• Buscar

¿Cómo afecta la crianza al desarrollo de la personalidad de los niños?

¿Cómo afecta la crianza al desarrollo de la personalidad de los niños?

Los cinco rasgos generales de personalidad son extraversión (o extroversión), amabilidad, apertura, conciencia y neuroticismo. Un reciente estudio ha explorado las relaciones entre cuatro dimensiones parentales (participación académica, estructura, estimulación cultural y metas) y el desarrollo de la personalidad del niño teniendo en cuenta estos 5 grandes rasgos.

Publicidad

 

Índice

 

Psicología de la personalidad

Los rasgos de personalidad son estables, pero también susceptibles de cambio. A partir de la primera infancia, se cree que varios factores influyen en el desarrollo de la personalidad, como los sucesos de la vida y las transacciones a largo plazo entre la persona y el entorno.

Las influencias sobre la personalidad abarcan factores que van desde la familia hasta los compañeros, la escuela, el vecindario y los contextos culturales. Debido a la cantidad de tiempo y energía invertidos en la crianza de un niño, es lógico considerar las relaciones entre padres e hijos como algo fundamental para el desarrollo de la personalidad del niño. Desde la infancia, los padres organizan el hogar y el entorno del niño, ayudan al niño a regular sus acciones afectivas y morales, enseñan y brindan oportunidades para que los niños aprendan. Los padres son las personas más coherentes con las que los niños pasan su tiempo. En resumen, todas las señales apuntan a la idea de que los padres juegan un papel crucial en el desarrollo de la personalidad del niño, pero ¿es ese realmente el caso?

Estudios anteriores han examinado las asociaciones entre la crianza de los hijos y una serie de resultados del niño, como la depresión, problemas de conducta, temperamento y rendimiento académico. Menos estudios han investigado las asociaciones entre la crianza y los rasgos de personalidad de los Cinco Grandes, que son patrones automáticos de pensamientos, sentimientos y comportamientos relativamente duraderos que se manifiestan en contextos específicos.
 

Dimensiones principales de la crianza de los hijos

La crianza de los hijos se refiere al proceso de nutrir y apoyar el desarrollo emocional, social, intelectual y físico de un niño. Generalmente, los investigadores están interesados ​​en los patrones de crianza, más que en comportamientos específicos. Por lo tanto, es popular en la investigación sobre la crianza de los hijos utilizar dimensiones de la crianza que tienen como objetivo capturar amplias variaciones en la crianza, para las cuales los dominios más comúnmente identificados son la calidez de los padres, el control psicológico y el control de la conducta.

La calidez de los padres se refiere a las actividades de los padres como mostrar afecto físico, elogiar, animar y atender a un niño. El control psicológico se refiere al grado en que los padres promueven o reprimen la autonomía de sus hijos. El control del comportamiento de los padres se refiere al grado en que los padres brindan coherencia, organización y previsibilidad en el entorno del niño.

Articulo relacionado: Alergia al polen en enero

Además del amplio uso de la calidez de los padres, el control del comportamiento de los padres, el control psicológico de los padres o sus representantes en la literatura, algunos investigadores han propuesto expandir los dominios de la crianza de los hijos que se estudian. Por ejemplo, Power (2013) sostiene que la estimulación cognitiva de los padres, que incluye comportamientos como la estimulación no verbal y la socialización cultural, es probablemente una cuarta dimensión importante de la paternidad. La medida en que los padres exponen a sus hijos a elementos culturales como la música y las artes, es un aspecto de la estimulación cognitiva parental que se conoce como "estimulación cultural parental" y no suele ser captado por los dominios existentes de la crianza como la calidez, la psicología y el control del comportamiento.
 

Modelos teóricos de las relaciones entre padres e hijos

Los modelos de socialización parental proponen una amplia variedad de mecanismos diferentes sobre cómo los padres influyen en el desarrollo de la personalidad del niño. Por ejemplo, la Teoría del Aprendizaje Social (Bandura & Walters, 1963) propone que los niños aprenden comportamientos a través de la observación y la imitación. Bandura sugirió que los niños tienden a observar comportamientos y, posteriormente, los codifican e imitan.

Además, la Teoría del Apego (Bowlby, 1969) propone que las primeras experiencias del niño con los padres (o los cuidadores en general) moldean sus representaciones mentales de sí mismo y de los demás. La teoría del apego propone además que las experiencias tempranas de vinculación tendrán un impacto en el comportamiento, el ajuste y las relaciones interpersonales del individuo más adelante en la vida.

El principio de recursos psicológicos (Pomerantz & Thompson, 2008) postula que los padres influyen en el desarrollo de sus hijos al promover o dificultar el crecimiento de sus recursos psicológicos (afectivos, conductuales, cognitivos).

