Qué es la preadolescencia y cómo identificarla

Qué es la preadolescencia y cómo identificarla
comparte

La niñez está llegando a su fin. Por lo general, ellos están deseando ser adultos. Y a ti te encantaría convencerles de que es una trampa… Que hacerse mayor es la pérdida de la inocencia, la vuelta a una realidad en la que hay cosas maravillosas, pero que también implica una gran responsabilidad. La preadolescencia comienza sobre los once años y dura hasta los trece, y es una etapa igual de complicada que la adolescencia. Tendrán que decir adiós a su infancia y empezar a formar su propia identidad. Acompáñalos en este camino e identifica a tiempo si está atravesando ya esta etapa.

La edad

Cada persona es un mundo y no hay un manual de instrucciones para todos. Ya nos gustaría… Pero dependiendo del desarrollo físico y mental del niño, se producirá antes o después el periodo de la preadolescencia. A pesar de que lo normal es que aparezca sobre los once años, cada vez viene de forma más prematura. Si tu hijo tiene aún entre nueve y diez años, trata de que no se adelante: es muy importante no quemar etapas antes de tiempo.


Si ocurre el caso contrario y hay una clara diferenciación de madurez con sus amigos o compañeros de clase, lo mejor es que no te alarmes y dejes que sea él mismo quien empiece a ser consciente de que empieza otra etapa.

 

Cambios físicos


El cambio más evidente se producirá a nivel físico. Las hormonas moldearán su cuerpo: aparecerá el temido acné, aumentará su estatura, cambiarán de peso –o adelgazarán o engordarán–, se intensificarán sus facciones, tendrán un olor mucho más fuerte y empezará a salir el vello por todas partes: en sus genitales, sus axilas, en el rostro…

No te puedes perder ...

Qué es la preadolescencia y cómo identificarla

Qué es la preadolescencia y cómo identificarla

La niñez está llegando a su fin. Por lo general, ellos están deseando ser adultos. Y a ti te encantaría convencerles de que es una trampa… Que hacerse mayor es la pérdida de la inocencia, la vuelta a una realidad en la que hay cosas maravillosas, pero que también implica una gran responsabilidad. La preadolescencia comienza sobre los once años y dura hasta los trece, y es una etapa igual de complicada que la adolescencia. Tendrán que decir adiós a su infancia y empezar a formar su propia identidad. Acompáñalos en este camino e identifica a tiempo si está atravesando ya esta etapa.

 

En el caso de las chicas, la preadolescencia viene antes y sufren cambios mucho más obvios. Empezarán a redondearse: le crecerán los pechos –seguramente de forma irregular –, se ensancharán sus caderas y empezará a tener más vello. Esta etapa puede durar hasta tres años, más o menos, y suele acabar en su primera regla. Hay que prestar especial atención a las niñas en esta etapa, pues la sociedad tiende a ser injusta con ellas. Las redes sociales, los cánones de belleza e incluso sus propias amigas están continuamente estableciendo relaciones de comparación y surge la necesidad, irreal y peligrosa, de entrar dentro del molde. Es vital ayudarle a aceptarse tal y como es, y convencerla de que esta etapa es sólo eso: un proceso de cambio.

 

Los chicos, por lo general, tardan más en entrar en esta etapa y puede alargarse hasta cuatro años. Sus genitales empecerán a crecer, se afinarán sus caderas, los hombros se ensancharán y comenzará a tener vello en la zona de la barba. Su olor corporal será más fuerte que el de las chicas y se producirá un cambio mucho más intenso en su voz. Empezarán a tener tonos mucho más graves y desiguales.

 

Puede que den el estirón muy rápidamente o que sean los más bajos de su clase. O que engorden o adelgacen en exceso. Quizá sean unos niños al lado de otros de su edad. Pero eso es lo último que debemos hacer: comparar continuamente. Sus cuerpos no crecerán simétricamente, y de un día para otro no pasarán de niños a adultos.

