Cómo criar a un niño de 9 años

Cómo criar a un niño de 9 años
comparte

Con 9 años los niños se acercan a la preadolescencia, incluso es posible que, si tu hijo es una niña, ya notes ciertos cambios que te hagan pensar que ha empezado esta nueva etapa que puede dar un poco miedo, pero que no tiene por qué ser tan complicada si estás preparado y tienes una buena relación con tu hijo o hija.

Tu hijo de 9 años es mucho más independiente y cada vez necesita menos a su familia y más a sus amigos, aunque todavía muestra rasgos infantiles. La opinión de los demás le afecta e importa mucho, por eso pueden empezar a surgir pequeños conflictos en clase porque alguien se ha reído de su chaqueta o de su mochila. Formar parte de un grupo de amigos y estar integrado es fundamental para él, por eso debes fomentar las relaciones sociales y preocuparte si no tiene amigos.


Pero no solo su independencia aumenta, también su responsabilidad, por lo que ya puede hacer solo actividades más complejas e incluso tareas sencillas como bajar a comprar el pan. Aunque aún le queda mucho por madurar, ya entiende que ciertos actos son peligrosos.


En cuanto a los cambios físicos, en las niñas es posible que se empiecen a notar ciertos cambios como aparición de vello en las axilas o el pubis, crecimiento de los pechos, aparición de flujo vaginal… En los chicos estos cambios suelen llegar un poco más tarde.


Los retos académicos también se vuelven más complejos debido a que su capacidad de atención y concentración han aumentado, por lo que tendrá más deberes y deberá dedicar tiempo al estudio. Debe planificarse los estudios y saber lo que le toca hacer cada día, pero, si ves que le cuesta, ayúdale a organizarse para no empezar a tener problemas escolares.

No te puedes perder ...

Cómo criar a un niño de 4 años

Cómo criar a un niño de 4 años

Con 4 años los niños adquieren mayor autonomía y ya son muchas las cosas que pueden hacer ellos solos, como vestirse o comer. Su grupo de amigos se afianza y su lenguaje es mucho más desarrollado. Todavía le cuesta controlar sus emociones, por lo que es normal que recurra muchas veces a los empujones, golpes o llantos. También es habitual que desobedezca o rete a sus padres, pero ya comprende los razonamientos, por lo que puedes hacerle ver las ventajas de portarse bien y explicarle el porqué de las normas. Estos años son fundamentales para establecer su posterior comportamiento.


Con 9 años ya puede haber desarrollado la empatía y saber lo que sienten los demás, por eso, puede mostrarse apenado ante las desgracias ajenas y ayudar a los que sufren, o convertirse en alguien que hace daño a los demás si no muestra esa emoción y le dan igual los sentimientos de los demás. Ten cuidado porque el bullying es habitual a esta edad, y tu hijo puede ser al acosado o el acosador.


Sus aficiones están más definidas y ya sabe lo que le gusta y lo que no, así que apúntale solo a las extraescolares que realmente le motiven. Se acabó la época de elegir por él.


Los miedos más habituales con 9 años son miedo a tener un accidente o sufrir un desastre natural, miedo a la muerte, miedo a las críticas de los demás, miedo al fracaso escolar, miedo a que sus padres se separen y miedo a la soledad. Como ves, son miedos más emocionales y complejos, por lo que debes estar atento ya que pueden afectar a su desarrollo emocional y social.


¿Cómo criar a un niño de 9 años?


Si tu hijo tiene ya 9 años y no sabes cómo enfrentarte a estos cambios y los que te esperan, estas pautas para su crianza pueden ayudarte:


1- Cuida su alimentación, procura que siga una dieta sana y fomenta en él hábitos saludables. Desde esta edad, es importante que estés pendiente de la aparición de posibles trastornos de alimentación, ya que la presión por integrarse en el grupo y encajar hace que empiecen a aparecer estos problemas.


2- Dedícale todo el tiempo posible. Aunque tu hijo cada vez quiera estar menos contigo y más con sus amigos, todavía le gustará acurrucarse contigo a ver una peli o jugar a algo juntos, así que aprovéchalo y pasa todo el tiempo que puedas haciendo cosas divertidas o, simplemente, contándoos cómo os ha ido el día. Es importante que forjes una buena relación en estos años antes de la adolescencia lo haga todo más complicado.


3- Involúcrate en sus estudios y asegúrate de que no tiene problemas con ninguna asignatura, compañero o profesor. Empiezan los años más complicados del estudio y es importante que estés ahí desde el principio.


4- Alaba sus avances en todos los campos (académico, personal, social) y demuéstrale lo orgulloso que estás de él cada vez que se porta bien o elige la opción correcta.


5- Aunque te parezca que todavía es pequeño, ya es tiempo de sentarte a tener una charla sobre temas más delicados como el sexo, las drogas o el alcohol. Los niños empiezan cada vez más pronto con estos temas y es importante que tenga información fiable sobre ellos y que sepa cómo evitar riesgos. También es importante que le hables de los cambios físicos y emocionales que se avecinan cuando llegue la adolescencia para que esté preparado.


6- Fomenta en él valores y rasgos esenciales como la autoestima, la responsabilidad o la resiliencia para que no se deje llevar por la presión del grupo y sepa tomar sus propias decisiones.


7- Los gritos y los castigos no son una forma efectiva ni saludable de educarle, potencia, en su lugar, la disciplina positiva, la bondad y la comprensión, intentando ponerte en sus zapatos, preguntar y saber por qué hace determinadas cosas.


8- La comunicación es básica en cualquier relación, y más con tu hijo, así que saca tiempo para charlar de cómo le ha dio el día, qué problemas tiene, qué le preocupa… y cuéntale también tú cosas personales. La cena puede ser un buen momento, nada de comer con la tele de fondo.


9- Anímale a participar en actividades de grupo en el colegio o fuera de él para que pueda sentar las bases de una buena amistad y no quedarse aislado. Puedes invitar a sus amigos a casa o llevarle a casa de algún compañero para que se vean y jueguen fuera de clase.


10- Incúlcale valores esenciales, sobre todo con el ejemplo, como la solidaridad, el respeto, la tolerancia, etc.


11- Ayúdale a marcar sus propias metas y alcanzar sus logros potenciando sus habilidades y destrezas. Esto le permitirá afianzar su autoestima y sentirse mejor consigo mismo.


Te puede interesar:
La detección de altas capacidades en niños es importante que se haga lo antes posible ya que de esta manera se podrán tomar las medidas precisas para que puedan alcanzar todo su potencial.


Fuentes:

Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

Domènech, Montse (2015), Edúcame bien, Ed. Plaza & Janés.

Fecha de actualización: 20-03-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>