Estas teorías generalmente proponen que los padres influyen en las características y el desarrollo de sus hijos, pero también se da el caso de que los hijos influyen en la crianza que reciben. Antes de la década de 1960, la mayor parte de la investigación sobre la crianza de los hijos se dedicaba a examinar las influencias unidireccionales de los padres sobre los hijos. Sin embargo, el interés en los efectos de los niños en el comportamiento de sus padres fue estimulado por el artículo de Bell (1968), en el que reinterpretó las correlaciones entre la paternidad y el comportamiento del niño como indicaciones de los efectos de las características del niño en la paternidad. Desde entonces, los efectos de los niños sobre la crianza de sus padres han ganado una atención cada vez mayor en el campo.

En lugar de pensar en las relaciones entre padres e hijos como impulsadas por los padres o los hijos, existen modelos teóricos que enfatizan la influencia mutua de padres e hijos. Por ejemplo, el modelo transaccional de Sameroff considera que el desarrollo infantil es el resultado de interacciones bidireccionales continuas entre padres e hijos, en las que el comportamiento de cada individuo es modificado por el otro. De manera similar, el modelo de coerción asume que una serie de transacciones entre padres e hijos conduce al comportamiento antisocial del niño. Por ejemplo, un ciclo coercitivo generalmente comienza cuando el padre regaña a un niño que se porta mal. El regaño exacerba la mala conducta del niño y, como resultado de la mala conducta del niño, los padres aumentan aún más sus regaños. Por lo tanto, la mala conducta del niño se refuerza negativamente, lo que resulta en un ciclo de retroalimentación que aumenta la mala conducta con el tiempo, y el niño mantiene o incluso aumenta su comportamiento antisocial hasta que el padre se desvincula.
 

Estudios existentes sobre las asociaciones entre la crianza y los cinco grandes rasgos de personalidad de los niños

Aunque las asociaciones entre la crianza de los hijos y una amplia gama de características y resultados del niño se han investigado en investigaciones anteriores, se ha hecho menos sobre las asociaciones longitudinales entre la crianza y los Cinco Grandes rasgos de personalidad. Algunos estudios han examinado estas asociaciones utilizando datos transversales. Por ejemplo, se encontró que la calidez de los padres se asoció positivamente con la extraversión del niño, la amabilidad, la conciencia, la apertura a la experiencia y se asoció negativamente con el neuroticismo infantil. Además, se encontró que el control del comportamiento de los padres se correlacionó positivamente con la conciencia del niño.

Por otro lado, solo unos pocos estudios han analizado las asociaciones entre la crianza y los rasgos de personalidad del niño utilizando datos longitudinales. Tres de estos estudios han utilizado diseños prospectivos en los que la paternidad temprana se utilizó para predecir la personalidad del niño posterior, mientras que un estudio examinó los vínculos entre la personalidad del niño temprano y la paternidad posterior. Por ejemplo, Heaven y Ciarrochi (2008) encontraron que la autoridad familiar a los 13 años, que se caracteriza por una alta calidez y un alto control conductual, se correlacionó positivamente con la conciencia del niño a los 14 años. Por otro lado, la permisividad familiar a los 13 años, que se caracteriza por una alta calidez y un bajo control del comportamiento, se correlacionó negativamente con la conciencia del niño a los 14 años.

Además, investigaciones anteriores han demostrado que, cuando el niño tenía 13 años, la paternidad positiva (definida como una combinación de alta calidez y bajo control psicológico) predijeron una mayor amabilidad, escrupulosidad y menor neuroticismo después de controlar los niveles de personalidad previos.

Aunque estos diseños longitudinales brindan información útil sobre las asociaciones entre padres e hijos, se centraron en la influencia de la crianza en el momento 1 sobre la personalidad del niño en el momento 2 o en la influencia de la personalidad del niño en el momento 1 sobre la crianza en el momento 2 sin tener en cuenta que ambos (las prácticas de crianza y la personalidad del niño) cambian con el tiempo y estos cambios también pueden estar relacionados.
 

¿Cómo influye la crianza en el niño?

Como decíamos, muchas teorías, como el aprendizaje social, la teoría del apego y el principio de recursos psicológicos, asumen que las prácticas de crianza influyen en el desarrollo de la personalidad del niño.

La mayor parte de las investigaciones anteriores sobre las asociaciones entre la crianza y los Cinco Grandes rasgos de personalidad del niño específicamente ha utilizado datos transversales. Los pocos estudios longitudinales que examinaron estas asociaciones encontraron pequeñas relaciones entre la paternidad y la personalidad del niño.

