Cómo actuar ante la rebeldía de los adolescentes

Cómo actuar ante la rebeldía de los adolescentes
comparte

Son muchos los padres y madres que tienen que lidiar día tras día con sus hijos adolescentes. La temida “edad del pavo” ha llegado y no saben cómo reaccionar. ¿Tus hijos hacen lo que les da la gana? ¿Desobedecen constantemente? ¿Creen que tienen el control de todo?

La conocida “edad del pavo” es una etapa de la vida humana que comienza en la preadolescencia, entre los 11 y los 13 años, aproximadamente. El paso de la niñez a la pubertad no es una etapa difícil para los adolescentes, pues son los padres y familiares quienes realmente la sufren. De hecho, la mayoría de ellos no son conscientes del proceso por el que pasan hasta que no superan una determinada edad, que en la mayoría de los casos suele ser entre los 17 y los 18 años.


Pero es un hecho. Algunos científicos de Estados Unidos y España descubrieron que es en esta etapa, en la del paso de la niñez a la pubertad, cuando el cerebro humano define cómo se configurará para el resto de su vida. Por lo tanto, todos los altibajos emocionales y cambios físicos y psicológicos que se produzcan en ella son absolutamente normales.


Aunque los cambios físicos son los más visibles (aparición de vello corporal y cambios de la voz en los chicos, y menstruación y aumento de los senos en las chicas), no son los únicos. Los cambios en la personalidad son incluso más fuertes que los físicos y sin duda son los que más afectan a los padres, ya que el niño indefenso y amable se ha convertido en un adolescente bastante difícil de llevar y muy distante. La familia ha dejado prácticamente de importar y son los amigos los que verdaderamente merecen la pena. Algunos querrán dejar los estudios y otros tendrán comportamientos horribles con sus familiares.  

No te puedes perder ...

Cómo actuar ante las emociones infantiles

Cómo actuar ante las emociones infantiles

Entre el primer y tercer año de edad los niños han adquirido sentido de su individualidad y de sus propios deseos. Como consecuencia suelen ser presa de cambios de humor repentinos que influyen en su comportamiento. Comprender qué les pasa nos permitirá saber cómo actuar en cada caso de la mejor forma posible. Descubre, a través de varios ejemplos concretos cómo puedes ayudarles sin coartar sus emociones


Sin embargo, no todos los adolescentes pasan por la misma “edad del pavo” ni tampoco tiene por qué tener esta la misma duración. Algunos padres ni siquiera notarán cambios muy drásticos en sus hijos, lo cual no es un problema tampoco, porque cada individuo actúa a su manera. Sin embargo, por desgracia, hay otros que tienen que sufrir esta etapa y mucho más de lo que les gustaría. Su hijo adolescente ha cambiado drásticamente y su actitud se ha vuelto muy agresiva.


Todos los padres y madres pasaron en su día por la etapa de la adolescencia y por consiguiente, por la “edad del pavo”, aunque en muchas ocasiones se les olvide y juzguen a sus hijos por ello. Y es que cualquier actitud tiene una razón, y en este caso, las actitudes rebeldes tienen la suya. Los adolescentes muestran su rebeldía a las personas de su entorno porque desean convertirse cuanto antes en personas autónomas e independientes.


Esta etapa puede quedarse en algo transitorio pero no siempre es así. Existe un elevado porcentaje de adolescentes que van más allá, que comienzan a consumir drogas y alcohol, que no quieren estudiar pero tampoco trabajar, que destrozan todo, dentro y fuera del hogar, y que incluso llegan a la agresión física o verbal.


La rebeldía y sus fases


La rebeldía es un tipo de comportamiento humano caracterizado por la desobediencia y el incumplimiento de las normas establecidad. Podemos clasificarla en cuatro grupos:


-Rebeldía regresiva: genera una actitud de reclusión. Temor a actuar. El adolescente es pasivo y no protesta.


-Rebeldía transgresiva: este tipo de rebeldía es la que va en contra de las normas. El adolescente disfruta rompiéndolas.


-Rebeldía agresiva: es totalmente opuesta a la rebeldía regresiva. Aquí el adolescente sí se expresa y, cuando lo hace, lo hace de manera violenta. Su frustración lo empuja a dañar a los demás.


Estos tres tipos ocurren por la inseguridad e inmadurez del adolescente.


-Rebeldía progresiva: es un tipo de rebeldía que no tiene nada que ver con ninguna de las anteriores. Aquí lo que sucede es que el adolescente no tolera las injusticias y busca una manera digna de vivir.


Qué puedo hacer


A la hora de enfrentarse como padres a la rebeldía de un adolescente se deben tener en cuenta algunos consejos:


1. Mostrar aceptación y cariño.  Presionarle o darle un sermón no servirá de nada. Es importante que el adolescente, a pesar de su actitud, reciba algunas muestras de cariño para que sea consciente de que sus padres le quieren por encima de todo y no se sienta solo.


2. No criticar. Sin duda la crítica genera malestar. Se debe intentar evitar en la medida de lo posible, ya que lo único que se conseguirá con eso es que el adolescente se ponga a la defensiva.


3. Saber escuchar. Es fundamental escuchar al adolescente aunque este no tenga razón o no importe lo que está contando. Escucharle con atención hará que se sienta comprendido y valorado.


4. No hacer demasiadas preguntas. Es inevitable caer en la tentación de preguntarle cuando llega a casa todo lo que ha hecho y más cuando no contesta a la primera pregunta, pero no hay que dejarse llevar por los impulsos y hay que intentar controlar el número de preguntas, ya que tener que responder demasiado sobre lo que ahora es “su vida privada” puede agobiarle.


5. Tener paciencia. Dados todos los cambios hormonales, el joven lo tendrá bastante difícil para controlar su carácter. Por eso es fundamental tener paciencia y saber que es un proceso habitual, siempre y cuando no se salga fuera de lo común.


6. Brindarle libertad. Aunque se esté siempre pendiente de él, es importante respetar un cierto grado de libertad ya que lo único que busca el adolescente es independencia. Si desea organizarse de una manera que no es muy lógica para los padres o desea vestirse de una forma que no les gusta en absoluto, se debe respetar. No tiene por qué ser igual a ellos.


Cuándo pedir ayuda


No es de extrañar que aun siguiendo algunos de estos pasos, el comportamiento o la actitud del adolescente se haga insoportable para los padres, madres y familiares que tienen que convivir con él. Cada vez son más los adolescentes que consumen alcohol y drogas, su actitud resulta muy agresiva y la situación se vuelve insostenible.


El adolescente ha cambiado, ya no es el mismo. Toma solamente él las riendas de su vida sin importarle el roto que deja a su alrededor. Se vuelve violento y sus formas de actuar suponen un riesgo para su vida o para las de otros.


En casos como estos, padres y madres deberían optar por pedir ayudar profesional, hablar con algún médico o terapeuta que les indique cuál es el camino que deben seguir y cuáles son las pautas que deben tener en cuenta para solucionar de la manera más adecuada posible el problema y que todo vuelva a la normalidad. 


Te puede interesar:
Los pesos en bebés se utilizan con el fin de con el fin evaluar de manera rápida y precisa si un bebé se está desarrollando adecuadamente.


Fecha de actualización: 31-01-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>