×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

La adolescencia es una época un tanto complicada. Es un tiempo de cambios corporales, nuevas amistades, presión por el aumento de la dificultad en los estudios… Son muchos los factores que puede provocar baja autoestima en los adolescentes. Como padres, queremos ayudar, pero a veces no sabemos cómo. Aquí van algunos consejos que harán esta etapa un poco más fácil.

Publicidad

Índice

La autoestima y la adolescencia

La adolescencia tiene momentos difíciles de llevar, tanto para el hijo como para los padres. Entre un adolescente que se siente incomprendido y unos padres que ven cómo su hijo crece a pasos agigantados y va cambiando su actitud, ignorando las normas, es muy probable que acabe surgiendo algún conflicto en la familia. 

Aunque sea una época de altibajos, también es un momento muy importante para el adolescente, que está empezando a definir a la persona adulta que será en unos años. Por eso es importante que esta época sea feliz y no se vea afectada por factores que puedan perjudicarla.

Uno de los problemas más comunes en la adolescencia y la juventud tiene que ver con la autoestima, que es cómo nos vemos a nosotros y cómo creemos que los demás nos ven.

Si su autoestima es alta y se encuentran bien emocionalmente, les resultará mucho más fácil estudiar y sacar buenas notas, ya que no tendrán pensamientos negativos en la cabeza. También, la seguridad que tendrán en ellos mismos les ayudará en la toma de decisiones importantes. Además, sus relaciones de amistad se verán favorecidas porque se estará sintiendo querido.

Por otro lado, si su autoestima es baja, puede llevarles a problemas emocionales o mentales y a comportamientos de riesgo, como malas actitudes y decisiones desafortunadas, como las drogas o el embarazo no deseado.

La peor parte de esto llega cuando un adolescente no se siente apoyado o comprendido, se ve incapaz de superar los sentimientos negativos y decide autolesionarse o suicidarse.
 

¿Por qué los adolescentes tienen baja autoestima?

No te puedes perder ...

¿Por qué los adolescentes se autolesionan?

¿Por qué los adolescentes se autolesionan?

La autolesión suele comenzar en los primeros años de la adolescencia, cuando las emociones son más volátiles y los adolescentes se enfrentan a la presión de sus amigos, a la sociedad y a los conflictos con sus padres u otras figuras de autoridad (abuelos, profesores, entrenadores, etc.).

 

Y tambien:


Aunque la baja autoestima llegue a su punto más alto durante la adolescencia, empieza a  cultivarse mucho antes, durante la niñez, y suele deberse a unos factores en concreto:

- Padres no involucrados: si los padres pasan poco tiempo en casa, y el que pasan no preguntan al niño por su vida, el colegio, las amistades… pueden estar perdiéndose que algo le sucede a su hijo. También, si los padres solo ven lo que el hijo hace mal, su lenguaje es siempre negativo, los niños no se sentirán valorados y pensarán que son inútiles. Además, si los padres tienen algún tipo de problema mayor como las drogas o el alcohol, el niño quedará abandonado y sin referente.

- Malos compañeros: puede que entre sus amigos haya mucha presión de grupo y tenga miedo a no encajar. Puede que se burlen de él sin razón en la escuela… Todos estos comportamientos negativos pueden ir calando en el adolescente y destruir su autoestima

- Expectativas demasiado altas: todos los padres quieren que su hijo destaque en el colegio, en los deportes… pero hay veces que la presión y responsabilidad que se le otorga es demasiado grande. Si no llegan a cumplir con las expectativas de sus padres y profesores pueden sentir que no son lo suficiente buenos para eso.

- Apariencia: cómo ellos se ven en el espejo es uno de los factores más comunes de baja autoestima, sobre todo en las chicas. Según un estudio, el 53% de las niñas no está feliz con su cuerpo. Este número aumenta cuando las adolescentes tienen 17 años hasta el 78%. En estos momentos el cuerpo está en constante cambio, y puede que el adolescente no se encuentre seguro con los cambios. El sobrepeso también es un problema en este aspecto.
 

Signos de que un adolescente tiene baja autoestima


Puede que tu hijo adolescente esté pasando por un momento de baja autoestima y tú no te estés dando cuenta. Estos signos son algunos de los indicadores más comunes de baja autoestima:

- Evita situaciones sociales, sobre todo si va a haber mucha gente. Puede que tenga pocos amigos o le cueste mucho socializar con gente que no conoce por el miedo al qué pensarán de él.

- No mira a los ojos cuando habla. Ya sea a ti o a otras personas. Puede que sea por vergüenza, por sentirse inferior o por miedo a mantener esa conexión con otra persona.

- Vocabulario negativo. Cuando habla de él usa vocabulario negativo, no se elogia o se quita mérito, ya que piensa que todo lo que hace está mal. Se frena a probar cosas nuevas por el miedo a que le salgan mal.

- Camina cabizbajo, como si estuviera avergonzado o arrepentido por algo. Andar de esta manera da una sensación interna de pasar desapercibido.

- Habla con un tono muy alto y agresivo: el miedo a ser insignificantes para los demás hace que opten por mecanismos para llamar la atención, como intentar dominar verbalmente a otra persona, manteniendo el tono de voz más alto e incluso despectivo. Esta táctica a veces causa el resultado contrario al que se busca, y es que lo acaben rechazando.

- Miedo al contacto físico: los adolescentes a quienes no les gusta que los toquen tienen fuertes sentimientos de vergüenza por su cuerpo  o lo que puede representar. También, al sentir que su espacio vital está siendo tomado por otra persona, se encierran más en sí mismos.

- Pide perdón constantemente: siente que es culpable de todo lo que sucede a su alrededor. Piensa que no está a la altura de las circunstancias por haber fallado.
 

¿Cómo ayudo a mi hijo en su autoestima?


Lo primero que se debe hacer para ayudar a un adolescente con baja autoestima es acercarte a él de una forma sutil, en la que no se sienta incómodo o agresivo.

Prueba un día que lo veas especialmente abierto, puede que sea después de ir al cine o de comer por ahí. Si se ha sentido bien y seguro un rato antes le será mucho más fácil abrirse.

No empieces con una pregunta demasiado obvia, intenta tantear para ir allanando el terreno. Pregúntale por alguno de sus amigos, por su último examen, por sus planes para las vacaciones…

Cuando ya hayas conseguido que se suelte puedes preguntarle por las cosas que le resultan más difíciles o que aún no ha probado porque piensa que lo son. Muéstrale que la vida de todo el mundo es así, llena de dificultades que hay que superar y llena de retos realistas por cumplir.

Ponle algún ejemplo propio, algo que te resultaba difícil, pero que con esfuerzo e ilusión conseguiste.

Dile todo lo que le valoras y todo lo que hace bien, no te centres únicamente en los fallos. Su autoestima se verá muy reforzada así. Anímale a hacer planes distintos, a buscar nuevas amistades o hobbies si crees que es necesario.

Convierte esta conversación en una rutina enriquecedora para los dos, en la que cada cierto tiempo saquéis tiempo para la otra persona, para hablar, pero sobre todo para disfrutar.

Y si nada funciona, consulta a un experto en psicología. 


Fuentes: 

Low Self-Esteem During Adolescence Predicts Poor Health, Criminal Behavior, and Limited Economic Prospects During Adulthood: University of Wisconsin

Asociación Española de Psicología Sanitaria

Fecha de actualización: 09-07-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.