¿A qué edad empiezan con la adolescencia los niños?

¿A qué edad empiezan con la adolescencia los niños?
comparte

La adolescencia es un periodo del desarrollo biológico, psicológico, sexual y social que comienza inmediatamente después de la niñez y comienza con la pubertad, es decir, la adolescencia es el periodo vital entre pubertad y edad adulta.

La pubertad comienza entre los ocho y los trece años en las niñas y entre los nueve y los quince años en los niños, aunque algunos pueden comenzar antes y otros después, ya que esto también depende mucho de cada uno de ellos. Esta etapa es la que marca el inicio de la adolescencia que se divide a su vez en tres etapas: adolescencia temprana (12-13 años), media (14-16) y tardía (17-21). No obstante, hay que saber que algunos autores consideran que la adolescencia puede llegar a extenderse incluso hasta los 25 años.


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adolescencia se define como el periodo de crecimiento y desarrollo humano que se produce después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y los 19 años. Sin embargo, algunos padres comenzamos ya a definir a nuestros hijos como preadolescentes cuando observamos en ellos algún comportamiento negativo, independientemente de la edad que tengan, por lo que sin querer programamos ya la idea de que esta etapa será un periodo de guerra cuando llegue. Un grave error, por tanto, ya que somos nosotros los únicos que acabamos imponiéndolo.

No te puedes perder ...


La adolescencia es una época de cambios que marca el final de la infancia y el inicio de la edad adulta. Una etapa de la vida y un proceso de transformación que trae consigo el descubrimiento de la propia identidad, tanto psicológica como sexual, y la propia autonomía. Algunos de los cambios biológicos que se producen son el ensanchamiento de hombros y el enronquecimiento de la voz en los chicos, y la acumulación de grasa en muslos y caderas y la aparición de acné en las chicas. Sin embargo, uno de los cambios físicos a los que tanto unos como otros dan tanta importancia en esta etapa tan complicada es a todos los relacionados con su sexo.


Cuando comienza la adolescencia, el vello púbico de axilas y pubis comienza a crecer tanto en las chicas como en los chicos, los genitales comienzan a desarrollarse y crecer y la piel de éstos se va oscureciendo. Además, en los chicos se producen las primeras eyaculaciones y en las chicas la primera menstruación. Todo ello, por tanto, es lo que comienza a generarles inseguridad, miedo, sentido del ridículo. ¿Cómo nos lo transmiten a los padres indirectamente? Cerrando la puerta de su habitación. Así es. Al principio puede parecer una tontería o quizás ni lo apreciemos cuando comienzan a hacerlo, pero lo hacen, porque sí, porque necesitan intimidad. Y los que antes eran niños que contaban y comentaban todo, ahora son una especie de “mini-adultos” bastante reservados que ya no cuentan todo como antes y cierran la puerta de “su miniespacio”.


Además, existen algunos otros cambios que parecen indicar que nuestros hijos están entrando en la etapa de la adolescencia, y estos ya no son físicos sino más bien emocionales. En referencia a estos últimos, lo que debemos tener claro como padres es que el estado de ánimo de nuestros hijos pasa de la calma a la tormenta en tan solo unos días. Pasan rápidamente de la euforia a la apatía, del altruismo al egocentrismo y también se vuelven rebeldes.


La rebeldía es otro indicio claro que avisa de la llegada de la adolescencia. En este momento comienzan a responder con un “no quiero” y a elevar más la voz porque no entienden por qué deben realizar algo que para ellos no es justo o porque simplemente no les gusta pues supone esfuerzo y dedicación. Según algunos expertos esta rebeldía tiene sentido porque tiene una función liberadora y les ayuda a descargar la tensión que les generan sus miedos y observar así hasta dónde puede llegar su grado de autonomía.


Finalmente, otro de los cambios más evidentes es el relacionado con las amistades. En esta etapa de la adolescencia nuestros hijos recurrirán mucho a ellas. ¿Por qué? Sus amigos adolescentes “les entienden” por el simple hecho de que están pasando por la misma transformación y los mismos cambios que ellos. Y, además, en algunas ocasiones para ser aceptados por éstos hacen completamente lo contrario a lo que se les dice en casa. A esto les sigue además el distanciamiento físico y emocional respecto a nosotros, sus padres. Nuestros hijos se vuelven mucho más susceptibles e irascibles. Según los expertos, por tanto, debemos dejarles su espacio y un poco de tranquilidad para que no se sientan “tan” controlados. De este modo permitiremos que vayan equivocándose poco a poco para que utilicen sus errores como aprendizaje y así puedan ir tomando sus propias decisiones con la posibilidad de conocer las posibles consecuencias.


Te puede interesar:
Calcular la altura de un bebé en el futuro depende tanto de la herencia genética de los padres como del entorno en el que se cría. En este sentido, un entorno donde prime una alimentación sana y equilibrada y la práctica de deporte siempre impactará positivamente en el desarrollo del niño.


Fecha de actualización: 07-05-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>