¿Cómo saber si mi hijo adolescente tiene Asperger?

¿Cómo saber si mi hijo adolescente tiene Asperger?
comparte

El Asperger es un Trastorno Generalizado del Desarrollo que forma parte de los Trastornos del Espectro Autista (TEA). Aunque suele detectarse hacia los 5 años, muchas veces no se diagnostica hasta la adolescencia, una etapa muy complicada que se vuelve más dura tanto para los padres como para el niño si se confirma que se padece este trastorno.

Las personas con Asperger tienen un coeficiente intelectual normal, incluso muchas veces superior a la media, pero tienen graves problemas para comunicarse y relacionarse con los demás. Este trastorno suele detectarse a los 4 años cuando empiezan a notarse una serie de rasgos diferentes en el niño. Por ejemplo, habla de forma un tanto pedante y repetitiva, entiende todo de manera literal, no comprende los dobles sentidos, le cuesta mirar a los ojos a los demás, presenta problemas en la comunicación, le cuesta hacer amigos y relacionarse con los demás, tiene manías obsesivo-compulsivas, es torpe físicamente, un intenso interés en temas muy concretos, etc.


Sin embargo, muchas veces estos síntomas no son tan evidentes y no se detecta el problema hasta la adolescencia, una época que además es muy complicada por todos los cambios físicos y emocionales que se experimentan en estos años. Esto hace que muchas de las características que definen este trastorno se vuelvan más evidentes en la adolescencia, por lo que los padres pueden empezar a sospechar que su hijo padece este trastorno o uno similar.

No te puedes perder ...

¿Cómo saber si mi hijo adolescente tiene depresión?

¿Cómo saber si mi hijo adolescente tiene depresión?

Como sabemos, la adolescencia es la etapa del desarrollo humano más conflictiva que va de los 13 a los 20 años aproximadamente. En esta etapa el adolescente presenta un desequilibrio tanto físico como emocional.


Y es importante que se detecte cuanto antes ya que muchos estudios afirman que el riesgo de padecer alteraciones psicológicas como depresión, ansiedad u obsesiones aumenta en la adolescencia en las personas que padecen Asperger. Los chicos tienen la necesidad de encajar y hacer amigos, pero por sus características eso es más complicado, lo que les hace ser conscientes de sus diferencias con los demás. Estos chicos suelen ser más sensibles a las críticas y las burlas, que además suelen ser frecuentes debido a sus rarezas y singularidades, lo que hace que lo pasen muy mal.


Por eso, la adolescencia trae consigo una serie de rasgos especiales en los chicos con Asperger que te pueden hacer sospechar que tu hijo padece este problema:


- Mayor tendencia a la soledad

- Depresión

- Ansiedad

- Incomprensión

- Inmadurez en el plano emocional e intereses poco acordes con su edad (por ejemplo, dibujos infantiles o juguetes para niños)

- Reacciones emocionales desproporcionadas y poco ajustadas a la situación

- Descuido de la higiene y el cuidado personal

- Aumento de los tics y obsesiones

- Problemas de aprendizaje


Pero no todo es malo, los adolescentes con Síndrome de Asperger también presentan una serie de características muy positivas como lealtad, sinceridad, bondad, compañerismo, críticos ante las injusticias, deseo de superación, persistencia para alcanzar sus metas, ingenuidad y sencillez, ausencia de malicia y dobles intenciones, etc.


¿Cómo saber si mi hijo tiene Asperger?


Los adolescentes con Asperger presentan una serie de dificultades que ayudan a diagnosticar el problema:


- Dificultades para predecir la conducta y las intenciones de los demás.

- Problemas para explicar sus conductas y emociones.

- Dificultades para entender las mentiras, los engaños, las dobles intenciones.

- Problemas para ejecutar tareas que requieran una secuencia de pasos.

- Incapacidad de tomar decisiones.

- Respuestas emocionales poco coherentes.

- Problemas para adaptarse a los cambios y situaciones nuevas.