Este nuevo estudio amplía esta investigación examinando las relaciones a largo plazo entre cuatro dimensiones parentales poco exploradas y estos 5 grandes rasgos de personalidad.

En el presente estudio, utilizaron un diseño longitudinal para estudiar la asociación entre la paternidad y la personalidad del niño para comprender mejor las asociaciones direccionales. Específicamente, evaluar la crianza y la personalidad del niño a lo largo de los años nos permite comprender sus trayectorias de desarrollo, así como cómo sus trayectorias se relacionan entre sí. Los diseños longitudinales también son capaces de delinear las asociaciones bidireccionales, que son características de las relaciones entre padres e hijos.

Basándose en las teorías existentes y las investigaciones pasadas, plantearon la hipótesis de que la participación de los padres, la estructura de los padres, la estimulación cultural de los padres y las metas de los padres, por un lado, se asociarían positivamente con la extraversión, la amabilidad, la conciencia y la apertura a la experiencia del niño, por el otro. Además, plantearon la hipótesis de que cada una de las medidas de crianza se asociaría negativamente con el neuroticismo del niño.

Para llevar a cabo el estudio usaron datos del estudio longitudinal Tradición e Innovación en Sistemas Educativos (TRAIN), que está alojado en el Centro de Ciencias de la Educación y Psicología de la Universidad de Tübingen. El procedimiento de muestreo siguió dos pasos. Primero, se seleccionaron 99 escuelas en dos estados federales de Alemania. En segundo lugar, se seleccionaron una o dos clases de cada una de estas escuelas, lo que resultó en un total de 136 clases. El número total de participantes en el estudio fue de 3.880 estudiantes, que estaban en quinto grado durante la primera evaluación. Las evaluaciones de seguimiento se llevaron a cabo en las primeras seis semanas de escuela cuando los estudiantes estaban en los grados 6, 7 y 8.

Hubo una asociación positiva significativa entre la participación de los padres y la conciencia del niño; una asociación positiva significativa entre la estructura parental y la amabilidad del niño; una asociación entre la estimulación cultural de los padres y la conciencia del niño, y una asociación entre las metas de los padres y la amabilidad del niño. No se encontraron otros hallazgos estadísticamente significativos, lo que sugiere que hubo pocas asociaciones entre la paternidad y la personalidad del niño en el momento 1.

Al controlar la edad del niño, el género, el estado socioeconómico y los rasgos de personalidad de los Cinco Grandes de los padres, junto con las correcciones para pruebas múltiples, encontraron varios hallazgos interesantes con respecto a las asociaciones longitudinales entre la crianza y la personalidad del niño.

Primero, la crianza de los hijos cambió a lo largo del tiempo, lo cual es consistente con los resultados de estudios previos. La tendencia general fue una disminución en los comportamientos de los padres. A medida que los niños entraban en la adolescencia, los padres se involucraban menos en la vida académica de sus hijos y les proporcionaban menos estructura. Es comprensible que los roles de los padres cambien durante este período porque la adolescencia se caracteriza por el esfuerzo de los niños por la autonomía e independencia. La mayor disminución se produjo en la participación de los padres en los estudios académicos de sus hijos. Los objetivos de los padres y la estimulación cultural de los padres no mostraron cambios de nivel medio a lo largo del tiempo. Un hallazgo importante a tener en cuenta es que las variaciones de las variables de crianza fueron generalmente pequeñas, oscilando entre .04 y .22, lo que indica que hubo pocas diferencias individuales en cómo las prácticas de crianza cambian con el tiempo.

En segundo lugar, la personalidad del niño también cambió a lo largo del tiempo. Los niños se percibían a sí mismos como menos conscientes y menos abiertos a la experiencia. La disminución en la conciencia del niño muestra que los adolescentes no se estaban desarrollando en la dirección de la maduración, lo cual es consistente con los hallazgos de investigaciones previas. Otra cosa a tener en cuenta es que las tasas de cambio y la variabilidad del cambio fueron modestas, lo que también es consistente con estudios anteriores.

En tercer lugar, sorprendentemente, hubo una preponderancia de resultados estadísticamente no significativos al examinar las asociaciones entre las prácticas parentales y la personalidad del niño. Después de varios ajustes, solo cuatro correlaciones fueron estadísticamente significativas. Las cuatro correlaciones significativas fueron entre los niveles iniciales de crianza y los niveles iniciales de personalidad del niño (es decir, asociaciones concurrentes). Las correlaciones fueron entre la participación de los padres y la conciencia del niño; estructura parental y amabilidad del niño; estimulación cultural de los padres y conciencia del niño; metas de los padres y amabilidad del niño.

