Cómo entretener a niños hiperactivos

Cómo entretener a niños hiperactivos
comparte

¿Tu niño no para ni un segundo y es hiperactivo? Entretener a niños inquietos y muy movidos puede ser complicado ya que se cansan enseguida de cualquier actividad y no consiguen concentrarse en un mismo juego o actividad mucho tiempo. Sin embargo, es posible entretenerlo si lo conoces bien y sabes qué actividades pueden funcionar mejor con él.

La mayoría de los niños pequeños, de entre 2 y 6 años, son muy movidos e inquietos, puesto que están descubriendo el mundo, su cuerpo, sus capacidades y habilidades, etc. Sin embargo, hay niños que son aún más inquietos que los demás, lo que se conoce como hiperactivos. Estos niños se diferencian de los demás en que se mueven constantemente, sin un propósito concreto, no son capaces de estarse quietos ni 10 minutos, empiezan muchas tareas y las abandonan enseguida, se distraen con facilidad, duermen menos horas, son más hiperactivos cuando están con desconocidos, son muy nerviosos y están todo el rato moviendo las piernas, los brazos, etc., poseen un cierto espíritu destructivo, no consiguen concentrarse ni para estudiar, por lo que suelen sacar malas notas, son impulsivos, desobedientes, tercos, cabezotas y con un nivel muy bajo de tolerancia a la frustración. Si reconoces a tu hijo en estas características, echa un ojo a estos consejos para mantenerlo entretenido el mayor tiempo posible:


1- Busca actividades y juegos adecuados a su edad, gusto y capacidades. Si el juego no le gusta, no consigue captar su atención o es demasiado complicado o sencillo para él, enseguida se cansará y querrá pasar a otra actividad, mostrando impaciencia e incluso agresividad si tratas de “obligarle” a seguir jugando.

No te puedes perder ...


2- Los deportes de equipo o los juegos al aire libre suelen funcionar mejor con este tipo de niños que los juegos de mesa o de casa, sobre todo cuanto más pequeños sean. A medida que tu hijo mejore en su concentración y capacidad de juego, podrá hacer otros juegos, pero, de primeras, mejor llevarle al parque a correr, saltar y brincar.


3- Todos los niños necesitan unas rutinas para sentir seguridad, pero en el caso de los niños hiperactivos estas rutinas son aún más importantes, por lo que no dudes en establecer unos horarios para todo, incluso para la hora del juego.


4- Mantén siempre la calma y háblale con un lenguaje sencillo y un tono de voz pausado, haga lo que haga. Si te saca de quicio que tu hijo no pare y no dejas de gritarle, se alterará aún más y será más complicado conseguir que se esté quieto y tranquilo. Debes tener toda la paciencia que él no tiene.


5- Los videojuegos suelen ser muy adecuados para los niños hiperactivos y suelen conseguir que se estén quietos durante un rato. Eso sí, no dejes que tu hijo abuse de ellos ni pase demasiado tiempo delante de las pantallas y elige juegos adecuados a su edad y que no sean violentos ni sexistas. La televisión, con programas infantiles y adecuados, o películas, también pueden ayudar al niño a estarse quieto un rato y mejorar su capacidad de concentración. Elige programas cortos y no le dejes ver la televisión más de una hora al día.


6- El juego es una herramienta educativa muy poderosa que ayuda a calmar la ansiedad y a concentrarse en una actividad, por lo que debes procurar que tu hijo pase mucho tiempo jugando para que pueda mejorar su capacidad de concentración, que debes enfocar en los deberes y estudios. Las manualidades y la pintura también ayudan a los niños a calmarse.


7- Las artes marciales, como el judo o el kárate, también son una buena manera de mantener entretenidos a estos niños y lograr que mejoren su capacidad de espera, respeto a los demás y tolerancia, a la vez que queman esas energías extra que tienen.


8- Los rompecabezas, los puzles o las secuencias ayudan a mejorar la atención y focalizarse en un solo objetivo. Busca crucigramas, laberintos, diferencias entre errores y otro tipo de ejercicios y actividades de este estilo que ayuden a los niños a mejorar su concentración.


9- También es conveniente que busques actividades y juegos que lo ayuden a calmarse, como meditación, yoga, ejercicios de respiración y relajación. Un juego muy adecuado es la tortuga, que consiste en tumbarse boca abajo y convertirse en una tortuga que se repliega sobre sí misma escondiendo la cabeza y las patas. Cuando el sol asoma, asomamos lentamente la cabeza y las patas estirando las extremidades hasta que queden relajadas.


10- Los juegos de palabras, como el veo-veo o las palabras encadenadas también son muy útiles para los niños hiperactivos, y son perfectos cuando estáis en el coche o esperando al médico, por ejemplo.


11- Es cierto que la música amansa a las fieras, así que no dudes en realizar actividades relacionadas con ella como bailar, cantar, componer una canción, tocar un instrumento apropiado (como la batería), etc.


12- Por último, los cuentos y las historias también ayudan a calmar a los niños hiperactivos, sobre todo antes de irse a la cama. Puedes leerle un cuento, inventaros una historia juntos, que te lea él a ti en voz alta si ya sabe leer o escribir un libro entre los dos.


Si nada funciona, no dudes en acudir a terapia para que un psicólogo te dé las pautas adecuadas para tratar de calmar a tu hijo y conseguir que se porte de manera adecuada tanto en casa como en el colegio. Solo en casos extremos se recurrirá a la medicación, pero debe evitarse esta siempre que sea posible.


Te puede interesar:
La escuela y las familias deben trabajar conjuntamente para detectar niños con altas capacidades y establecer el entorno preciso para que puedan alcanzar su máximo potencial.


Fecha de actualización: 09-01-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>