- Dificultad para entender las emociones y los gestos.

- Hiper e hiposensibilidad en los sistemas perceptivos (visual, auditivo, gustativo y olfativo).

- Percepción fragmentada (percibe el entorno por partes sin tener en cuenta el todo).


Si sospechas que tu hijo puede presentar este trastorno es conveniente que consultes a tu pediatra o un experto en psicología cuanto antes para poder ofrecerle toda tu ayuda y así conseguir que la adolescencia, que de por sí es dura, no lo sea mucho más y acabe con problemas graves como la depresión o intentos de sucidio.


¿Cómo ayudar a mi hijo adolescente con Asperger?


No hay un tratamiento como tal para este síndrome ya que no es una enfermedad, sino un trastorno del desarrollo que provoca ciertas dificultades en el adolescente. Por eso, es conveniente que busques información y pidas ayudas a asociaciones o grupos de padres con niños con este trastorno para saber cómo ayudar convenientemente a tu hijo.


El instituto puede ser una etapa complicada para él, por lo que es necesario conseguir su integración social en un grupo de amigos para evitar problemas como el fracaso escolar, el absentismo, la desmotivación o el bullying. Para ello, debes motivar a tu hijo, apuntarle a actividades que refuercen su autoestima, enfatizar sus habilidades académicas sobresalientes, hablar con sus profesores para que adapten la metodología de la enseñanza (más tiempo para terminar sus tareas y exámenes, posibilidad de exámenes orales, empleo de preguntas cerradas en los exámenes, etc.). Si lo ves necesario puedes buscar un profesor particular.


Es importante que la clase y el profesorado sean conscientes del trastorno del niño para que lo ayuden y se eduque a sus compañeros en la tolerancia y el respeto, evitando así las burlas y humillaciones.


En la mayoría de los casos se recomienda llevar al niño con un psicólogo experto en este tipo de trastornos para que le proporcione una serie de herramientas que le ayuden a desenvolverse mejor en el mundo. Por ejemplo, se ha demostrado muy útil la terapia de Habilidades Sociales o las terapias cognitivo-conductuales que ayudan a evitar las rutinas obsesivas y repetitivas.


Desde casa, los padres deben apoyarlo todos los días, ser pacientes con él y ayudarle a establecer una serie de rutinas. Además, es conveniente guiarlo para que centre sus intereses y obsesiones en algo productivo que lo ayude a tener un buen futuro laboral.


Aunque la mayoría de los adolescentes con Asperger suelen ser muy dóciles, también pueden experimentar las fases propias de esta edad como rebeldía, aislamiento, mal comportamiento… por lo que hay que marcar una serie de límites y normas que el chico tiene que respetar igual que cualquier otro. No debéis sobreprotegerlo ni consentirlo más por su problema ya que eso no le ayudará en el futuro. Estableced una serie de reglas esenciales y centraos en ellas.


Seguid los mismos consejos que con cualquier otro chico que llega a esta edad: habladle de los cambios que está experimentando va a sufrir, de las drogas y el alcohol y sus riesgos, del sexo, etc.


Hacedle ver que no está solo y que hay más chicos con su mismo problema. Es importante que sea consciente de sus dificultades, pero que no se centre solo en ellas. Hazle ver que es mucho más que un chico con Asperger y que tiene mucho que ofrecer al mundo. Refuerza sus habilidades para que mejore su autoestima y pueda sentirse bien consigo mismo tal y como es. Eso le ayudará también a hacer amigos e integrarse mejor en la sociedad.


Te puede interesar:
Los pesos en bebés se utilizan con el fin de con el fin evaluar de manera rápida y precisa si un bebé se está desarrollando adecuadamente.


Fuentes:

Asociación Asperger España (2007), Un acercamiento al Síndrome de Asperger: una guía teórica y práctica.

Asperger Autism Network: https://www.aane.org/resources/family-and-friends/getting-started-parents-teens/primeros-pasos-padres-de-adolescentes/

Fecha de actualización: 26-10-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>