×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo ayudar a mi hijo a hacer amigos?

¿Cómo ayudar a mi hijo a hacer amigos?

Si tu hijo tiene entre 8 y 12 años y le cuesta hacer amigos o está siempre solo en el recreo, tienes que ayudarle porque la amistad, a partir de la preadolescencia, es clave para el desarrollo del niño.

Publicidad

Los amigos son siempre importantes, pero adquieren más relevancia en ciertas épocas de desarrollo, como la preadolescencia y la adolescencia ya que, en estos años, los chicos y chicas se dan cuenta de que sus padres no son todopoderosos y se refugian en los amigos, que están pasando los mismos cambios que ellos, para entender todo lo que les está pasando. Los amigos son el pilar principal entre los 8 y los 18 años, por eso, si tu hijo llega a esta edad y no tiene amigos o le cuesta relacionarse con los demás, tienes que ayudarle ya mismo para que no pase estos años solo.

La soledad o la falta de amigos durante la adolescencia pueden casar depresión y problemas como los trastornos alimentarios. El niño o niña se siente inseguro y piensa que no tiene amigos porque no vale nada o no es como los demás, por lo que intenta encajar sin conseguirlo, lo que además puede hacerle realizar cosas que sabe que son perjudiciales con tal de tener amigos, como fumar, probar las drogas o beber alcohol. Una forma de evitar esto es asegurarse de que nuestro hijo tiene un buen grupo de amigos con el que se siente a gusto, por eso no hay que restar importancia al hecho de que nuestro hijo o hija no tenga amigos con esta edad, sino apoyarle más que nunca para conseguir que tenga su propio grupito de amigos.

La amistad varía mucho a lo largo de los años. Los menores de 4 años se juntan con otros niños por intereses, no es hasta los 6 años cuando empiezan a juntarse para jugar por afinidades, creando lazos más duraderos e importantes. Pero los amigos de esta edad también pueden fluctuar mucho porque los niños cambian mucho a estas edades, por lo que es  posible que su mejor amigo de 2º de Primaria no lo sea en 3º. Esto no debe asustarte siempre que tenga amigos.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Hacia los 8 o 9 años empiezan a crearse los grupos de amigos que ya sí pueden durar toda la vida, o al menos hasta la Universidad. Estos amigos se juntan porque tienen los mismos gustos, intereses, hobbies, afinidades… Sus familias y su educación suelen ser similares y por eso encajan bien.

 

Es importante que conozcas siempre a los amigos de tu hijo y sepas con quién se relaciona para poder detectar cualquier problema como que sus amigos de repente lo rechacen, cambie de amigos a un grupo nada saludable o se quede solo y aislado. Conoce a los amigos de tu hijo y, si es posible, a sus padres. Es bueno que tengas una relación fluida con ellos por si alguno detecta algún problema de alcohol drogas, etc.

 

¿Y si mi hijo no tiene amigos?

Conseguir que tu hijo de 5 años juegue con otros niños en el parque es mucho más sencillo que lograr que tu hijo casi adolescente de 10 haga amigos. En el primer caso, solo con decir a los otros niños que quiere jugar o enseñarles un juguete, lo tiene hecho. En el segundo, sobre todo si en clase se ha quedado aislado, es mucho más complicado.

Primero, trata de averiguar si hay chicos en su clase con los que pueda tener afinidad y llevarse bien. Si acaba de empezar en una nueva clase o colegio y es muy tímido, seguro que le cuesta entablar amistad, por lo que deberá intentar colocarse cerca de esos chicos en clase, en el recreo, en Educación Física. Si les escucha hablar de algo que a él también le gusta, que se meta en la conversación sin más. Si son buenos chicos, seguro que lo acogen encantados.

Si el problema es que no le cae bien nadie de clase o no se entiende con nadie, tiene que intentar relacionarse de manera cordial con todo el mundo, aunque no haga una gran amistad, para tener alguien con quién estar en el recreo y que no se sienta solo; y fuera del colegio, buscar amigos con los que tenga más afinidad y cosas en común en otros ámbitos como las clases extraescolares, talleres, centros deportivos… si tiene hobbies, que busque gente con quién realizarlos, seguro que así es más fácil conocer gente como él.

Si lo que pasa es que tu hijo es un poco prepotente o agresivo y los demás lo rechazan por su forma de saber, tendrás que enseñarle a ser más empático. Desarrolla su inteligencia emocional y enséñale a ser amable con los demás. Muchas veces ese orgullo y prepotencia es una forma de esconder carencias e inseguridades. Habla con tu hijo para ver si se siente mal por algo. Puede que tenga problemas en casa o con algún profesor y su forma de sobrellevarlo sea portándose de esa forma que le aleja de los demás.

Aunque es bueno que tu hijo tenga amigos en el colegio o el instituto, lo más importante es que durante su adolescencia tenga un grupo de amigos fiel con el que se sienta a gusto, aunque no sea de clase. Los amigos, como decíamos, son muy importantes y favorecen el correcto desarrollo emocional del niño, así que asegúrate de que tiene amigos y es feliz y, si no es así, busca la manera de ayudarle.


Fuente:

Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

Fecha de actualización: 23-10-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.