son capaces de mucho más de lo que creemos. A esta edad su desarrollo cognitivo está bastante avanzado:

- Leen y entienden frases largas de hasta 12 palabras.

No te puedes perder ...

Cómo criar a un niño de 4 años

Cómo criar a un niño de 4 años

Con 4 años los niños adquieren mayor autonomía y ya son muchas las cosas que pueden hacer ellos solos, como vestirse o comer. Su grupo de amigos se afianza y su lenguaje es mucho más desarrollado. Todavía le cuesta controlar sus emociones, por lo que es normal que recurra muchas veces a los empujones, golpes o llantos. También es habitual que desobedezca o rete a sus padres, pero ya comprende los razonamientos, por lo que puedes hacerle ver las ventajas de portarse bien y explicarle el porqué de las normas. Estos años son fundamentales para establecer su posterior comportamiento.

Y tambien:

- Suman y restan números de dos cifras, incluso con llevadas.

- Son capaces de realizar tareas cada vez más complejas.

- Saben que los objetos tienen un fin, un uso determinado y, si no saben cuál es, lo preguntan. Se interesan por su funcionamiento, buscan la lógica de las cosas. Clasifican los objetos atendiendo a distintos grupos, por ejemplo, en una casa si un objeto pertenece al baño, a la cocina…

- Saben anticiparse y organizarse. Saben que tienen que hacer los deberes antes de salir a jugar y ya proponen planes para el fin de semana con sus amigos.

En el aspecto social y afectivo ya están bastante consolidados: saben quiénes son sus amigos, reconocen normas básicas de conducta, tienen empatía con sus compañeros…

Un niño en forma, que lleva una buena alimentación, realiza actividad física y duerme las horas necesarias, se traduce en un adulto sano que es capaz de llevar una rutina saludable.
 

Alimentación de los niños de 9 años


La alimentación que lleve un niño de 9 años se verá reflejada en su futuro. Para un correcto desarrollo y crecimiento el niño debe comer en sus justas cantidades alimentos de todos los grupos, sobre todo verduras, frutas y proteínas, sin olvidarnos de las grasas buenas presentes por ejemplo en el salmón y el aguacate.

Si el niño no recibe todos los nutrientes necesarios no tendrá la energía para realizar actividad física por lo que no estará en forma.

No es que coma mucho, sino que coma bien. Tenemos que hacerle entender que la bollería y las chucherías no son algo bueno, por lo que podremos comerlo como mucho una vez a la semana. Enseñarle otras opciones y presentárselas de una manera atractiva nos ayudará en esta misión. Por ejemplo, unas tortitas de plátano, son dulces por el sabor de esta fruta y al darle forma de tortita el niño no las rechazará.
 

Ejercicio físico para niños de 9 años


A los 9 años los niños están llenos de energía, parecen incansables y muy ágiles. Pero para que esta sensación dure mucho tiempo hay que animarles a que practiquen ejercicio físico.

Los deportes de equipo son una buena opción, a la vez que se mueven y aprenden a coordinar sus movimientos para ese deporte, están trabajando con más niños. Se desarrolla el sentimiento de equipo y la motivación, perseguir un objetivo conjunto puede ser muy enriquecedor ya que cada uno sabe sus destrezas y descubrirán que si las juntan el resultado puede ser increíble. Además, aprenderán que perder no es tan malo y ganar es una recompensa al esfuerzo.

A esta edad también están muy interesados por otros deportes individuales como ir en bicicleta o la natación.

Da igual el deporte que realice el niño, lo importante es que lo disfrute y no lo vea como una obligación.
 

Descanso y sueño para niños de 9 años


Aunque no le demos toda la importancia que merece, el descanso es pieza fundamental para que un niño esté en forma. Si no descansa, durante el día no rendirá en el colegio y estará muy cansado para realizar otras actividades por la tarde.

Un niño de 9 años debería dormir unas 9 horas diarias y hacerlo en un ambiente tranquilo, sin ruidos.

Al igual que con los bebés, con los niños es bueno fijar una rutina antes de ir a dormir para que su cuerpo vaya acostumbrándose. Es importante que dejen de estar expuestos a pantallas como la televisión o las videoconsolas al menos una hora antes de la hora de dormir. La luz que emiten las pantallas provoca en el cerebro una sensación falsa de día, por lo que es probable que al llegar a la cama tarden en coger el sueño.

A esa edad los niños ya saben cómo les gusta dormir, con todo cerrado, con una pequeña luz que les transmita seguridad… si se sienten seguros y relajados se dormirán antes y lo harán mejor.


Fuente: 

Asociación Española de Pediatría

Fecha de actualización: 29-07-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.