En general, las asociaciones entre los niveles iniciales o los cambios en la paternidad y la personalidad del niño fueron pequeñas o muy pequeñas. La correlación promedio entre los niveles iniciales de paternidad y la personalidad del niño fue de .08. La correlación promedio entre los niveles iniciales de crianza y los cambios en la personalidad del niño fue de .04. La correlación promedio entre los cambios en la personalidad del niño y los niveles iniciales de crianza fue de .04. La correlación promedio entre los cambios en la paternidad y los cambios en la personalidad del niño fue de .08. En conjunto, el uso de métricas de significación estadística o tamaño del efecto lleva a la conclusión de que las dimensiones de la crianza y las dimensiones de la personalidad del niño no están estrechamente relacionadas entre sí, ni transversal ni longitudinalmente, en este conjunto de datos.
 

¿Cómo interpretar estos resultados? ¿Significa que la crianza no influye tanto como pensamos en nuestros hijos?

Utilizando los estándares de Cohen (1988), la mayoría de las correlaciones obtenidas entre la paternidad y la personalidad del niño fueron pequeñas o muy pequeñas. Sin embargo, Funder y Ozer (2019) han advertido contra el descarte de tamaños de efecto pequeños. Argumentaron que las magnitudes de los tamaños del efecto se evalúan mejor cuando se comparan con "puntos de referencia", como las correlaciones que se cree que se entienden bien o las correlaciones promedio en la investigación en psicología. Siguiendo sus recomendaciones, queda claro que las correlaciones entre la paternidad y la personalidad del niño son comparables a las asociaciones encontradas entre otros factores ambientales y la personalidad del niño, como el nivel socioeconómico de los padres y el orden de nacimiento, que también son de pequeña magnitud.

Por lo tanto, se debería modificar nuestro pensamiento sobre cómo se produce el desarrollo de la personalidad. En lugar de buscar algunos factores ambientales importantes que hacen o deshacen nuestra personalidad, ya sea la crianza de los hijos, los compañeros o el orden de nacimiento, debemos reconocer que esos factores con grandes efectos probablemente no existan. Más bien, la evidencia apunta al hecho de que el desarrollo de la personalidad está influenciado por una gran cantidad de factores ambientales, cada uno de los cuales hace una pequeña contribución al desarrollo de la personalidad de los niños.

Cada vez es mayor el consenso en la genética de que los fenotipos están influenciados por una gran cantidad de genes, que cada uno tiene una contribución infinitesimal, en lugar de "genes candidatos" que explican una gran cantidad de variación en el fenotipo. Parece que una situación análoga se aplica al desarrollo de la personalidad en la infancia y la adolescencia. Al igual que los hilos de un tapiz, los factores ambientales se combinan de una manera intrincada y compleja para impulsar el desarrollo de la personalidad, y cada factor es un hilo esencial, aunque pequeño, que contribuye al tapiz que es la personalidad.

En tercer lugar, y de manera más práctica, estos hallazgos no deben desalentar la investigación y la implementación de intervenciones para padres. Los tamaños del efecto que son modestos a nivel individual podrían tener consecuencias a nivel de población. El modesto cambio en la crianza y la personalidad del niño que pueden hacer las intervenciones parentales es importante cuando se multiplica el efecto por el número de personas que se sometieron a las intervenciones. También podría ser reconfortante para los padres darse cuenta de que la crianza de los hijos es en ambos sentidos. El vínculo entre la paternidad y la personalidad del niño es complejo, transaccional y dinámico.

Por lo tanto, no debemos obsesionarnos tanto con cómo educamos a nuestros hijos o cómo afecta el tipo de educación a su desarrollo y personalidad, ya que, teniendo en cuenta este estudio, la crianza es solo una pequeña parte del puzle que compone la personalidad de nuestros hijos, junto con otros factores como el nivel socioeconómico familiar o el orden de nacimiento.

Eso no significa que no deba importarnos la educación de nuestros hijos o que no debamos darles la mejor educación posible, implicándonos en su desarrollo y procurando lo mejor para él a nivel educativo, emocional… sino que no debemos obsesionarnos con el tema, ya que no somos tan influyentes como pensábamos.


Fuente:

Mona Ayoub, Bo Zhang, Richard Göllner, Olivia E. Atherton, Ulrich Trautwein, Brent W. Roberts; Longitudinal Associations Between Parenting and Child Big Five Personality Traits. Collabra: Psychology 4 January 2021; 7 (1): 29766. doi: https://doi.org/10.1525/collabra.29766

Fecha de actualización: 23-12-2021

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×