 

El físico de los preadolescentes es puro proceso de cambio y empiezan a entender lo que es el pudor por su propio cuerpo. Se miran al espejo y no saben lo que ven, quiénes son exactamente, por qué no son ni niños ni adultos, sin saber cómo resultará su imagen para los demás. “¿Les gustaré a los demás?, ¿en quién me convertiré?”, son las preguntas que bombardean constantemente su cabeza. Y tú tienes que darles la única respuesta: ya eres alguien, y eres suficiente tal y como eres.

 

Si les ayudas a construir su autoestima habrás conseguido lo más importante y reducirás el riesgo de que desarrolle enfermedades como la depresión, la obesidad, la bulimia o la anorexia.

 

Cambios emocionales y conductuales

 

Directamente relacionado con el físico, también experimentan unos cambios radicales y dispersos en la conducta. Por lo general, buscarán intimidad, a veces casi de aislamiento total, pues están intentando formar su propia personalidad. Es normal (hasta cierto punto) que se encierren en su cuarto, que no pasen tiempo en familia, que estén ausentes en algunas conversaciones. Es una de las épocas vitales de más discusión interna, de más y más preguntas sin respuesta.

 

Las cuestiones existencialistas, como los sueños propios, las opiniones, y la propia imagen de uno mismo son lo que más les preocupa, aunque no lo manifiesten abiertamente. Por eso es normal que se haga un fanático de algo o alguien. Aunque en la adolescencia se intensifique aún más, estos rasgos se empiezan a intuir en esta etapa. No te preocupes: sólo están buscando su lugar, forjando su identidad.

 

También tendrán cambios emocionales muy intensos. En la adolescencia todo es visto como lo mejor y lo peor. Y en la preadolescencia ocurre algo parecido: todos los días son el fin del mundo. Lo bueno es idealizado en exceso y lo malo es lo peor que ha ocurrido en la historia de la humanidad. Por lo que ten paciencia si están riendo a carcajadas, y al rato, llorando desconsoladamente.

 

Nuevos miedos

 

Ligado con la conciencia de su propia individualidad llegan las inseguridades y el miedo a cosas que antes ni se planteaban. La infancia es el oasis de la libertad, de la inocencia, de la desinhibición. Pero ahora empezarán a ser responsables de verdad de sus propias decisiones. Esto los llevará a sentirse solos –aunque no sea real– y a reclamar que nadie les entiende.

 

Puede que sea una respuesta ante la decepción de que la realidad no era lo que creían cuando eran pequeños. La frustración aparecerá de forma más presente en sus vidas y empezará a despertar esa rebeldía tan característica en la adolescencia.

 

El grupo social: necesario y peligroso

 

Empiezan a querer salir con sus amigos y su entorno social. Esto es completamente necesario, pues el ser humano es por naturaleza social, y hará que aprenda a establecer relaciones, madurar y aprender con gente en su misma situación. Pero el grupo social es un arma de doble filo, pues todos tienen sus propias normas y papeles dentro de él. Presta especial atención al comportamiento de tu hijo cuando venga de estar con sus amigos. El hecho de querer gustar y encajar por encima de todo, puede que le esté llevando a hacer cosas de forma inconsciente de las que luego podría arrepentirse (como fumar, beber alcohol…).

 

Además, empezarán a experimentar el despertar sexual y todo lo que ello implica. Asegúrate de que no está siendo influenciado por su entorno y procura que no establezca relaciones de dependencia emocional o que nadie le esté acosando-humillando en su círculo.

 

El orgullo y el amor propio empiezan a construirse en esta etapa y puede producir daños que se extiendan durante toda la adolescencia y se traduzcan en traumas en la edad adulta.


Te puede interesar:
El percentil de peso de un bebé es una medida que permite evaluar de manera rápida y precisa si está desarrollándose de manera correcta.


Fecha de actualización: 06-02-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>