• Buscar
Publicidad

Cómo hablar de noviazgo a los adolescentes

Cómo hablar de noviazgo a los adolescentes

¿Tu hijo ha llegado a casa diciéndote que tiene novio/a? ¿Crees que es posible que tu hijo se haya enamorado y no sabes si ha empezado a salir con alguien? Hablar de noviazgo con tu hijo puede resultar un poco complicado, pero es importante que entre ambos haya confianza y que sepas cuál es la situación sentimental de tu hijo adolescente, sobre todo, para prevenir posibles problemas.

Publicidad

Indice


¿A qué edad se tiene el primer novio?

No hay una edad determinada para la primera relación, puede ser antes o después según la personalidad, el ambiente familiar y escolar, la madurez o el desarrollo… pero, generalmente, las primeras relaciones de noviazgo surgen al llegar la adolescencia, entre los 14 y los 18 años.

Esta primera relación suele ser muy intensa y el chico o la chica siente que ese amor es el más importante del mundo y que sus sentimientos son tan fuertes que durarán para siempre, pero rara vez lo hacen. Lo normal es que este primer noviazgo dure unos meses y que la relación acabe antes de terminar el instituto.

Por lo tanto, si tu hijo ha entrado en la adolescencia, estate preparado para que, en cualquier momento, te hable de que está saliendo con alguien o tiene novio/a, ya que la revolución hormonal de estos años, junto a la madurez emocional y personal que se produce, hace que sea habitual tener el primer noviazgo antes de cumplir la mayoría de edad.


¿Qué debo hablar con él o ella sobre noviazgo?

Esta primera relación puede ser algo muy bonito que ayude al chico o la chica a madurar emocionalmente y empezar a comprender cómo es el mundo de las relaciones y lo que se puede esperar de una pareja. Sin embargo, también puede tener graves consecuencias si no es lo suficientemente maduro para adoptar ciertas precauciones tanto físicas como emocionales. Embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual (ETS), depresión al cortar, acoso o violencia en la pareja… son muchos los problemas que puede traer una relación de pareja a un chico adolescente que no esté preparado para entrar en el mundo del amor y el sexo, por lo que es muy importante que vosotros, como padres, habléis con él y le ayudéis a estar preparado.

Por eso, es importante que no solo si os dice que tiene novio, sino también si todavía no lo ha tenido, habéis con él o ella de unos temas fundamentales:

- El sexo: puede parecerte que tu hijo/a es muy inmaduro para tener relaciones sexuales, o incluso creer que no lo hará solo porque te parece que es pequeño, pero lo cierto es que la mayoría de los jóvenes tiene su primera relación en torno a los 16 años, por lo que no pierdas tiempo y háblale ya de sexo seguro. Es importante que tome precauciones no solo para evitar un embarazo no deseado, sino también una ETS, cada vez más frecuentes entre los jóvenes por la falta de precaución. El preservativo es el método mejor para los adolescentes, ya que evita ambos problemas. Pero si tu hija tiene una relación estable y su ginecólogo no lo desaconseja, puede recurrir a los métodos hormonales.

- El control de las emociones: sin desmerecer los sentimientos de tu hijo/a por su pareja, ni decirle directamente que esa relación no va a durar, es importante que le prevengas sobre lo que puede pasar al iniciar una relación: que esta acabe. Muchas relaciones acaban en ruptura, y hay que estar preparado para ello y no dejar que eso suponga el fin del mundo. Aunque tampoco centrarse en lo malo que puede pasar, sino disfrutar del presente.

- El respeto en la pareja: es muy importante que tu hijo aprenda a respetarse a sí mismo dentro de la pareja y a respetar al otro. Debes hacerle ver que cualquier falta de respeto es imperdonable, ya sea física o psicológica, ya que puede ser el principio de malos tratos. Su pareja no puede controlar lo que hace y dice ni con quién sale, espiar su móvil o sus redes sociales, prohibirle hacer algo que quiera o quedar con alguien, hablarle mal, insultarle, humillarla ni obligarla a hacer algo que no quiera. Ante cualquier falta de respeto, por pequeña que parezca, lo mejor es cortar y alejarse. Y, si la otra persona no le deja o le acosa, hablar con los padres para que estos le ayuden.


¿Y si no quiere contarme nada?

El problema puede ser que tu hijo no tenga la suficiente confianza contigo como para hablarte de su vida privada y no sepas con quién sale, si tiene novio o no, si le pasa algo, si está enamorado o le gusta alguien…

La confianza no se construye en un solo día, sino desde que tu hijo es bebé, pero, si no has conseguido crear un clima de confianza con tu hijo para que te hable de temas personales, no te preocupes porque todavía estás a tiempo si sigues estos consejos:

- Pregúntale todos los días qué tal en clase o si le ha pasado algo especial, pero sin volverte pesado ni insistir. Si no quiere hablar, no le obligues.

- Aprovecha el trayecto a casa en el coche para hablar con él. Suele ser un sitio donde los chicos se abren más.

- Háblale tú también de temas personales, lo que te preocupa o incluso de experiencias personales que viviste a su edad.

- Realiza actividades divertidas con él y pasa todo el tiempo que puedas a su lado para crear una relación cercana y agradable.

- No le espíes ni cotillees en su habitación o su móvil sin permiso. Así solo conseguirás que confíe menos en ti.

- Te cuente lo que te cuente, no te enfades de primeras ni le censures. Si se ha abierto a ti para contarte un problema, aunque sea algo serio, intenta ayudarle sin gritos ni reproches. 

- Procura conocer a sus amigos y saber lo que hace y con quién para poder intuir si tiene novio o ha empezado a sentir algo por alguien.

- Préstale siempre tu amor y tu apoyo. Si estás ahí siempre, acabará acudiendo a tu cuando te necesite. Paciencia.


Fuentes:

Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

Serrano Valenzuela, Belén (2007), Guía Educativa para padres y madres, Zaragoza, 3ooks.

Fecha de actualización: 11-05-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×